Frutales

Los daños provocados por las lluvias y el granizo de los últimos días han supuesto pérdidas en el campo de la Región de Murcia por valor de 48 millones de euros, según recoge el informe realizado por los técnicos de la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca. «Hay afectadas 7.583 hectáreas (ha), siendo Cieza y Calasparra los municipios más afectados, con cultivos de frutales, almendro y olivar especialmente, así como en explotaciones ganaderas», ha destacado la consejera Sara Rubira, «lo que supone un nuevo contratiempo para nuestros agricultores y ganaderos».  

La consejera ha señalado que «lamentablemente las tan esperadas lluvias han venido también acompañadas de episodios de granizo y precipitaciones torrenciales que han afectado gravemente al transcurso de la campaña hortícola, de recogida de fruta de hueso o incluso a plantaciones de secano». Para añadir que «una vez cerremos la evaluación de daños de manera definitiva, el Gobierno de la Región de Murcia iniciará los trámites para que el Gobierno de España declare zona catastrófica a las áreas afectadas, con ayudas directas que permitan a los agricultores y ganaderos paliar la situación que están viviendo».

 

Daños por comarcas

En la comarca del Altiplano, Jumilla y Yecla, las lluvias afectaron a 470 hectáreas de albaricoquero, almendro, melocotonero, nectarino, olivo, peral y viñedo, ascendiendo las pérdidas económicas a 1.106.831 euros.

En la comarca del Noroeste resultaron afectados los municipios de Bullas, Cehegín y Moratalla, con una superficie de 421 ha de acelga, albaricoque, almendro, brócoli, ciruelo, lechuga, melocotonero, melón, nectarina y olivar, y con pérdidas de 3.931.637 euros.

En la comarca del Río Mula los municipios afectados fueron todos: Albudeite, Campos del Río, Mula y Pliego, con una superficie de 1.832 ha de albaricoque, almendro, limonero, mandarino, melocotonero, naranjo, nectarino y olivar, ascendiendo las pérdidas a 4.038.869 euros.

Por último, en la comarca de la Vega Alta se vieron afectados los municipios de Calasparra y Cieza, en concreto una superficie de 4.860 ha de albaricoquero, almendro, melocotonero, nectarino y olivar, ascendiendo las pérdidas económicas a un total de 38.842.254 euros.

Leer más

El Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) ha presentado en Mollerussa (Lleida) la red RegAssist, iniciativa que debe servir de apoyo al sector agrícola para optimizar el uso del riego y la gestión de recursos hídricos, sobre todo en las actuales condiciones de sequía e incertidumbre climática. El acto ha tenido lugar durante la visita de Carmel Mòdol, secretario de Alimentación del Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalitat de Catalunya y vocal del Consejo de Administración del IRTA, que ha destacado que «desde el Govern hemos querido trabajar con el IRTA para dar asistencia al sector y avanzarnos en las futuras situaciones de problemas con la disponibilidad de agua en agricultura».

A pesar de que RegAssist utiliza diversas tecnologías avanzadas para crear predicciones y una simulación en tiempo real del estado hídrico del campo, «el punto clave es la creación de una red de personal técnico e investigador especializado, con equipos localizados en varios puntos del territorio catalán, que podrán ofrecer apoyo a los agentes implicados con la gestión de los recursos hídricos de cada zona».

Josep Usall, director general del IRTA, ha explicado que «el embrión de RegAssist empezó el año pasado con la colaboración y el apoyo a las comunidades de regantes. Comprobamos lo importante y beneficioso que era el diálogo constante en el terreno, y cómo la recogida de datos ‘in situ’ y el uso de nuevas tecnologías podía ayudar al sector a disponer de una mejor información para optimizar el uso del agua».

El concepto de fondo no es nuevo: las estrategias de riego inteligente hace tiempo que se han demostrado eficientes, y tienen efectos positivos sobre la producción, la calidad de esta y la sostenibilidad ambiental. El agua, como recurso escaso y valioso, se utiliza de esta manera de una forma precisa y con el mayor ahorro posible. Jordi Oliver, coordinador de la red RegAssist, ha señalado que, «desde 2023, el IRTA hace un acompañamiento especial al sector, en previsión de una muy probable situación de sequía, pero este apoyo había estado más centrado en las áreas de Lleida y Girona. Ahora, con RegAssist, se extenderá al resto de Catalunya».

La red de técnicos especialistas se distribuirá por todo el territorio atendiendo a las diferentes necesidades y condiciones de cada zona: en el área de Lleida, donde se cultivan frutales y cultivos extensivos; en el Ebro, con el arroz y los cítricos; en la viña del Penedés y los olivos, avellanos y hortícolas del Camp de Tarragona; en el Baix Llobregat y el Maresme, con hortícolas y frutales; y en Girona, con frutales y extensivos. Además, se trabajará en el estudio de fuentes alternativas al agua de los embalses, como el uso de aguas regeneradas o subterráneas.

«RegAssist ha nacido para facilitar y mejorar la transmisión y la aplicación de conocimiento y tecnologías desarrolladas en el ámbito de la investigación del riego», ha apuntado Oliver, que ha añadido que «se pretende transferir conocimiento científico y técnico a todos aquellos agentes interesados: comunidades de regantes, cooperativas agrícolas, ADVs, ECAs, asociaciones agrarias, empresas agrícolas... en estrecha colaboración con los agentes e instituciones que dependen de la administración pública, ya desplegados y con experiencia en el territorio, como la Oficina del Regante u otras entidades públicas».

 

Conocimiento técnico y científico

La idea es que los productores y las comunidades de regantes puedan disponer de todo el conocimiento técnico y científico para saber con precisión qué cantidad de agua necesita cada cultivo, cómo debe aplicarse para mejorar la eficiencia en el uso del agua, y que fases del desarrollo de cultivo son las más indicadas para reducir su uso minimizando efectos adversos en la producción o calidad del producto. Gracias a la presencia de equipos especializados en las principales zonas productoras de Cataluña, «se puede ayudar a identificar las vulnerabilidades y oportunidades locales, realizar pruebas piloto, y acompañar en la implantación de infraestructuras». La sede de coordinación de la red RegAssist y la mayoría del equipo humano se encuentran en Lleida, en concreto en el IRTA Fruitcentre.

Para realizar este trabajo es necesario recoger datos en el terreno y efectuar un análisis previo que permita una correcta planificación, así como establecer planes de contingencia para episodios de escasez de agua como el actual. Las nuevas tecnologías aplicadas a la agricultura (teledetección, Inteligencia Artificial o Big data), junto con la estadística y la informática «se revelan claves para la agricultura del futuro, acelerada por las necesidades del presente».

A través de RegAssist, «los distintos agentes interesados e implicados tanto en la gestión como en el uso de agua en la agricultura, dispondrán de información que permita elaborar recomendaciones en el uso del agua siguiendo criterios científicos y técnicos basados en la larga experiencia en investigación del IRTA y en las últimas tecnologías». La información sobre estas recomendaciones, el estado actual del suelo y las previsiones de futuro «formarán parte de un ‘gemelo digital’, una simulación en tiempo real del estado del campo y de sus necesidades hídricas. Esta información la podrán tener a través de plataformas digitales».

El IRTA ha informado que para alcanzar los objetivos este 2024, «está desplegando una red de técnicos especializados en el ámbito hídrico distribuida por todo el territorio catalán, con una visión de futuro y una labor de transferencia bidireccional de información». En 2025 se espera tener una implantación completa de la red y un funcionamiento normalizado en el territorio, que vaya más allá de la emergencia actual por sequía.

Cataluña tiene unas condiciones singulares a la hora de plantear sus necesidades de agua, con áreas muy diferenciadas. En las cuencas catalanas del Ebro, la mayoría de demanda de agua es para la agricultura (un 95%), pero en las cuencas internas está más disputado con la demanda industrial y doméstica (un 44%, debido sobre todo a la gran área urbana de Barcelona y su entorno). Ello hace que «las principales instituciones que gestionan las cuencas, la Agencia Catalana del Agua y la Confederación Hidrográfica del Ebro, a menudo enfrenten circunstancias distintas». Aparte de esto, aunque la mayoría del terreno es de secano, la mayor productividad se da en los terrenos con regadío, que ocupan un 27% de la superficie agrícola.

«La escasez del agua y las previsiones de un futuro aún más incierto, hacen necesarias las prácticas centradas en la optimización del agua que tenemos, tanto para asegurar la viabilidad económica de algunos cultivos, como incluso para a la propia supervivencia de los cultivos leñosos. Pensamos en un sector vitivinícola que enfrenta grandes pérdidas, o en los problemas de una olivicultura que ha disparado el precio del aceite, situaciones que llegan muy directamente a toda la ciudadanía», han indicado desde el IRTA.

La situación de sequía extrema en la que se encuentra Cataluña desde el año 2021 es la más longeva e intensa desde que se tienen registros fiables. Por este motivo, «el conocimiento coordinado y acumulado de nuestros científicos y técnicos permite idear estrategias de riego específicas para alcanzar el ahorro de agua sin repercutir negativamente en los cultivos, o incluso consiguiendo lo contrario», ha manifestado Jaume Casadesús, jefe del programa Uso eficiente del agua en agricultura en el IRTA, equipo que lleva más de 30 años trabajando en la mejora de la gestión del agua de riego y la eficiencia de la producción agrícola. Y ha concluido subrayando que «con RegAssist, damos un paso más en este trabajo y nos preparamos para gestionar mejorar un recurso tan escaso y valioso como el agua».

Leer más

El Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalitat de Catalunya, a través del IRTA, ha presentado un proyecto piloto de energía agrovoltaica en frutales, «con el objetivo de mejorar la competitividad del sector agrícola y la adaptación al cambio climático». Se trata de un estudio pionero a nivel estatal y también europeo, donde ya se han realizado algunas experiencias en Francia y Alemania.

Este proyecto, del cual ya se están recogiendo datos, se inició el pasado año en dos plantaciones de manzana en Mollerussa (Lleida) que ocupan 2.880 m2 (una de ‘Gala’ y otra de ‘Golden’). Se han instalado 322 paneles fotovoltaicos, con una producción energética máxima de 165 kW, que se elevan por encima de los árboles a una altura máxima de 5,5 metros. Su disposición «permite a los cultivos recibir la cantidad de luz solar necesaria para su crecimiento, mientras que las placas solares capturan la energía solar para producir electricidad».

Luis Asín, jefe del programa Fruticultura del IRTA, ha manifestado al respecto que «la hipótesis es que esa combinación puede funcionar bien aquí. Tenemos unas condiciones de radiación solar muy altas a principios de primavera y verano, así que la reducción de la temperatura por la sombra que hacen las placas solares puede dar unas condiciones más favorables para la producción de fruta». De esta forma, «en nuestra latitud y con nuestras condiciones, este sistema debería ser más favorable que en climas más fríos como los del norte de Europa».

El proyecto, con un coste de 813.389 €, está financiado con el Fondo Climático que gestiona la Dirección General de Cambio Climático y Calidad Ambiental, y tendrá una duración de 5 años.

www.irta.cat

Leer más

Las heladas representan un desafío significativo para la agricultura frutal en todo el mundo. En España han causado daños importantes los últimos años. Por ejemplo, en 2022, se estima que alrededor de 60.000 hectáreas de almendros y 32.000 hectáreas de frutales resultaron afectadas. Las pérdidas económicas se estimaron en alrededor de 300 millones de euros.

A partir de esta problemática la Escuela Politécnica Superior de Huesca de la Universidad de Zaragoza, junto a Olint Formación, Regaber y Agrotree, organizan el martes 26 de marzo en Huesca la jornada ‘Estrategias antiheladas para la protección de cultivos’. Revista de Fruticultura es media partner de este evento.

En la misma se repasarán las causas y evolución de los grandes cambios de las temperaturas y cómo afectarán en un futuro a la agricultura, se estudiarán los efectos de las heladas en las plantas y se expondrán los métodos antiheladas que se pueden tener en cuenta. A partir de este punto, la jornada se centrará en el método más eficiente contra heladas intensas, el control con agua. Así, se estudiará la base tecnológica que sustenta el sistema y las diversas estrategias a utilizar. Por último, se darán a conocer casos de éxito, explicados por los propios agricultores y empresas, y se verán funcionando esos sistemas al final de la jornada.
 

Programa

08:30-09:00: Control de asistencia

09:00-10:00: Evolución de las heladas: temperaturas extremas y análisis de tendencias
Dra. Emma Gaitán. Responsable de Proyectos de la Fundación para la investigación del clima.

10:00-11:00: El efecto de las heladas primaverales en frutales
Dr. Javier Rodrigo. Investigador CITA de Aragón.

11:00-11:30: Pausa café

11:30-12:30: Generalidades de los métodos de defensa antihelada
Dr. José Casanova. Profesor de la Escuela Politécnica Superior.

12:30-13:30: Sistemas de protección antiheladas basados en el uso del agua
Dany Feinberg. Ingeniero agrónomo asesor de sistemas de aspersión.

13:30-15:00: Pausa comida.

15:00-17:00: Casos prácticos
Ramiro Sarvisé, ingeniero agrónomo; Xavier Planas, director técnico de Finca Monserrat, y Ramón Vidal, productor de fruta de hueso de Sunyer (Lleida). Demostración de funcionamiento de sistemas antiheladas basados en agua.

17:00: Clausura de la jornada.

Todos los interesados pueden inscribirse hasta el domingo 24 de marzo rellenando un formulario en la página web https://eventos.unizar.es

Organizadores:

 

Leer más

La Asociación Empresarial de Fruta de Cataluña (Afrucat) ha llevado a cabo una subasta inversa para la compra de la electricidad de sus asociados con una convocatoria muy concurrida por parte de las 25 comercializadoras participantes. La entidad ha conseguido una rebaja de hasta el 45% del precio desde julio de 2024 hasta julio de 2025.

Manel Simon, director general de la asociación, ha indicado que «hemos decidido iniciar el procedimiento de compra en marzo aprovechando la bajada de precios que se ha producido en el mercado eléctrico en los últimos meses y ante la posibilidad de que vuelvan a aumentar las próximas semanas». Para añadir que «el objetivo siempre es aprovechar el mejor momento para conseguir los mejores precios del mercado para nuestras centrales frutícolas. Podríamos decir que el mercado, durante los meses de febrero y marzo, ha alcanzado los niveles de precios de los años 2013-2019, y por eso hemos avanzado la compra de energía».

Afrucat realiza la compra conjunta de electricidad para sus asociados desde el 2008, primero con licitación a través de sobre cerrado y desde el 2011 mediante una subasta inversa online.

A lo largo de estos años ha habido diferentes comercializadoras contratadas: Endesa, Gas Natural–Naturgy, Eon Energía, Alpiq, Fenie, Alcanzia, Ade Innova, Oppidum, Hola Luz, Atlas energía, Nufri energía y Factor energía.

Esta última subasta se ha efectuado a través de Agroplace, la primera plataforma de subastas agrarias especializada en las subastas de energía, creada por Afrucat hace 13 años. A través de esta plataforma se gestionan las compras de las centrales frutícolas catalanas.

El sistema de subasta para la contratación colectiva de energía eléctrica realizada por la asociación a través de Agroplace, «se fundamenta en un procedimiento de subasta electrónica invertida donde las comercializadoras eléctricas acceden a dicha plataforma, y pueden ofertarse en la baja a partir de unos precios de partida fijados por Afrucat».

Leer más

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha publicado el listado definitivo de los 64.660 titulares de explotaciones agrícolas productores de frutales y frutos de cáscara, que recibirán un total de 70.321.240 euros de la ayuda extraordinaria para compensar la situación causada por la sequía y a las consecuencias del conflicto bélico en Ucrania. Los importes serán ingresados en las cuentas corrientes de los agricultores antes de que acabe el año.

Esta ayuda cuenta con un presupuesto de 81.082.911 millones de euros con cargo a la reserva de crisis agrícola de la Unión Europea, conforme a la asignación establecida para España.

La misma se concede de oficio a las superficies de frutales (de pepita, de hueso, tropicales y/o cítricos), y/o de frutos de cáscara que hayan percibido ayudas directas en la campaña de la Política Agraria Común (PAC) 2023 y que se encuentren ubicadas en las zonas de afectación de la sequía establecidas en el Anexo II de la Orden APA/871/2023, de 20 de julio.

Dichas zonas de afectación se han establecido a nivel de provincia y son:

A. Zona de afectación alta: Álava, Almería, Barcelona, Enclave de Treviño en Burgos, Girona, Granada, Huesca, La Rioja, Lleida, Málaga, Navarra, Tarragona, Teruel y Zaragoza

B. Zona de afectación media: Albacete, Alicante, Badajoz, Cádiz, Cáceres, Ciudad Real, Castellón, Córdoba, Cuenca, Guadalajara, Huelva, Jaén, Murcia, Sevilla, Toledo y Valencia.

Los importes unitarios establecidos por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), en base al listado provisional de beneficios y superficies publicado, son los siguientes:

– Para las explotaciones que cuenten con la mayor parte de su superficie de frutales y frutos de cáscara declarada en la campaña 2023 en las provincias de la zona de afectación alta, 270,902544 euros por hectáreas (€/ha)  para frutales y 90,629215 €/ha para frutos de cáscara.

– Para las explotaciones que cuenten con la mayor parte de su superficie de frutales y frutos de cáscara declarada en la campaña 2023 que se encuentran dentro de la zona de afectación media, 135,451272 €/ha para frutales y 45,3146075 €/ha para frutos de cáscara.

Se conceden ayudas cuando el importe a percibir resulte igual o superior a los 200 euros, y hasta un máximo de 70 ha por beneficiario, en las que se prioriza la superficie de frutales.

En el caso de los titulares que han presentado alegaciones que tienen que ser estudiadas, estas han sido remitidas a las comunidades autónomas para su análisis. Posteriormente, se procederá a la resolución de estas y, si procede, al pago de la ayuda correspondiente.

Asimismo, el FEGA tiene previsto publicar una nueva resolución provisional complementaria con aquellos titulares que, teniendo derecho a la ayuda por cumplir los requisitos establecidos, no se incluyeron en el listado provisional publicado en el pasado noviembre al no haberse finalizado los controles de las ayudas directas de la PAC y que han sido remitidos con posterioridad por las comunidades autónomas.

Leer más

Hoy viernes, 1 de diciembre, se inicia el periodo de suscripción del seguro de frutales (albaricoque, ciruela, manzana, melocotón, nectarina, paraguayo, pera y platerina) para la próxima campaña a través de los módulos que incluyen las opciones de aseguramiento más amplias: helada y mal cuajado, pedrisco y lluvia e inundación, precisamente los riesgos que sufre el sector de manera más habitual.

El nuevo plan del seguro de frutales presenta importantes novedades. Entre ellas, destaca la individualización de las coberturas para aquellos asegurados con reiterada y alta siniestralidad. Una medida que incide, en concreto, en apenas el 6% de los asegurados de la última campaña y evita que el otro 94% de los fruticultores asegurados se vea perjudicado por los resultados de otros productores. Además, el seguro de frutales permitirá asegurar como plantones aquellas plantaciones cuya producción no sea comercialmente rentable en su primer año productivo, e incrementa el precio asegurado para la nectarina de media estación y tardía para ajustarlo a las condiciones de mercado.

 

En 2023 las indemnizaciones alcanzaron los 105 millones

La campaña 2023 del seguro de frutales se ha cerrado con 105 millones de euros en indemnizaciones, ya abonadas prácticamente en su totalidad. Corresponden principalmente a fruticultores asegurados en la Región de Murcia (46,3 millones de euros), Aragón (14,1 millones), Extremadura (12,6 millones), La Rioja (8,6 millones), Cataluña (7,9 millones) y Castilla-La Mancha (7,1 millones). El resto se reparte entre productores de Andalucía, Comunidad Valenciana, Navarra, Castilla y León, Islas Baleares y País Vasco.

Las oscilaciones de temperatura, con valores por encima de lo normal en marzo y abril y heladas durante la primera semana de abril, influyeron decisivamente en la floración y cuajado de las especies frutales, principalmente de hueso, situadas en Extremadura, Región de Murcia y otras regiones productoras. Las posteriores tormentas de lluvia y pedrisco provocaron, además, daños considerables entre junio y septiembre, una vez la cosecha ya se encontraba fijada en los árboles.

Más información: siniestralidad frutales campaña 2023

El seguro de frutales presentó, además, un importante crecimiento en el aseguramiento de la última campaña, con más de 1.228 millones de euros de capital asegurado (un 9% más que la campaña anterior) y 2,14 millones de toneladas aseguradas (un 2,5% más). La implantación del seguro superó el 80% de la producción.
www.agroseguro.es

 

Leer más

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha publicado el listado provisional de 71.044 titulares de explotaciones agrícolas productores de frutales y frutos de cáscara, que podrán recibir la ayuda extraordinaria para compensar la situación por la sequía y a las condiciones derivadas del conflicto bélico en Ucrania, que suman 81,08 millones de euros.

Esta ayuda extraordinaria se concede de oficio a las superficies de frutales, y comprende los cultivos de frutales de pepita, de hueso, tropicales y/o cítricos, y/o de frutos de cáscara que hayan percibido ayudas directas en la campaña de la Política Agraria Común (PAC) 2023 y que se encuentren ubicadas en las zonas de afectación de la sequía establecidas en el Anexo II de la Orden APA/871/2023, de 20 de julio. Estas son:

– Zona de afectación alta: provincias de Álava, Almería, Barcelona, Burgos, Girona, Granada, Huesca, La Rioja, Lleida, Málaga, Navarra, Tarragona, Teruel y Zaragoza.

Zona de afectación media: provincias de Albacete, Alicante, Badajoz, Cádiz, Cáceres, Ciudad Real, Castellón, Córdoba, Cuenca, Guadalajara, Huelva, Jaén, Murcia, Sevilla, Toledo y Valencia.

Las ayudas se conceden en los casos en los que el importe a percibir resulte igual o superior a los 200 euros, y hasta un máximo de 70 hectáreas por beneficiario, en las que se prioriza la superficie de frutales. Los importes unitarios establecidos por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) en base al listado provisional de beneficios y superficies publicado en esta resolución, alcanzan los valores siguientes:

a) Para las explotaciones que cuenten con la mayor parte de su superficie de frutales y frutos de cáscara declarada en la campaña 2023 en las provincias recogidas dentro de la zona de afectación alta, se establece un importe unitario de 270,902544 euros por hectáreas para frutales y 90,629215 euros por hectárea para frutos de cáscara.

b) Para las explotaciones que cuenten con la mayor parte de su superficie de frutales y frutos de cáscara declarada en la campaña 2023 en las provincias recogidas dentro de la zona de afectación media, se establece un importe unitario de 135,451272 euros por hectárea para frutales y 45,314608 euros por hectárea para frutos de cáscara.

La relación de titulares de explotaciones agrícolas que pueden optar a las ayudas, junto con el número de hectáreas de frutales y de frutos de cáscara computadas, así como la cuantía de la ayuda a percibir, se pueden consultar en el tablón de anuncios de la sede electrónica del FEGA.

Los interesados disponen de un plazo de 10 días hábiles (del 3 al 17 de noviembre inclusive) para realizar alegaciones, que deberán presentarse exclusivamente a través del formulario de alegaciones de la sede electrónica del FEGA. Está previsto que los beneficiarios que estén al corriente de sus obligaciones tributarias y con la Seguridad Social y que no presenten alegaciones puedan percibir estas ayudas en la segunda quincena del mes de diciembre.

Leer más

Conocer el genoma de un organismo (su ADN) es la puerta de entrada para entender su funcionamiento, sus posibilidades, riesgos y oportunidades de mejora. Y la genómica vegetal es la disciplina que se encarga del estudio del genoma de las plantas. En Cataluña, la experiencia y las capacidades de investigadores y centros de investigación están a disposición del sector agrícola. Pero esta sinergia no puede darse «si los profesionales no tienen información clara y concisa de cómo la genómica puede ayudarles a desarrollar nuevas variedades que favorezcan al sector, a los consumidores y al medio ambiente. Es necesario, pues, darse a conocer».

Con este objetivo ha nacido el proyecto GEMIPLANT, de la mano del Departamento de Acción Climática y Agenda Rural (DACC) de la Generalitat de Catalunya, el Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG) y el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA). A través de esta actividad «se quiere transferir a los productores desde el ámbito científico los detalles sobre la aplicación de la genómica a la agricultura, con ventajas tan claras como una producción mejorada y más sostenible, o una mayor resistencia a enfermedades y plagas».

Durante sus 2 años de duración contempla diversas acciones como «mesas de diálogo donde interactuan directamente agricultores, viveristas y obtentores en Cataluña para intercambiar dudas e inquietudes; charlas de formación para el sector; material divulgativo y audiovisual; y una jornada de visita en el CRAG con formación teórico–práctica sobre genómica».

Ya se han celebrado las cuatro mesas de diálogo previstas en las demarcaciones catalanas, en Girona (en el IRTA Mas Badia), en Lleida (IRTA Fruitcentre), en Tarragona (IRTA Mas Bové) y en Barcelona (IRTA Cabrils). «Con estos encuentros hemos podido conocer de primera mano cuáles son los retos e inquietudes de diferentes sectores productivos de Cataluña», ha explicado Marta Pujol, responsable del proyecto e investigadora del IRTA adscrita al CRAG, «que se pueden resumir en cómo podemos obtener de forma rápida y eficiente nuevas variedades, qué herramientas genómicas se están desarrollando y cuál es la actual regulación de su uso». Para añadir que «disponemos de una gran capacidad científica y tecnológica que debe estar alineada a las necesidades reales del sector agroalimentario, y gracias a estas acciones demostrativas podremos potenciar la innovación».

Con la finalización de las mesas de diálogo se ha completado la primera fase del proyecto. Próximamente, se anunciarán las fechas de las charlas de formación del GERMIPLANT.

Leer más

En una primera valoración de urgencia, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA–ASAJA) ha constatado que la DANA del pasado fin de semana (2 y 3 de septiembre) ha resultado generalmente beneficiosa para el campo valenciano, «si bien ha provocado daños localizados en infraestructuras agrarias, especialmente en caminos rurales, que impiden la entrada a los campos, así como en campos de almendras pendientes de recolección». La principal zona afectada es el término de Borriol (Castellón), donde el 80% del cultivo de almendra corresponde a la variedad ‘Marcona’, que todavía no había sido recogida. Las lluvias persistentes –189 litros en 2 horas– «causaron una caída generalizada del fruto de los árboles, que además fue arrastrado por el agua».

A pesar de estos daños, en términos generales las lluvias han tenido efectos positivos en la Comunitat Valenciana, según esta organización agraria, «puesto que contribuyen a aumentar el calibre de los frutos, limpiar el arbolado, ahorrar en riegos y recargar embalses y acuíferos tras un año marcado por la sequía». Sin embargo, «han sido insuficientes en comarcas interiores como Utiel-Requena, que se encuentran gravemente afectadas por la falta de agua». Así, en el caso del aceite, «las lluvias llegan demasiado tarde y, aunque puedan mejorar el rendimiento del cultivo, no podrán evitar la carestía de la producción de olivar de esta campaña».

Por otra parte, entre las infraestructuras agrarias afectadas, además de los accesos a las parcelas, se han producido desperfectos en muros y vallas. En este sentido, AVA–ASAJA ha reclamado a las diferentes administraciones que «se encarguen ‘urgentemente’ de reparar los caminos rurales afectados por la DANA, ya que impiden a los agricultores el acceso en sus explotaciones». También reclaman «medidas fiscales dirigidas a aliviar las pérdidas económicas de los agricultores que han sufrido daños en sus explotaciones».

 

No se prevé descenso producciones a corto plazo

Por su parte, la Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña (FCAC) ha hecho balance preliminar de las consecuencias para el sector agrario de los fuertes aguaceros acaecidos el pasado fin de semana en las comarcas tarraconenses del Montsià y el Baix Ebre y ha confirmado que «los daños se han producido, fundamentalmente, en las infraestructuras de las explotaciones como caminos, muros y accesos a fincas». De entrada, «no se prevé un descenso generalizado en la producción de olivo, cítricos y arroz a corto plazo». La precipitación en el conjunto del sector agrario era necesaria, pero, dada la intensidad con la que ha caído, no se ha podido aprovechar como si hubiera sido más distribuida en el tiempo.

Los municipios más afectados han sido los del Montsià y, de forma destacada, Santa Bárbara, La Sénia, La Galera, Godall, Mas de Barberans, Masdenverge y Ulldecona. Por lo que se refiere a Alcanar, y a pesar de haber recibido una precipitación durante el episodio de unos 200 mm, la afectación agraria en este municipio «ha sido menor que la experimentada hace dos años». En el Baix Ebre hay fincas afectadas en Tortosa y en Roquetes.

La tipología de los daños en las fincas se centra en las infraestructuras y el terreno: regueros en las plantaciones, caminos rurales cortados o afectados, acceso a fincas o muros de separación que han quedado dañados por el desbordamiento de torrentes, riachuelos y barrancos, y por la acumulación de agua en algunos espacios y su flujo descontrolado por las plantaciones y el entorno. En el caso de accesos a fincas, el coste de reparación podría suponer unos 4.500€ por cada uno de ellos.

Algunas cooperativas han tenido que lamentar la inundación del almacén o de la instalación, con los consecuentes daños. La FCAC ha solicitado «una valoración de los daños correcta y rápida por parte de los distintos agentes, así como un seguimiento de las afectaciones para evaluar las pérdidas». También «es urgente reparar los accesos y caminos para poder emprender sin dificultades la próxima recolección de la aceituna y los cítricos».

 

Daños cubiertos por el seguro agrario

Agroseguro ha recordado que los daños registrados en producciones agrícolas o pecuarias a causa de la DANA sufrida este fin de semana están cubiertos por el sistema español de Seguros Agrarios Combinados. Aunque aún es pronto para conocer con exactitud el alcance que ha tenido sobre la agricultura o la cabaña ganadera, «la primera impresión es que las intensas lluvias dejarán siniestros puntuales en los cultivos presentes en el campo (hortalizas, viñedo, frutales, almendro…), bien por los efectos de las lluvias, las inundaciones o el viento o por el impacto del pedrisco». Desde esta entidad se ha señalado que, con el fin de agilizar los trabajos de peritación, «es conveniente que los partes de siniestro se remitan lo más pronto posible».

Agroseguro ha recalcado que las lluvias, donde no han provocado arrastres torrenciales o inundaciones, «serán altamente beneficiosas para cultivos de secano como el viñedo, el girasol, el almendro o el olivar, después de un verano sin precipitaciones». Este aporte hídrico «resultará especialmente beneficioso tras un año muy seco».

Leer más

Publicidad

  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito


Entra en el Kiosco para accecer a tus suscripciones, descargar revistas en abierto, comprar ejemplares, ...

Publicaciones recomendadas

Jornadas Fruticultura