Antonio Moreno, presidente de AILIMPO

Entrevista
Antonio Moreno, presidente de la Asociación Interprofesional del Limón y el Pomelo, AILIMPO

‘Nuestro modelo de interprofesional se puede trasladar a la fruta dulce’

Antonio Moreno, en representación de la UPA, es desde agosto presidente de la Asociación Interprofesional del Limón y el Pomelo, Ailimpo. Por primera vez una organización agraria preside la interprofesional que trabaja en que el Ministerio de Agricultura apruebe la extensión de sus normas y tiene a la vista una campaña de promoción en EE. UU. y Canadá. Uno de sus éxitos de sus veinte años de actividad es tener un contrato homologado por el ministerio para normalizar la compraventa.

 

¿Cómo finalizó la temporada pasada?

El año pasado teníamos una previsión de cosecha de 1.400.000 toneladas de limón en España. Calculamos que hemos llegado a recolectar entre industria y mercado 1.370.000. En cuanto a precios hemos sido capaces de aguantar un poco el tirón. En ‘todo limón’, la modalidad en la que se coge todo lo que hay en el campo, se paga todo a un precio y se recolecta por parte de quien la compra, y hemos estado en una media de entre 30 y 32 céntimos. La industria ha jugado un papel importantísimo. Ha transformado casi 400.000 toneladas, una brutalidad tanto para zumo de limón como lo que es también aceite esencial.

¿Cuál es el escenario de la nueva campaña?

Es una cosecha menor. Mucho más normalizada. La última previsión que hicimos es de 1.110.000 toneladas con un mercado fluido con tendencia de precios a la baja en supermercados. Las ventas salen con fluidez y no tenemos intromisión de otros países como Turquía, que el año pasado influyó muchísimo con volúmenes elevados en mercados europeos y con una lira turca devaluada. Creemos que será una campaña plana, con unos precios de entre 34 y 36 céntimos a todo el limón.

¿Y en pomelo?

Falta pomelo. Este año va a bajar también un poco la producción, estaremos sobre 30.000 toneladas. Lo que no sabemos, y nos preocupa, es cómo va a salir de escalonado por las temperaturas. Y es importante que salga escalonado en el tiempo para que mantenga un buen nivel de precios.

¿Cómo está evolucionando la superficie?

En pomelo no hay incremento de superficie, sí en limoneros. Sobre todo, la variedad Verna. Se ha incrementado un poco en Murcia, pero el gran aumento se está produciendo en la zona de Almería y en Málaga.

¿Y las importaciones?

Están estabilizadas. Hay cierto diálogo con los países productores y exportadores, como puede ser, por ejemplo, Argentina o Sudáfrica. Ellos producen en unas latitudes distintas a las nuestras, se supone que no tienen que converger las producciones, pero en algún momento ocurre. Tenemos conversaciones con ellos para hacerles ver que, si ellos son capaces de producir más barato que nosotros, nosotros somos capaces de abaratar costes por proximidad en el transporte. Procuramos tener diálogo con ellos y que no colisionen las producciones en cantidades importantes para que no suponga una saturación de mercados y caída de precios.

¿Cómo afectan los aranceles de Donald Trump?

Nosotros, precisamente, dentro de las campañas de promoción que tenemos, contamos con una en EE. UU. y Canadá. No tenemos mucho volumen. El año pasado exportamos a EE. UU. unas 7.000 toneladas valoradas en cerca de ocho millones de euros. El objetivo que teníamos marcado a la vuelta de dos o tres años era llegar a entre 20.000 y 25.000 toneladas. Este objetivo en este momento se ve un poco frustrado. A ver qué ocurre.

¿Mantendrán la campaña?

En Canadá, evidentemente sí, porque al final es un mercado potencial que no tiene nada que ver con Trump; en EE. UU. tenemos que replantearnos la campaña de promoción. Yo creo que posiblemente sí que la mantengamos porque la campaña tiene como objetivo dar a conocer el producto y ponerlo en valor en un momento en el que ellos están bajos de producción. Además, entendemos que esta situación no es algo definitivo.

AILIMPO lleva 20 años. Cite un par de éxitos.

Uno de los éxitos es ser capaz de consolidarse como interprofesional, algo que en España es muy complicado, y por supuesto la puesta en marcha de los contratos homologados. Somos una de las pocas entidades que tienen un contrato homologado por el ministerio para normalizar la compraventa de productos. Tenemos tres tipos de contrato, limón fresco, limón industria y limón ecológico. Otro logro es la campaña de promoción que nos acaban de aprobar, era un reto. En un escenario de potencial crecimiento de cítricos a nivel mundial, o eres capaz de posicionarte en esos mercados, en esa diferenciación, o vas a sufrir los efectos. 

¿Y retos?

Uno de los objetivos es que se nos apruebe por parte del ministerio la extensión de norma, que es necesaria para la cofinanciación y para sacar adelante la promoción. El segundo es que en un futuro no inmediato todo el trabajo que estamos haciendo en censos y contratos nos consolide como principal país exportador de limón a nivel mundial y consolide la rentabilidad para los productores y para toda la cadena.

Este modelo de interprofesional ¿puede trasladarse a la fruta dulce?

Claro, nuestro modelo de interprofesional se puede trasladar a la fruta dulce. Es el trabajo que estamos realizando en este momento. Nos estamos encontrando con un muro, el de FEPEX. Los exportadores siguen pensando en un mundo de ‘Llanero solitario’. No se dan cuenta de que estamos todos condenados a jugar con unas reglas de juego que todos tenemos que respetar. Cuanto más seamos capaces de hablar más fácil será que obtengamos todos una rentabilidad. Es necesario en la fruta dulce primero crear una interprofesional a nivel nacional y, luego, un contrato homologado para normalizar las relaciones contractuales entre productores y comercializadores. —

Rosa Matas.

Publicado en Revista de Fruticultura nº72

Publicidad

  
  
 
 

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 
 
 
 


 

 

Jornadas Fruticultura