Obtienen tres nuevas variedades de olivo más resistentes a la verticilosis

El Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa), organismo dependiente de la consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, ha presentado en la Oficina Comunitaria de Variedades Vegetales tres nuevas variedades de olivo, especialmente recomendables en áreas con alto riesgo de verticilosis ya que presentan una mayor resistencia a esta enfermedad. En concreto, uno de estos nuevos tipos de olivo procede de la variedad ‘Koroneiki’, mientras que los otros dos son el resultado del cruce entre ‘Frantoio’y ‘Arbosana’.

Además, estos árboles obtenidos gracias al trabajo de los profesionales de este organismo, poseen otras características agronómicas interesantes para la obtención de aceite de oliva como, por ejemplo, una alta productividad y un elevado rendimiento graso.

Este descubrimiento se enmarca en el proyecto ‘Inmegeo’, centrado en la mejora genética del olivo y que se dirige desde las instalaciones del centro Alameda del Obispo (Córdoba). Esta iniciativa cuenta con la cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

Cabe subrayar que la verticilosis del olivo, enfermedad causada por un hongo de suelo ('Verticillium dahliae Kleb'), representa en la actualidad el mayor riesgo fitopatológico en numerosas áreas de olivar entre las que se encuentran importantes zonas productoras andaluzas. Teniendo en cuenta que una de las medidas más recomendadas para el control de esta enfermedad es apostar por variedades de mayor resistencia, desde el Ifapa se ha animado tanto a los agricultores particulares como a las empresas del sector del olivar de la comunidad autónoma a ponerse en contacto con este organismo público para participar en el proyecto mediante la adhesión de su explotación a las zonas de experimentación.

Para poder obtener las nuevas variedades ha sido necesario cumplir con un complejo procedimiento iniciado con el cruce de las variedades iniciales (parentales) y que, tras la selección y registro final de los nuevos tipos de olivo, debe completarse con una serie de pruebas dirigidas a comprobar la eficacia en el campo. Al mismo tiempo, para poder analizar el comportamiento de los nuevos materiales ante la enfermedad, los técnicos del instituto realizarán ensayos de inoculación en condiciones controladas, análisis en microparcelas inoculadas artificialmente y pruebas de campo en condiciones naturales.

Publicidad

  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 
 
 
 


 

 

Jornadas Fruticultura