Vincent Rosso, director de Consentio

Entrevista
Vincent Rosso, director de Consentio

‘Consentio es una app en la que compran y venden agricultores, cooperativas, grandes superficies y tiendas’

Vincent Rosso (fundador de Blablacar) y su socio Benoit Vandevivere han acelerado el mercado de frutas y hortalizas con una web y una aplicación móvil para comprar y vender a la que han bautizado Consentio. Compradores y vendedores pueden comunicarse mediante su chat personal, en varios idiomas. La startup, con sede en Barcelona, ha cerrado una nueva ronda de financiación por valor de 1,1 millones de euros, que complementa a la inicial de 850.000 euros que logró hace dos años para preparar su lanzamiento con Paua Venture, un fondo alemán con sede en Berlín.

¿Cómo nació Consentio?
A Benoit y a mí nos interesa el mundo de la gastronomía y la nutrición. España es puntera en exportación de frutas y hortalizas. Analizamos cómo trabajaba el sector las compras y las ventas, comenzamos a trabajar analizando 150 empresas. Visitamos productores, cooperativas, supermercados y mayoristas en Francia, Holanda y España y vimos que había una posibilidad de mejorar los flujos de compraventa. Hemos ideado una plataforma digital en la que cada eslabón de la cadena de suministro, desde el productor hasta el supermercado, podría beneficiarse de las nuevas tecnologías para hacer un trabajo más eficiente que para todos supone más beneficios y menos desperdicios, se tira menos género, se aprovecha más.

¿En qué ha cambiado la manera de trabajar de las empresas de la plataforma?
Depende de cada perfil. El agricultor con gran producción puede tener sus clientes habituales, son cooperativas y supermercados. Los medianos y más pequeños suelen vender a tiendas de proximidad o cooperativas. Su oportunidad es reducida. Con Consentio pueden vender en siete idiomas a distintos países. Nos dimos cuenta de que los operadores no se conocen entre ellos, a veces incluso estando muy cerca.

¿Qué valor tienen las operaciones que se han hecho?
Cuatro millones de euros en 2019.

¿Cómo se garantiza la confidencialidad?
Quien tiene sus productos a la venta, una cooperativa, por ejemplo, puede tener cientos de clientes y precios distintos en función de su perfil. Permitimos que configure un catálogo de precios para cada uno de sus clientes, en función de logística y perfil.

Comenzaron con frutas y hortalizas y ya incluyen vino o aceite.
Sí. Nosotros comenzamos con verdura pero observamos que nuestros usuarios se descargaban la aplicación, la versión básica es gratis, e incluían en el catálogo su aceite de oliva, vino e incluso en alguna ocasión pescado. Para fruta y verdura funciona de forma óptima y se puede adaptar a otros productos.

¿En qué países opera y cuántos usuarios tiene?
Hay 2.000 usuarios. Principalmente en tres países, Holanda, Francia y España. España es ahora para nosotros el más importante. Tenemos también usuarios en Italia y Alemania y estamos en expansión. Existe interés en República Dominicana, estamos en México y Perú. Asimismo, hay cooperativas de otros países que empiezan a animarse. 

¿Cómo gana dinero la plataforma?
Hay una versión gratuita, cobramos por servicios tecnológicos avanzados. Es una suscripción mensual. Dependiendo del nivel de suscripción, puede oscilar de 30 a 200 euros.

¿Qué perfil tienen las empresas y cuántas operan a través de Consentio?
Es diverso. El tirón de los supermercados es muy intenso. Es un segmento que no habíamos tocado al principio y ahora vemos que hay muchas entradas y que funciona muy bien. Últimamente han entrado también pequeños comercios de barrios que muchas veces tienen que gestionar las compras por teléfono o se tienen que desplazar y madrugar mucho, si no es Barcelona que es mercado de tarde. .Consentio es una app en la que compran y venden agricultores, cooperativas, grandes superficies y tiendas.

En el mercado de la fruta hay muchas ventas a resultas, sin precio en el momento de cerrar la operación.
Fuimos a la zona de Lleida y de Aragón, del Valle del Ebro, y efectivamente hay gente que vende así. En Francia o Alemania quieren saber el precio. Vemos que los productores pueden tener un sistema de encontrar clientes nuevos con otros modelos. Hemos tenido un caso de un productor de puerros en Francia al que la industria a la que le vendía le canceló su contrato cuando estaba a punto de cosechar diez hectáreas. Pensó que eso llevaba su ruina. Gracias a nuestro sistema puso su producción en su catálogo y, como es visible y es fácil compartir la información, pronto pudo vender un camión. No se le solucionó todo el problema, pero sí pudo vender parte de los puerros. En la tendencia del kilómetro cero, es también muy interesante porque no todas las tiendas de una zona conocen a todos los productores del territorio. Y si los conocen a veces no tienen la herramienta o el tiempo para tratar con un centenar de agricultores. Solo tienen teléfono o fax.

Sirve también para ofertas de última hora.
Exacto. Cuando hay sobreproducción los que estén en el mundo digital van a tener más posibilidades. 

Rosa Matas.

Publicado en Revista de Fruticultura nº73

 

Publicidad

  
  
 

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 
 

 

Jornadas Fruticultura