UP denuncia que los compradores de cítricos dejan de cosechar gran parte de la producción

Unió de Pagesos (UP) ha denunciado la situación que están viviendo muchos productores de cítricos de las comarcas del sur de Tarragona, que ven como las empresas con las que habían suscrito contratos de compra–venta, y que normalmente se hacen cargo de cosechar la fruta, están incumpliendo los términos acordados.

El sindicato agrario ha indicado que esta situación, que afecta principalmente a productores individuales que no pertenecen a cooperativas u organizaciones, «hace que o bien quede en los árboles una parte de la producción que, en algunos casos, oscila entre el 40 y el 70% del total o bien los productores se hagan cargo de los costes de la recolección sin saber si podrán recuperar o no la inversión hecha y poniendo en peligro la viabilidad de muchas explotaciones». El comercio «también está reduciendo unilateralmente los precios que constan en los contratos».

Hasta el momento, el incumplimiento de contratos se ha dado en el cultivo de mandarinas, el mayoritario en Cataluña, «donde las pérdidas sobre los ingresos esperados podrían superar los 7 millones de euros y dejar cerca de 40.000 toneladas sin cosechar». Los agricultores socios de cooperativas o de organizaciones de productores sí cosechan sus fincas, aunque habrá que analizar posteriormente a qué precios liquidarán estas a sus socios.

La problemática que denuncia el sindicato contrasta con el buen inicio de la campaña de cítricos, en octubre y noviembre pasados, en que el precio de naranjas y mandarinas en España y en el resto de Unión Europea (UE) evolucionó positivamente respecto al año pasado debido al aumento de demanda por la Covid–19, evolución que prevén se alargue aún las próximas semanas. Además, a diferencia de otras campañas, el otoño pasado se redujeron las importaciones de países de fuera de la UE como Egipto y Sudáfrica, y el aumento de las importaciones en verano fue absorbido por la demanda, por lo que no se ha producido saturación de mercado que justifique la ruptura de contratos que denuncia el sindicato.

Ante la situación creada el sindicato reclamará al DARP que a través de CadeCat, y si es necesario también la Agencia de Información y Control de Alimentos en el ámbito supraautonómico, lleven a cabo una campaña de control del cumplimiento de los contratos de compra–venta de cítricos, inspeccionando y sancionando posibles infracciones. Además, UP reclama la importancia que desde todas las instancias se promueva y facilite el consumo de proximidad, de los productos catalanes.

Publicidad

  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

   
 
  
 
  
 
 

Jornadas Fruticultura