Dátiles, pomelos y arándanos de EE. UU. serán gravados por los aranceles de la UE

El pasado 10 de noviembre han entrado en vigor los aranceles que la Unión Europea (UE) ha impuesto a diversas importaciones procedentes de Estados Unidos (EE. UU.) como respuesta a los aranceles que este país ya puso a productos europeos en octubre de 2019 en el marco de las disputas por las ayudas a compañías aeronáuticas. En frutas frescas serán gravadas las importaciones de dátiles, pomelos y arándanos, principalmente.

En el Reglamento de Ejecución (UE) 2020/1646 de la Comisión del 7 de noviembre de 2020, se especifica que la UE impondrá derechos ‘ad valorem’ adicionales del 15% y del 25% según los productos, recogidos en los anexos I y II.

En cuanto a la repercusión de los aranceles impuestos por la Comisión a determinadas importaciones de frutas y hortalizas frescas procedentes de Estados Unidos, hay que tener en cuenta, que el gigante americano es un proveedor minoritario del mercado comunitario y viceversa, según ha indicado FEPEX. Las importaciones comunitarias hortofrutícolas procedentes de ese país en 2019 se situaron en 101 millones de euros, un 15% menos que en 2018. El grueso corresponde a las frutas, con 91,8 millones de euros, siendo las uvas pasas, con 36,9 millones de euros (M€), las toronjas y pomelos, con 17 M€, las guayabas y mangos, con 12 M€, y los dátiles, con 7,1 M€, las más importadas por la UE. Las importaciones comunitarias de arándanos en 2019 se elevaron a 2,7 M€. En cuanto a las exportaciones comunitarias de frutas y hortalizas a Estados Unidos se situaron en 230 millones de euros en 2019, según datos de Aduanas, procesados por FEPEX.

 

Malestar por no incluir las almendras
Por su parte, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA–ASAJA) ha reprochado a la Comisión Europea que no incluya la almendra en la lista de productos agrícolas de EE. UU. a los que ha decidido establecer aranceles, por valor de 3.360 M€, a raíz de la nueva resolución de la Organización Mundial del Comercio (OMC) relacionada con las ayudas concedidas por las dos potencias a sus respectivas industrias aeronáuticas.

El presidente de AVA–ASAJA, Cristóbal Aguado, ha lamentado que «mientras la Administración Trump impuso en 2019 tasas a nuestros productos de mayor impacto –como cítricos, vinos, aceitunas o quesos–, ahora Bruselas obvie la almendra en las contramedidas arancelarias, cuando las exportaciones de almendras californianas están teniendo un impacto demoledor, hasta el punto de hundir los precios por debajo del umbral de rentabilidad y amenazar la viabilidad de un cultivo en el que los agricultores valencianos y españoles habíamos puesto muchas expectativas».

Según el Ministerio de Comercio, las exportaciones de almendras estadounidenses con destino a España alcanzaron en 2019 las 86.000 toneladas, frente a las 7.800 t nacionales enviadas a EE. UU. En lo que va de 2020, las estadísticas oficiales ya reflejan más de 62.000 toneladas de almendras estadounidenses, por solo 1.946 t. Las consecuencias de este desequilibrado flujo comercial «se traducen, solo en el último año, en un desplome de las cotizaciones en origen del 40% en la mayoría de las variedades, llegando al 50% en el caso de la almendra ‘Comuna’, al pasar de los 5,9 euros por kilo (€/kg) en 2019 a los 2,9 €/kg el pasado verano y los 3,1 €/kg actuales», ha indicado AVA–ASAJA.

Publicidad

  
  
 
 

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 
 
 
 


 

 

Jornadas Fruticultura