Projar estudia el manejo del riego con equipos de medición de alta tecnología

El departamento técnico de Projar ha iniciado la primera fase de un estudio con el fin de definir una estrategia de riego adecuada al cultivo cuando se incorpora fibra de coco al suelo hortícola. La compañía valenciana ha informado que este ensayo, llevado a cabo en una finca de Águilas (Murcia), “pretende fomentar y maximizar la colonización del sistema radicular de la planta en “el volumen de fibra de coco incorporada al suelo”.

El Product Manager de Projar y coordinador de este ensayo, Juan Manuel García, ha comentado que “el problema más generalizado en las explotaciones agrícolas que cultivan incorporando fibra de coco al suelo es el manejo del riego, coincidiendo con riegos de alta dotación y baja frecuencia”. Al respecto, ha explicado que “nuestro objetivo es llevar a cabo riegos de multi-frecuencia y dotaciones volumétricas constantes con el fin de aprovechar las extraordinarias propiedades físicas y químicas que la fibra de coco aporta al cultivo. De este modo, podremos ayudar al agricultor a potenciar la productividad de su plantación”.

Para saber cuál es la estrategia de riego adecuada a cada cultivo, es necesario conocer primero sus necesidades hídricas. Para ello, el método de riego deberá estar calculado en base al nivel de transpiración del cultivo, el nivel de radiación incidente y el déficit de presión de vapor. “Además de los parámetros ambientales, se tendrán en cuenta las características propias del cultivo y las propiedades físicas del sustrato. Así, se podrá determinar qué cantidad total de agua hay que aplicar en un riego y con qué frecuencia realizarla”, ha subrayado García.

Para medir y controlar todos estos valores, se han instalado una estación climática y un equipo de sensores de medición continua en el interior del invernadero. Estos equipos están formados por sondas ambientales que miden la radiación global, temperatura y humedad relativa en el invernadero, y sondas incorporadas directamente al sustrato y al suelo, para determinar la humedad, conductividad y temperatura en el entorno radicular de la planta.

La empresa ha concluido indicando que “mediante esta monitorización se pretende mantener las condiciones de humedad y conductividad homogéneas en todo el volumen físico del sustrato para lograr el máximo desarrollo radicular en la fibra de coco, además de una optimización y eficiencia del uso del agua y nutrientes”

www.projar.es

Publicidad

  
  
 

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 
 

 

Jornadas Fruticultura