Seguros

El seguro agrario ha sido el centro de todas las miradas y reflexiones en la jornada organizada por el Consejo General de Colegios de Ingenieros Técnicos Agrícolas en la sede del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en Madrid, el 11 de abril, bajo el título ‘El papel del perito en los seguros agrarios combinados: pieza clave en la protección del sector agropecuario’. Ha sido observado con lupa para detectar sus fortalezas, fisuras y las posibles curas ante la alta siniestralidad a la que está haciendo frente, especialmente desde el año 2020, a causa de la imprevisibilidad climatológica y, además, se ha puesto en valor el trabajo de los peritos, pieza fundamental para el buen desarrollo de la maquinaria y el pago de indemnizaciones.

Félix Novoa, director del área técnica de Agroseguro, ha sido el encargado de proporcionar a los asistentes algunas de las cifras de mayor. Así, la sequía (496 millones de euros –M€– en indemnizaciones), el pedrisco (375 M€ en indemnizaciones) y las heladas (61 M€ en indemnizaciones) convirtieron 2023 en el año de mayor siniestralidad de la historia del seguro agrario, con un total de 1.241 M€. De hecho, «la sequía de 2023 es la más grave en los 45 años del seguro agrario». Todo ello ha llevado a que la ratio de siniestralidad se haya situado en el último ejercicio en un 169%; la principal consecuencia ha sido que la reserva del consorcio de compensación de seguros ha caído en más de la mitad en solo tres años, situándose en 353 M€. La diferencia entre las primas pagadas y las indemnizaciones recibidas ha sido de 712 M€.

En la jornada se ha insistido en que el seguro agrario es una herramienta imprescindible que continúa siendo solvente, algo que propicia que la confianza de los asegurados, así como la contratación, sigan creciendo ejercicio tras ejercicio. Asimismo, todos los ponentes han coincidido en que las reglas del juego han cambiado y es necesario adaptarse a ellas.

Para Miguel Pérez Cimas, director de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), «es necesario que el seguro agrario se adapte a la nueva realidad bajo una doble exigencia, por una parte, que haya garantías de la viabilidad futura del sistema y, por otra, que siga siendo una herramienta útil para el sector». Y ha reiterado que «el riesgo que transfiere el asegurado a cambio de la prima que paga no es infinito, y las explotaciones con riesgo creciente tendrán que tomar medidas para que el riesgo transferido a las aseguradoras sea asumible».

 

Verificación con objetividad de los daños

Los peritos agrícolas son unas figuras sin los que, como han recordado todos los ponentes, «sería imposible que la maquinaria aseguradora complete su labor». Una labor que se revela no solo económica, sino también social, porque el seguro complementa la renta del agricultor cuando hay un siniestro. Para dar voz a estos profesionales en la jornada se ha contado con José Antonio Gómez, coordinador de peritaciones de Agroseguro y con Alberto Conde, ingeniero técnico agrícola especializado en el peritaje y tasación de seguros agrarios.

Ambos han detallado las fases de trabajo de los peritos a pie de campo que, según han comentado, también incluyen empatizar con el agricultor que acaba de sufrir un siniestro, y todo ello de manera independiente y ágil. Según datos de Agroseguro, solo en 2023 los peritos del seguro agrario auditaron de media al día entre 40 y 50.000 hectáreas, un gran volumen que ha posibilitado que la recepción de las indemnizaciones haya sido de 27 días de media.

Sobre la labor de estos peritos se ha hablado ampliamente en la mesa redonda, en la que han participado todos los ponentes y Carlos Gutiérrez, presidente del Consejo de Ingenieros Agrícolas. En general, se ha lamentado que en la universidad no se aporte la formación necesaria en peritaje, algo que tienen que completar los colegios profesionales con cursos específicos. En este sentido, Novoa ha anunciado que desde Agroseguro van a impulsar la creación de un máster específico de seguros agrarios.

En la jornada también se ha destacado la necesidad de que los profesionales del peritaje estén colegiados, algo que viene marcado por ley, y que incide en la seguridad que se aporta al asegurado y al propio sistema asegurador. Al mismo tiempo, se ha recordado que los únicos profesionales que pueden ser peritos tasadores de seguros agrarios son Ingenieros Técnicos Agrícolas, Ingenieros Agrónomos y Graduados en Ingeniería Agronómica.

La jornada, inaugurada por el subsecretario de Agricultura, Pesca y Alimentación del Ministerio de Agricultura, Ernesto Abati García–Manso, ha sido clausurada por el presidente del Consejo General de Colegios de Ingenieros Técnicos Agrícolas.
https://agricolas.org 

Leer más

El seguro agrario ha sido, y sigue siendo, una herramienta que juega un papel destacado en el desarrollo del agro español, aunque en estos momentos pasa por una situación de reto, dado el incremento de siniestros asociados al cambio climático.

Ante esta coyuntura emergen diversos interrogantes a los que se tratará de dar respuesta en la jornada que tendrá lugar el próximo 11 de abril en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). El encuentro, organizado por el Consejo General de Ingenieros Agrícolas, se desarrollará bajo el título ‘El papel del perito en los seguros agrarios combinados: pieza clave en la protección del sector agropecuario’.

Entre los aspectos a analizar habrá la responsabilidad de las administraciones; cómo afrontar el incremento histórico de la siniestralidad; y la labor que desempeñan los ingenieros agrícolas en el presente y, sobre todo, en el futuro de los seguros agrarios. La jornada, gratuita bajo inscripción en la web https://agricolas.org/, contará con diversos ponentes.

A las 9:30, Miguel Pérez Cimas, director de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), inaugurará la jornada con su ponencia ‘Un futuro protegido: el apoyo de las administraciones al seguro agrario y la importancia de su modelo’. Tras él, a las 10:15, hablará Félix Novoa, director del área técnica de Agroseguro, que afrontará uno de los temas más candentes con la ponencia ‘Cambio climático y seguro agrario: afrontando la tormenta de la siniestralidad’.

‘Profesionales de precisión: el papel crucial del técnico en las peritaciones del seguro agrario, presente y futuro’, será la presentación a las 11:30 h de José Antonio González, coordinador de peritaciones de Agroseguro, y Alberto Conde, perito tasador de seguros agrarios.

La jornada concluirá con una mesa redonda, que dará inicio a las 12:15, en la que participarán todos los ponentes y Carlos Gutiérrez, presidente del Consejo General de Ingenieros Técnicos Agrícolas. El encuentro estará conducido por el periodista de RNE, Íñigo Inchusta. Consulta el programa aquí.

Leer más

Agroseguro ha celebrado en la Universitat Politècnica de València (UPV) una jornada institucional sobre el seguro agrario centrada en las novedades y mejoras del seguro de cítricos para la campaña 2024, a la que han asistido representantes de las entidades coaseguradoras y sus redes comerciales. Sergio de Andrés, director general de Agroseguro, ha destacado «el claro incremento en la contratación de pólizas durante 2023», que ha marcado un máximo de recibos de prima (1.011 millones de euros –M€–, +17% respecto al año anterior), subvención pública (50,3% del coste del seguro) y capital asegurado, que ha marcado récord por noveno año consecutivo, hasta rozar los 17.000 M€. La siniestralidad también ha alcanzado la cifra más alta de la historia del sistema español de Seguros Agrarios Combinados, con 1.241 millones.

Durante su intervención, De Andrés ha recalcado «el reto de gestión» que ha supuesto la falta de precipitaciones del pasado año, que, junto a las constantes tormentas de pedrisco, lluvia y viento o las heladas, elevaron la superficie siniestrada hasta los 3,5 millones de hectáreas, el 58% del total asegurado. Aun así, el esfuerzo realizado por Agroseguro «ha permitido mantener el pago de indemnizaciones por debajo de los 30 días de media, tanto en el caso de los siniestros agrícolas (26 días) como en el de los pecuarios (28 días)».

El seguro de cítricos para la campaña 2024 ha abierto su periodo de contratación el 1 de marzo. Un adelanto que, como ha recordado el director territorial de Agroseguro en Levante, Manuel González, permite iniciar el periodo de garantías del riesgo de pedrisco el 1 de abril (20 días antes de lo que era habitual) «para ofrecer a los citricultores cobertura frente las tormentas tempranas, e incluye mayores opciones para modificar y ajustar las pólizas durante la campaña». La implantación del seguro en la Comunidad Valenciana alcanzó el 54% de la superficie, con un valor de producción de 619 M€.

Respecto a la siniestralidad, Agroseguro abonó 92,9 M€ en 2023 a los citricultores asegurados, casi la mitad (45,5 millones) a productores de la Comunidad Valenciana. El resto corresponde a asegurados de la Región de Murcia (30,2 millones), Andalucía (16,5 millones) y Cataluña (0,7 millones). En 2023, la Comunidad Valenciana registró 14 jornadas de fuerte pedrisco desde la primavera hasta septiembre, provocando daños en más de 32.000 parcelas de cítricos y un daño medio del 43%, el mayor de toda la serie histórica. Por ello, el director territorial recordó la importancia de suscribir el seguro «cuanto antes», para evitar los graves daños de las tormentas. Para equilibrar el seguro y garantizar su futuro, ha insistido en que «las medidas de ajuste en el seguro solo se aplican a aquellos asegurados que presentan una reiterada y alta siniestralidad, que en el caso del seguro de cítricos solo representan al 3,6% de los asegurados, para así evitar perjuicios al resto de productores (96,4% de los asegurados)».

Por su parte, el conseller de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Generalitat Valenciana, José Luis Aguirre, ha destacado el apoyo del gobierno regional a los citricultores valencianos, que en la pasada campaña se materializó en más de 16 M€ en subvenciones a la prima del seguro.

https://agroseguro.es/

Leer más

El viernes 23 de febrero, Madrid ha acogido el encuentro del Comité de Tasación de la Asociación Internacional de Aseguradores Agropecuarios (AIAG), cuya presidencia ostenta Agroseguro desde el año 2018.

La jornada ha sido inaugurada por Sergio de Andrés, director general de Agroseguro, que ha dado la bienvenida a los miembros del Comité, profesionales procedentes de Austria, Suiza, Alemania, Italia, Irlanda, Polonia, Países Bajos, Turquía, Estados Unidos y España, así como de ALASA (Asociación Latinoamericana para el desarrollo del Seguro Agropecuario). De Andrés ha subrayado en su intervención «la importancia, en el contexto actual de cambio climático, de la colaboración internacional para potenciar la calidad en la evaluación de siniestros, al compartir sinergias y experiencias de sistemas de seguros agrarios muy desarrollados y de larga trayectoria, como el español, con aquellos países que cuentan con sistemas aún en desarrollo».

Durante el encuentro, el Comité de Tasación de la AIAG «ha avanzado los trabajos de organización de los próximos seminarios anuales de tasación y ha compartido experiencias sobre los retos presentes y futuros a los que se enfrenta la evaluación de daños agropecuarios».

En el caso de España, Agroseguro ha compartido la gestión realizada para evaluar los daños registrados durante 2023, con especial referencia a los derivados de la sequía. La severa falta de precipitaciones sufrida durante el pasado año, unida a las altas temperaturas, tormentas de pedrisco y heladas, «han sumado más de 3,5 millones de hectáreas siniestradas, la cifra más alta de la historia del seguro agrario y que ha supuesto el 58% de superficie asegurada».

https://agroseguro.es/

Leer más

La contratación de seguros agrarios ha crecido un 16% en 2023 hasta situarse en 1.011 millones de euros, según los datos registrados por Agroseguro hasta el 31 de diciembre. Se da la circunstancia que es la primera vez que el sistema español de seguros agrarios supera los 1.000 millones de euros de recibo de prima.

Además, el capital asegurado por el seguro agrario ha marcado récord por noveno año consecutivo tras crecer un 3% en 2023 y situarse en 16.918 millones de euros. Este incremento viene impulsado por el aumento en la contratación del seguro en las principales producciones: hortalizas (+12%), frutales (+9%), cítricos (+3%), uva de vino (+3%), así como en otras líneas de seguro, como cereza, frutos secos, cultivos tropicales, forrajeros, uva de mesa, fresón y frutos rojos, planta viva o producciones forestales, entre otras.

El conjunto de las pólizas suscritas durante 2023 suma 6 millones de hectáreas aseguradas y 36,9 millones de toneladas. Este aumento en la contratación de seguros agrarios «responde a la clara necesidad del medio rural de estar protegido frente a la realidad climática actual, que encadena fuertes episodios de sequía y olas de calor con el constante paso de violentos frentes tormentosos de pedrisco, viento y lluvia, o la aparición de graves heladas, todos ellos riesgos impredecibles y cada vez más frecuentes». Por ello, el director general de Agroseguro, Sergio de Andrés, cree que «el campo español estará en 2024 más asegurado que nunca».

Asimismo, ha destacado la «confianza que los agricultores y ganaderos tienen en la eficacia del sistema español de Seguros Agrarios Combinados y en la gestión de Agroseguro, que ha sabido dar respuesta en 2023 al año de mayor siniestralidad en la historia del seguro agrario». A falta de cerrar y evaluar los siniestros recibidos en las últimas semanas del año, las indemnizaciones superarán los 1.200 millones de euros en 2023, casi un 50% más que el ejercicio anterior.

https://agroseguro.es/

Leer más

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha reclamado una reforma estructural del sistema de seguros agrarios ante los efectos del cambio climático en la actividad agraria. Así se lo ha trasladado a los máximos responsables de ENESA, Agroseguro y Consorcio de Compensación, durante la reunión mantenida en su sede en Madrid.

«Es necesario un pacto de Estado para que, aparte del Ministerio de Agricultura, haya una implicación de los ministerios de Transición Ecológica y Economía y Hacienda en el rediseño de las políticas de gestión del riesgo en el campo», ha trasladado el responsable de Seguros Agrarios de COAG, Pedro García, al tiempo que ha advertido que «hasta ahora, el agricultor y el ganadero había tenido una percepción del coste/retorno aceptable, en relación con al coste del seguro y el beneficio que obtenido. Sin embargo, en los últimos años y ante el cambio climático, los daños son mayores, las garantías menores y el precio más elevado».

En este sentido, desde COAG se ha presentado una propuesta para lograr la universalización del seguro agrario en base a:

– Vinculación de aseguramiento de la cobertura básica general para todos aquellos agricultores y ganaderos que perciban cualquier tipo de ayuda o subvención pública.

– Sacar las indemnizaciones extraordinarias derivadas del cambio climático del seguro, para que no repercuta en el precio de éste. Asunción de estos riesgos por el Consorcio de compensación.

– Seguro base con un precio atractivo, que cubra daños muy importantes, y que no puedan ser controlados por el agricultor, garantizando la viabilidad de las explotaciones.

– Universalización del seguro agrario, basándose en los principios de solidaridad y proporcionalidad de su coste frente a los riesgos reales de cada cultivo y explotación.

– Hacer una herramienta potente de política agraria, favoreciendo el arraigo al campo de los jóvenes agricultores.

– Ante un mayor riesgo por el cambio climático, una mayor dispersión del mismo al aumentar la contratación.

– Fortalecer una figura de entidad de asesoramiento del seguro agrario que ayude a la contratación del seguro y a las peritaciones más problemáticas.

– Con todo ello, se llegaría a un sistema más optimizado para cada tipo de seguro, más eficiente y económico, una mayor contratación en mejor consonancia con las subvenciones, mejor asesoramiento, y mayor reconocimiento del papel que juegan los agricultores y ganaderos.

«No solo hablamos de crear una red de seguridad eficaz para asegurar la viabilidad de las explotaciones agrarias. Hablamos de garantizar la seguridad y la soberanía alimentaria de los ciudadanos y el desarrollo económico, social y medioambiental de nuestro medio rural», ha concluido Jaume Bernis, responsable de Gestión de Riesgos Climáticos de COAG.

Leer más

Hoy viernes, 1 de diciembre, se inicia el periodo de suscripción del seguro de frutales (albaricoque, ciruela, manzana, melocotón, nectarina, paraguayo, pera y platerina) para la próxima campaña a través de los módulos que incluyen las opciones de aseguramiento más amplias: helada y mal cuajado, pedrisco y lluvia e inundación, precisamente los riesgos que sufre el sector de manera más habitual.

El nuevo plan del seguro de frutales presenta importantes novedades. Entre ellas, destaca la individualización de las coberturas para aquellos asegurados con reiterada y alta siniestralidad. Una medida que incide, en concreto, en apenas el 6% de los asegurados de la última campaña y evita que el otro 94% de los fruticultores asegurados se vea perjudicado por los resultados de otros productores. Además, el seguro de frutales permitirá asegurar como plantones aquellas plantaciones cuya producción no sea comercialmente rentable en su primer año productivo, e incrementa el precio asegurado para la nectarina de media estación y tardía para ajustarlo a las condiciones de mercado.

 

En 2023 las indemnizaciones alcanzaron los 105 millones

La campaña 2023 del seguro de frutales se ha cerrado con 105 millones de euros en indemnizaciones, ya abonadas prácticamente en su totalidad. Corresponden principalmente a fruticultores asegurados en la Región de Murcia (46,3 millones de euros), Aragón (14,1 millones), Extremadura (12,6 millones), La Rioja (8,6 millones), Cataluña (7,9 millones) y Castilla-La Mancha (7,1 millones). El resto se reparte entre productores de Andalucía, Comunidad Valenciana, Navarra, Castilla y León, Islas Baleares y País Vasco.

Las oscilaciones de temperatura, con valores por encima de lo normal en marzo y abril y heladas durante la primera semana de abril, influyeron decisivamente en la floración y cuajado de las especies frutales, principalmente de hueso, situadas en Extremadura, Región de Murcia y otras regiones productoras. Las posteriores tormentas de lluvia y pedrisco provocaron, además, daños considerables entre junio y septiembre, una vez la cosecha ya se encontraba fijada en los árboles.

Más información: siniestralidad frutales campaña 2023

El seguro de frutales presentó, además, un importante crecimiento en el aseguramiento de la última campaña, con más de 1.228 millones de euros de capital asegurado (un 9% más que la campaña anterior) y 2,14 millones de toneladas aseguradas (un 2,5% más). La implantación del seguro superó el 80% de la producción.
www.agroseguro.es

 

Leer más

Agroseguro ha abonado 148.000 euros en indemnizaciones a los productores de uva de vino de islas Canarias por los siniestros registrados en la última campaña.

Destaca la especial incidencia de los daños por ola de calor e incendio en la isla de La Palma, donde casi el 100% de los viticultores con póliza en vigor durante la última campaña registraron siniestro y recibieron la indemnización correspondiente. En concreto, «los viticultores palmeros recibieron 98.703€ euros por daños en 40 hectáreas siniestradas, repartidas en alrededor de 900 parcelas». El resto de las indemnizaciones abonadas tras la última vendimia se reparten entre explotaciones de viña del sur de Tenerife y El Hierro, así como algún siniestro aislado en Gran Canaria, Lanzarote o La Gomera.

Según Agroseguro los datos son especialmente llamativos «si tenemos en cuenta que la línea de uva de vino aún guarda un amplio margen de crecimiento desde el 22% actual de aseguramiento en el archipiélago». En el caso concreto de La Palma, la implantación del seguro se sitúa actualmente en el 15% de la superficie.

Asimismo, el capital asegurado de viñedo en islas Canarias «se ha incrementado paulatinamente en los últimos años y ya se sitúa por encima de los 4 millones de euros en la última campaña, un 17% más que en 2017». El impulso de la contratación de seguros se debe a «la realidad climática actual, muy perjudicial para el viñedo por las temperaturas cada vez más elevadas y los muy frecuentes golpes de calor y viento, o la bonificación del POSEI para aquellos productores con seguro en vigor».

Los productores de uva de vino canarios también han vivido campañas con muy elevada siniestralidad, como 2016 o 2022, con indemnizaciones anuales por encima de los 400.000 euros, o los ejercicios de 2021 o 2023, con unos 150.000 euros en cada uno de ellos.

El sistema español de Seguros Agrarios Combinados cuenta con una línea de seguro específica para el viñedo de las islas Canarias. El primer periodo de suscripción, que incluye los módulos de aseguramiento más completos y los riesgos más habituales (daños por viento, bruma o golpe de calor) se cierra el próximo 20 de diciembre.

https://agroseguro.es/

Leer más

El 1 de noviembre ha comenzado el plazo de suscripción de los módulos de otoño del seguro de uva de vino para la campaña 2024, cuyas opciones que incluyen «la cobertura de riesgos más completa, entre ellos la helada, el pedrisco o la falta de precipitaciones en el viñedo de secano, responsables de los principales siniestros de la última campaña».

Para atender la solicitud realizada por el sector, el Plan 2023 del seguro de uva de vino (cosecha 2024) «ha retrasado el inicio del periodo de suscripción al primer día de noviembre, una novedad que permite tramitar las pólizas ya con la vendimia de la campaña anterior terminada». Esta suscripción se podrá realizar hasta el 20 de diciembre.

Según Agroseguro, las cifras de aseguramiento de la campaña 2023 «se han cerrado con casi 30.000 pólizas contratadas, que ofrecieron cobertura a casi 3,3 millones de toneladas de uva de vino, la misma producción asegurada que en la cosecha anterior». El capital asegurado por el seguro agrario creció un 2% hasta alcanzar los 1.156 millones de euros.

El cultivo de uva de vino se reparte por toda España, y alcanza especial relevancia el viñedo asegurado en Castilla–La Mancha (448 millones de capital asegurado en 2023), La Rioja (144 millones), Castilla y León (143 millones), Cataluña (91 millones), Extremadura (75 millones), Comunidad Valenciana (61 millones), País Vasco (53 millones) y Aragón (46 millones). La superficie asegurada total se ha situado en 393.000 hectáreas.

 

Elevada siniestralidad

En la campaña 2023 la siniestralidad «ha estado marcada por las constantes tormentas de pedrisco ocurridas en mayo y junio y las reiteradas DANA de septiembre». Además, también se han registrado daños por helada y sequía (especialmente en el viñedo de secano de Cataluña), así como por marchitez fisiológica, un riesgo poco habitual que se ha manifestado en viñedos de ‘Bobal’ de Castilla–La Mancha y la Comunidad Valenciana debido a la inestabilidad atmosférica de junio con temperaturas suaves, nubosidad y abundante humedad.

Los numerosos siniestros registrados han elevado las indemnizaciones para los viticultores asegurados hasta los 108 millones de euros, con más del 80% ya abonado. Las mayores cuantías corresponden a siniestros registrados en Castilla–La Mancha (30,3 millones de euros), Castilla y León (19,8 millones), Cataluña (18,5 millones), La Rioja (15,4 millones), Comunidad Valenciana (7,5 millones) y Extremadura (6,5 millones).

Con la vendimia finalizada, la superficie siniestrada total ha superado las 260.000 hectáreas, «lo que se traduce en siniestros registrados en dos de cada tres hectáreas aseguradas».
https://agroseguro.es/

Leer más

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tras el paso de la borrasca ‘Bernard’ y los múltiples daños producidos en las explotaciones agrarias, UPA–Huelva ha solicitado a Agroseguro que las peritaciones que le corresponden se realicen «con la mayor celeridad». Así,la organización ha trasladado esta necesidad en una reunión del grupo de trabajo de las líneas de seguros de frutos rojos, destacando la importancia de evaluar daños lo antes posible, dado que, «en las zonas más afectadas, será vital reanudar la actividad lo antes posible para no dar por perdida la campaña».

La borrasca ‘Bernard’ ha hecho estragos en la campaña de frutos rojos. Si bien, en la actual situación de sequía el agua siempre es bienvenida, «los fuertes vientos (de más de 100 km/h) que han venido unidos al temporal han causado graves daños en la campaña de frutos rojos».

Con respecto a los daños en los cultivos, la organización agraria ha indicado que la frambuesa es la que se ha visto más afectada. Especialmente grave «ha sido la incidencia en la comarca occidental, donde los daños han afectado a plásticos de cubiertas y lomos, estructuras y a las propias plantas, con lo que en muchos casos la campaña puede darse por perdida en la zona».

También se han visto afectadas explotaciones con invernaderos de tipo fijo, donde las rachas de viento han destrozado los plásticos de cubierta.

Por último, UPA–Huelva pone a disposición de los afectados el gabinete técnico de la entidad para resolver aquellas dudas o gestiones que se puedan hacer al respecto de los siniestros ocurridos. Asimismo, pone a disposición el canal de WhatsApp de la entidad para que los afectados puedan mandar cualquier información y fotos de los siniestros en las explotaciones.

Leer más

Publicidad

  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito


Entra en el Kiosco para accecer a tus suscripciones, descargar revistas en abierto, comprar ejemplares, ...

Publicaciones recomendadas

Jornadas Fruticultura