Se prevé una caída de la cosecha de manzana del 16% y de pera del 7% en Cataluña

La Asociación Empresarial de Fruta de Catalunya (Afrucat) y el Departamento de Agricultura de la Generalitat de Catalunya han presentado las previsiones de manzana y pera en esta comunidad autónoma para la próxima campaña que apuntan un importante descenso  de ambas, debido básicamente a las heladas y lluvias de la primavera que han afectado al cuajado y a la floración. También la piedra del 3 de junio ha dañado 1.450 ha de fruta de pepita.

Así, se prevé una caída del 16% en manzana y del 7% en pera respecto al 2019.

Manel Simon, director general de Afrucat, ha explicado que se espera una producción de manzanas en toda Cataluña de 266.230 toneladas (-16% respecto al 2019 y -7% en relación a las tres últimas campañas). De estas, 189.360 t (-16%) corresponden a Lleida, lo que supone que se cosechará en esta demarcación el 71% de la producción de Cataluña; 74.760 t (-14%) a Girona, donde se cosechará el 28% de la producción; 1.150 t (-3%) a Tarragona y 960 t (-1%) a Barcelona.

La superficie productiva disminuye un 2,2% en Lleida (6.169 ha), pero aumenta un 2,8% en Girona (2.356 ha). Asimismo, todas las variedades bajan pero destacan, por grupos, la manzana ‘Granny Smith’, con un descenso del 28% (25.040 t), las rojas lo hacen un 21% (14.420), mientras que las ‘Golden’ y similares un 17% (130.950 t).

Simon, que ha comentado que no queda producto de la campaña anterior en las cámaras, ha destacado que se prevé un adelanto de la cosecha de entre 5 a 10 días respecto a 2019.

Por lo que se refiere a la pera, la producción estimada en el conjunto de Cataluña es de 130.990 toneladas (-7% en relación al 2019 y del 7%, también, respecto a la media de las tres últimas campañas). Por demarcaciones hay una tendencia desigual, ya que Lleida cosecharía un 7% menos de peras que el año pasado (130.990 t), Girona un 5% más (3.340 t), Tarragona un 14% menos (630 t) y Barcelona sube un 2% (390 t).

En todas las variedades hay una caída de la producción. Por ejemplo, la variedad más producida, la ‘Conference’, en la que se espera un buen nivel de russeting, baja un 6% (68.290 t); la ‘Ercolini’, de la cual Simon ha subrayado que es de las más afectadas siempre que hay problemas de floración, un 21% (4.200 t) y las ‘Williams’ y ‘Barlett’ un 11% (16.490 t).

Igual que como en las manzanas se prevé un  adelanto de la cosecha de entre 5 y 15 días en comparación con la última campaña.

 

Comercialización más rápida
El presidente del Comité de Manzana y Pera de Afrucat, Joan Serentill, ha sido el encargado de realizar una valoración –como ha dicho él mismo– más cualitativa que cuantitativa. Al respecto ha manifestado que «si algo ha aportado la situación de confinamiento por la Covid–19 no es que se haya vendido más, pero si más rápido con precios aceptables, por el incremento del consumo en los hogares que ha compensado el cierre del canal Horeca. Esto ha provocado que no haya stocks en las cámaras frigoríficas de nuestras centrales».

En este sentido, ha comentado que «tenemos mucho interés en recuperar el mercado nacional ya que en un estudio que se llevó a cabo se indicaba que de cada dos manzanas consumidas aquí era de importación. Esta cifra ha subido y en lugar de ser un 50% es un 60%. Crecer en este apartado es todo un reto para nosotros».

Serentill ha explicado que no disponen de datos oficiales sobre las producciones previstas fuera de nuestras fronteras, aunque por las noticias recibidas, «Francia estará un 9% por debajo del año pasado, mientras que Polonia ha dicho que está en su potencial productivo».

En pera ha indicado que «la disminución viene más dada por la reducción de la superficie plantada que por los kilos producidos, pero prevemos que tendrá una buena calidad». Dado que el consumidor español valora las piezas grandes, han detectado lo que puede ser un problema de cara al consumo interior y es que «en algunos campos estamos viendo ciertas dificultades con los calibres, que son más pequeños».

Manel Simon ha retomado la palabra para reiterar como aspectos positivos que las cámaras están vacías de manzanas y peras y que la fruta de hueso tendrá una campaña corta de producción, que además va adelantada con lo que se acabará dentro de unos días y no será un competidor para la fruta de pepita.

El director general de Afrucat ha querido aprovechar la rueda de prensa virtual de esta presentación para realizar una serie de aclaraciones sobre la Covid–19 y el sector frutícola, que ha estado en el punto de mira con todo el tema de los temporeros. Simon, que ha apuntado que se han realizado más de 7.000 tests en las empresas frutícolas, ha afirmado que «la producción leridana de fruta no se verá afectada por la Covid-19 ya que el incremento de casos en esta zona no tiene nada que ver con el sector». Para añadir que «cuando se ha detectado la menor sospecha se ha enviado a casa a la persona afectada y se han iniciado los protocolos correspondientes». Por ello «ha sido irresponsable focalizar el problema en nuestro sector».

En esta presentación también ha participado el director general de Alimentación, Calidad e Industrias Agroalimentarias del DARP, Carmel Módol, que ha anunciado que desde la consejería llevaran a cabo el próximo otoño «una potente» campaña de promoción de los productos de proximidad catalanes, entre los cuales la fruta dulce.

Publicidad

  
  
 
 

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 
 
 
 


 

 

Jornadas Fruticultura