José María Pozancos, director general de Fepex

José María Pozancos, director general de FepexEntrevista

José María Pozancos, director general de Fepex

‘Nuestra prioridad es que se garantice el libre tránsito y la unidad de mercado’

La situación de crisis que durante los últimos meses ha afectado a la actual campaña de fruta de hueso se ha convertido en una de las cuestiones que más preocupan a los productores españoles de melocotón y nectarina, los cuales han vuelto a sufrir el pasado verano los ataques de los agricultores franceses. El director general de FEPEX, José María Pozancos, nos comenta algunas de las cuestiones clave de este conflicto y pone de manifiesto la necesidad de mantener el libre tránsito y la unidad del mercado. Pozancos también analiza, entre otros temas, el reciente veto ruso a las importaciones europeas, la evolución de las exportaciones de frutas y hortalizas o la aplicación de la Ley de Cadena Alimentaria, además de presentarnos algunas de las novedades de la próxima edición de FRUIT ATTRACTION, que este año alcanza su sexta edición.

 

¿Cuáles son las principales causas del conflicto con los agricultores franceses en la campaña de la fruta de hueso? 
Hemos asistido a una situación de graves perturbaciones en los mercados provocadas por un desequilibrio entre la oferta y la demanda en el melocotón y nectarina, productos que son extremadamente sensibles a las contingencias climáticas, puesto que altas temperaturas favorecen una concentración de la oferta y ese adelanto de las producciones ha coincidido con bajas temperaturas en Europa, lo que ha traído como consecuencia una reducción de la demanda. El resultado es un desequilibrio entre la oferta y la demanda, graves perturbaciones de los mercados y hundimiento de los precios.

 

¿Cómo está afectando este conflicto al mercado único?
En mi opinión éste es un problema que trasciende a las relaciones entre Francia y España, ya que se está extendiendo una cierta política destinada a establecer lo que nosotros denominamos la “preferencia nacional” y favorecer los productos propios de cada país. La realidad es que todo el mundo quiere el mercado único en los productos en los que es más competitivo, pero recurren a la preferencia nacional en aquellos en los que no puede competir. Nosotros sufrimos una competencia francesa muy dura con unos efectos muy negativos sobre nuestros precios en otros sectores de frutas y hortalizas, como el de la patata o la manzana, pero no podemos recurrir al mercado único cuando nos interesa y oponernos a él cuando no somos competitivos. Por lo tanto, se trata de una situación que no solo afecta a la Organización Común de Mercados (OCM) de los productos agrarios sino al propio Tratado de la Unión, ya que es un problema que trasciende al ámbito de la Política Agraria Comunitaria. Nuestra prioridad es que se garantice el libre tránsito y la unidad de mercado, dos de los principios básicos del Derecho de la Unión Europea.  

 

¿Qué reclaman los productores españoles que representa FEPEX? 
Desde FEPEX se plantean dos cuestiones fundamentales. En primer lugar, que se garantice el libre tránsito en el mercado comunitario frente a las políticas de “preferencia nacional”, las cuales afectan muy negativamente a las producciones españolas orientadas a los mercados comunitarios, siendo éste uno de los principales problemas que se ha puesto en evidencia en el conflicto con los agricultores franceses. Y en segundo lugar, ante la situación de desequilibrio de los mercados y caída de los precios en el ámbito de la nectarina y el melocotón, consideramos necesario es que se aprueben medidas excepcionales de gestión de crisis que permitan reequilibrar los mercados, tal y como prevé la OCM. 

 

¿Ha habido alguna respuesta por parte la Comisión para adoptar este tipo de medidas?
Nosotros hemos hablado varias veces con los representantes de la Comisión y estamos en contacto permanente con el Ministerio de Agricultura, pero somos conscientes de que Bruselas es muy reacia a adoptar medidas que supongan un gasto presupuestario extraordinario. Sin embargo, creo que en breve la Comisión presentará medidas. La cuestión es conocer si serán lo suficientemente eficaces para equilibrar los mercados y recuperar los precios.

 

¿Se ha adoptado ya algún tipo de medida para intentar recuperar este equilibrio?
A finales de julio pasado se adoptó una medida, también prevista en la OCM y que todavía no se había aplicado en nuestro país, consistente en la transformación del producto retirado con destino a la distribución gratuita pagando en especie el coste de transformación, para lo cual se han firmado convenios con las organizaciones caritativas como Fesbal y Cruz Roja, que actúan como entidades de redistribución a las personas más necesitadas. Esta medida se puso en marcha con un volumen estimado de 11.000 toneladas y se ha ampliado a 4.500 toneladas.

 

¿Cuál es el papel fundamental que desempeña el grupo de contacto hispano–franco–italiano? 
El grupo de contacto, que inicialmente se creó entre Francia y España con el fin de resolver conjuntamente el conflicto de la fresa, tiene dos funciones básicas. Por un lado, establecer una relación de comunicación entre los sectores hortofrutícolas de los dos países, que permita analizar la situación de los mercados, hacer previsiones, intercambiar informaciones, entre otras. Y por otro, una función, que se ha demostrado muy eficaz, que es hacer propuestas conjuntas a la Comisión Europea. Precisamente, la mejora del precio de retirada de melocotón y nectarina que aprobó la Comisión hace dos años fue consecuencia de una propuesta de este grupo. 
La eficacia del grupo se ha visto reforzada con la incorporación de Italia, que, a la vista de que este grupo estaba haciendo propuestas de interés para el conjunto de las producciones mediterráneas, hace dos años se dirigió a los ministros de Francia y España solicitando la incorporación formal al grupo. De hecho la última reunión del grupo se celebró el pasado mes de abril en Roma. 

 

Las exportaciones españolas de frutas y hortalizas frescas parecen haber frenado su evolución positiva durante el primer semestre de este año, ¿Cuál es su valoración de esta desaceleración de las ventas en el exterior? 
Si analizamos el comportamiento de las exportaciones del sector desde el punto de vista macroeconómico, hay que decir que la evolución ha sido bastante positiva si la comparamos con otros sectores agrarios y económicos de nuestro país, ya que en los últimos diez años tenemos un crecimiento de la exportación en millones de euros del 46 por ciento y en volumen del 27 por ciento. Y de hecho, la producción de frutas y hortalizas para la exportación se ha consolidado como una de las principales actividades productivas en algunas regiones españolas y, sin duda alguna, como la primera generadora de empleo. 
Ahora bien, esas macro magnitudes no deben enmascarar situaciones de crisis que se producen en determinados subsectores. Hay que tener en cuenta que una de las características de este sector es la diversidad de productos y de regiones productoras y, como se suele decir coloquialmente, “no hay café para todos”, incluso dentro del mismo producto y de la misma campaña, hay determinadas estructuras que tienen una evolución relativamente normal y otras que sufren situaciones de crisis, bajos precios, etc. 

 

¿Qué causas apuntaría al freno de las exportaciones?
Bueno, básicamente porque hay estructuras y regiones más competitivas que otras, a lo que hay que añadir la extrema volatilidad de los precios que afecta al sector hortofrutícola en general, de forma que dependiendo de cuando un productor pone en el mercado su producción el resultado puede variar sensiblemente. 
Por lo tanto, se pueden hacer dos análisis, desde la perspectiva general del sector la evolución de las exportaciones ha sido favorable durante los últimos diez años, pero si analizamos el comportamiento de cada cultivo y de cada productor la situación puede ser muy diversa. 

 

¿Cuáles son sus previsiones de cara al futuro?
La política agraria y comercial va a tener una influencia determinante en la competitividad del sector. En el ámbito de la política agraria, es necesario garantizar un nivel de rentabilidad para financiar un proceso constante de mejora de las estructuras productivas y una organización comercial adecuada que contribuya a mantener la competitividad. 
Desde la perspectiva de la política comercial, y dentro del contexto comunitario, hay que seguir trabajando para defender la unidad del mercado y la no distorsión de la competencia. Como ya he comentado, nos preocupan mucho esas políticas de defensa de la “preferencia nacional”, que no solo se están produciendo en Francia, sino también en Alemania o Inglaterra, o incluso dentro de nuestras propias Comunidades Autónomas, lo cual constituye una importante amenaza para un sector en el que la exportación representa entre el 65 o el 70 por ciento de la facturación. Además, si consideramos que el mercado comunitario representa el 92 por ciento de las ventas de los productores españoles, la amenaza es aún más evidente. 

 

¿Y en el caso de las exportaciones fuera de Europa?
En este ámbito tenemos un gravísimo problema, ya que las exportaciones a países no europeos sólo representa el 3 por ciento de la facturación en el exterior, lo cual no quiere decir que no haya mercados con un gran potencial, sino que hay determinados países, como es el caso de Estados Unidos o China, que se presentan como adalides del libre comercio, pero que en nuestro sector aplican políticas comerciales extremadamente proteccionistas. Como consecuencia, el acceso a estos mercados está blindado por medidas proteccionistas que se instrumentan en base a protocolos que no permiten la exportación o lo hacen en unas condiciones que son prácticamente inviables. Se trata de un problema político, en el que la Comisión Europea tiene que involucrarse mucho más activamente en la apertura delos mercados de terceros países.

 

¿En qué consiste la modificación del régimen de precios de entrada para la importación de tomate de la Comisión? 
El régimen de precios de entrada es el único que garantiza un cierto nivel, aunque muy bajo de preferencia comunitaria para determinados productos hortofrutícolas, pero la ineficacia de este sistema tal y como está regulada actualmente ó está demostrada por múltiples foros e instituciones, desde la OLAF hasta los servicios de aduanas de la gran mayoría de los estados miembros y por algunos informes de la propia Comisión. En el marco de la reforma de la PAC se ha realizado una mini reforma del régimen de precios de entrada consistente en que si el importador no justifica un valor en la aduana se le asigna el valor que calcula diariamente la Comisión en base a la media ponderada de los mercados representativos. 

 

¿Cuál ha sido la respuesta por parte de Marruecos?
Marruecos ha contestado fuertemente a esta medida, ya que estaba exportando grandes volúmenes de tomate a la Unión Europea sin que los importadores declarasen el valor en la aduana y por lo tanto no pagaban el derecho arancelario que debían abonar: cuando los precios caen por debajo de 46 céntimos por kilo; es decir, cuando se producen graves perturbaciones en el mercado. Por debajo de ese precio los importadores deberían haber abonado un derecho adicional para evitar que se hunda el mercado comunitario, pero no lo han pagado nunca. Y las pretensiones de los productores marroquíes es que el valor de la aduana que calcula diariamente la Comisión para el tomate importado de Marruecos se mantenga siempre por encima del nivel de precio que les obliga a pagar el derecho aduanero. 
Obviamente, nosotros hemos traslado a la Comisión y al Ministerio que no podemos aceptar esta imposición y someternos a las presiones por parte de Marruecos, y solicitamos que se declare un valor medio en la aduana que sea representativo de la situación de los mercados. De momento estamos a la espera de conocer la postura de la Comisión en este debate. 

 

Otro de los conflictos que tiene importantes consecuencias sobre los intereses de los productores españoles del sector, es el veto ruso a las importaciones europeas, dado que España el primer país exportador de frutas y hortalizas de la UE. ¿Cuál es su opinión de la recién anunciada retirada de las “medidas de apoyo excepcional” por parte de la Comisión? 
A fecha de hoy estamos esperando que se publique el nuevo proyecto de Reglamento presentado por la Comisión Europea, el martes 16 de septiembre, que modifica las medidas de gestión de crisis aprobadas en el mes de agosto. 
Las medidas se suspendieron, como dijo la propia Comisión, porque en algunos Estados miembros no se hizo una aplicación rigurosa. En mi opinión, la ausencia de rigor por parte de algún Estado miembro en la aplicación de las medidas excepcionales y la ausencia de criterios uniformes de aplicación en el conjunto de la Unión Europea, debe ser resuelta para evitar que las organizaciones de productores españolas sean penalizadas.

 

¿Cuál es su valoración de la aplicación de la Ley de Cadena Alimentaria, que entró en vigor el pasado 3 de enero?
Desde FEPEX compartimos los objetivos básicos de la Ley en el sentido de que contribuya a corregir la asimetría en el poder de negociación entre operadores alimentarios, a suprimir las prácticas comerciales desleales y evitar las distorsiones de la competencia en los mercados. Sin embargo, nos preocupan algunos aspecto de la Ley, ya que supone un cambio sustancial en los usos y prácticas comerciales establecidos en las distintas regiones de producción. 

 

¿Qué efectos puede tener la Ley sobre el desarrollo de las exportaciones?
Teniendo en cuenta que la exportación española se caracteriza porque va directamente desde las zonas productoras a los mercados exteriores y, como he dicho antes, supone un porcentaje mayoritario de la facturación total del sector, nosotros consideramos que el comercio exterior debe quedar fuera del ámbito de aplicación de la Ley, y así se lo hemos manifestado al Ministerio. Nos preocupa que pueda suponer una traba a la exportación de la que dependemos, puesto que se pueden establecer obligaciones contractuales o plazos de pago que no están regulados en el ámbito comunitario. En la UE los plazos de pagos son los pactados entre las partes y no existe obligación de formalizar contratos, de modo que los productores españoles no podemos exigir a nuestros clientes unas condiciones que otros países competidores no piden, ya que supone una desventaja competitiva. Además, la OCM es muy clara en este sentido y establece que la capacidad para regular de los estados miembros se limita a su territorio, por lo que las relaciones con otros países quedarían excluidas. 

 

Respecto a la ausencia de productos fitosanitarios para cultivos especiales y usos menores, como frutas y hortalizas, ¿cómo se está resolviendo?
Nosotros hemos manifestado a la ministra que la disponibilidad de productos fitosanitarios constituye un factor de competitividad determinante y estratégico, y les transmitimos nuestras necesidades específicas por cultivos y plagas. Lo cierto es que se está dando una respuesta bastante eficaz por la vía de las autorizaciones excepcionales en algunos casos y por las ampliaciones de uso y los reconocimientos mutuos en otros. Además se están estableciendo prioridades de tal forma que los nuevos registros están priorizando las necesidades de determinados cultivos. 
Para finalizar, nos gustaría que nos hablase de la próxima edición de Fruit Attraction. 
Desde mi punto de vista, éste va a ser el año en el que el proyecto de Fruit Attraction se consolide definitivamente. Esperamos que se produzca un crecimiento de la superficie expositiva de un 30 por ciento, con más de 750 empresas, y prevemos la participación de unos 40.000 visitantes. La clave de este crecimiento está en hacer de “la diversidad la fortaleza”, es decir, hemos conseguido reunir en un solo proyecto el gran valor del sector hortofrutícola español que se caracteriza por la variedad de productos, la amplitud de calendarios y la pluralidad de regiones productoras. Hemos realizado un importante esfuerzo para que todas las regiones productoras estén representadas adecuadamente en un solo espacio, lo que constituye la principal fortaleza de la feria que este año celebra su sexta edición. 

 

¿Cuáles son las principales novedades que introducen este año la feria?
Destacaría el amplio programa de jornadas técnicas y actividades paralelas, caracterizadas por la gran diversidad de temas, así como por el alto nivel de los participantes y ponentes, que complementarán la actividad comercial en Fruit Attraction 2014
Entre estas jornadas destacaría FRESH & LIFE, el simposio dedicado a las berries, cuyo objetivo es profundizar en los avances que están surgiendo en los ámbitos de la nutrición y la investigación, que relacionados abren nuevas oportunidades para los productores y para los consumidores europeos.
Otra de las jornadas técnicas destacadas será el III Congreso Internacional de uva de mesa sin pepita, GRAPE ATTRACTION. 
Fruit Attraction atraerá también en esta edición a la investigación e innovación aplicada al sector de frutas y hortalizas, de la mano del Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias (INIA), y se organizará una jornada técnica sobre la financiación de la innovación, así como distintas mesas redondas sobre las prioridades de la investigación en horticultura y en fruticultura.

Sandra García. Madrid.

Publicado en Revista de Fruticultura nº 36

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 
 

 

Jornadas Fruticultura