Unió de Pagesos estima una cosecha corta de frutos secos en Cataluña

Unió de Pagesos (UP) ha estimado que las cosechas de almendra, avellana y algarroba en las diferentes zonas productoras de Cataluña, cuyas campañas han comenzado ya, serán reducidas –bastante inferiores a las medias–, como consecuencia, sobre todo, de diferentes adversidades climáticas, malos cuajados o polinizaciones, y determinadas enfermedades.

En el caso de la almendra, las heladas de mediados de marzo, sobre todo en las zonas profundas y especialmente en las comarcas de Lleida, y algunos problemas de cuajado en el resto, comportarán un descenso de producción muy acusada; en determinados casos, será la peor cosecha de los últimos 10 años. En Lleida, el descenso puede ser del 70%, y en toda Cataluña, del 50%; por tanto, la cosecha podría estar en las 10.500 t de almendra cáscara, frente a las 25.840 t producidas en 2020 y las 17.531 t de media de los últimos 10 años.

Respecto a la avellana, la cosecha también volverá a ser baja como consecuencia de la mala polinización y la humedad elevada, y con la nueva afectación al cultivo de la enfermedad del oídio, nada habitual en avellano, que reducirá la producción. La cosecha podría estar en las 6.000 toneladas en cáscara, mientras que la media de los últimos 10 años es de 12.000 t.

Por lo que se refiere al cultivo de la algarroba, UP prevé una reducción de un 45% de media, inferior en el Camp de Tarragona y un poco por encima en las Terres de l'Ebre. Así, el volumen se podrá aproximar a las 6.000 t.

Estas cifras repercutirán en un descenso importante de los ingresos de los agricultores de frutos secos. Cabe recordar que algunas de las adversidades sufridas, a pesar de ser extraordinarias, no quedan cubiertas por las actuales líneas de seguro.

A pesar de estas previsiones de producción, Unió de Pagesos considera que el comportamiento del mercado y de los precios de los frutos secos de esta campaña serán más positivos. En este sentido, cree que, de manera generalizada, la demanda y el ritmo de operaciones comerciales en el sector «mejorarán en un escenario post–Covid pero, además, las perspectivas son positivas tanto para la almendra como para la avellana y la algarroba».

La almendra se ha revalorizado las últimas semanas en las lonjas españolas, y ahora el precio está entre 3,80 y 4,05 €/kg grano la común, mientras que la última publicada por la Lonja de Reus fue de 3,35 €/kg grano. Para la organización, la subida se explica por la revisión a la baja de la producción de almendra de Estados Unidos, derivada de la fuerte sequía que sufren en la zona productora de California. Habrá que ver en las próximas semanas si los embarques de almendra de este país continúan a buen ritmo, y valorar la evolución de la demanda.

En cuanto a la avellana, las cosechas de los principales países productores serán cortas y, además, el gobierno turco ha anunciado que la Junta de Granos de Turquía comprará las de los productores locales entre 2,91 y 2,96 €/kg cáscara, el equivalente a unos 2,33 y 2,37 € la entrega (la Lonja de Reus ha cerrado a 1,70 € la entrega de común y a 1,85 € la de la negreta). 

Publicidad

  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 
   
 
  
 
  
 
 

Jornadas Fruticultura