Un estudio concluye que los programas de mejora de almendro se basan solo en 2 líneas genéticas y 3 variedades

Investigadores del Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries (IRTA) de la Generalitat de Catalunya, junto a otros de cinco países, han llegado a la conclusión que los programas de mejora de almendro en el mundo siguen 2 líneas genéticas basadas únicamente en 3 variedades. A esta deducción se ha llegado tras estudiar los genotipos de los 7 principales programas de mejora del almendro (en EE. UU., Australia, Francia, Israel y España), a partir del análisis de datos de pedigrí, verificados por marcadores, de 220 variedades de almendras.
El estudio ha puesto de manifiesto la pérdida de variabilidad genética y el desafío cada vez mayor que significa para los programas de mejora debido al uso repetido de un número reducido de genotipos fundadores. La principal conclusión es que se requiere aumentar la variabilidad genética actual en los programas de mejora de almendras para asegurar la ganancia genética y su progreso continuo.

«En la mejora del almendro se sabía poco sobre su variabilidad genética en las poblaciones reproductoras actuales, aunque se han informado varios casos de depresión por endogamia», ha señalado el investigador del IRTA y mejorador de almendro, Ignasi Batlle. Para obtener información sobre la estructura genética en los programas de mejora modernos en todo el mundo, se calcularon los coeficientes de consanguinidad (ancestro común), parentesco y la contribución genética de los fundadores para estos genotipos.

El coeficiente de consanguinidad medio de los genotipos analizados fue de 0,041, presentando 14 genotipos un coeficiente de consanguinidad alto, superior a 0,250. Los programas de mejora genética varietal de Francia, EE. UU. y España, mostraron coeficientes de consanguinidad de 0,075, 0,070 y 0,037, respectivamente.

Los resultados han revelado 2 líneas genéticas convencionales basadas en 3 variedades: ‘Tuono’, ‘Cristomorto’ (utilizadas en la mejora en la zona del Mediterráneo) y ‘Nonpareil’ (en Australia y EE. UU.). Los descendientes de ‘Tuono’ o ‘Cristomorto’ comparten 34 descendientes, mientras que ‘Nonpareil’ tiene 71.
Según su contribución genética, las variedades cultivares modernas de Israel, Francia, EE. UU., España y Australia se remontan a un máximo de seis genotipos fundadores principales. Entre el grupo de 65 genotipos portadores del alelo Sf para la autocompatibilidad, el coeficiente de parentesco medio fue de 0,125, con ‘Tuono’ como principal genotipo fundador (24,7% de la contribución genética total).

El IRTA ha indicado que «estos resultados añaden conocimiento sobre las tendencias seguidas en la mejora genética del almendro durante los últimos 50 años y tendrán un gran impacto en el proceso de toma de decisiones en los programas de mejora en todo el mundo».

Publicidad

  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

   
 
  
 
  
 
 

Jornadas Fruticultura