Nuevos tiempos para la interprofesional INTERCITRUS

Opinión Francisco Seva Rivadulla

Siempre he defendido, a lo largo de mi trayectoria profesional, el gran valor que aporta la vertebración del sector de los cítricos, que, sin duda, es clave para nuestra economía agroalimentaria. En este sentido, soy un defensor a ultranza de la interprofesional citrícola española INTERCITRUS, una entidad que a mi juicio es fundamental y esencial para el desarrollo del sector citrícola, y que ha jugado un papel fundamental para el sector de los cítricos españoles.

El nombramiento de Ramón Espinosa, secretario técnico de Jóvenes Agricultores–ASAJA Alicante como nuevo presidente de esta institución es una gran noticia, pues es un profesional con una ejemplar trayectoria en la defensa de los productores de cítricos y, además, se caracteriza por ser una persona con una gran ética y honradez, cualidades que hoy no son tan fáciles de encontrar en las personas. No me cabe ninguna duda, que se avecinan nuevos tiempos para esta entidad, y con el liderazgo de Ramón Espinosa, se convertirá en una extraordinaria interprofesional, así como desempeñará una función enormemente constructiva para el mundo de la naranja y mandarina española.

El principal reto al que se enfrenta esta organización interprofesional es conseguir un consenso de todos sus miembros, para formar un equipo humano de profesionales, que trabajen y pongan en marcha a corto plazo una campaña de promoción para la naranja y mandarina, que tengan una dimensión internacional, como las que se realizaron en antaño, que tanto éxito tuvieron.

Es un hecho, que el mundo de la naranja y mandarina española necesita una interprofesional sólida y unida, pues la unidad y cohesión son dos cualidades que caracterizarán a esta nueva etapa, en la que será fundamental el entendimiento para desarrollar un marco de dialogo que contribuya a construir una gran interprofesional.

Sé que el sector de la naranja y mandarina conoce de la extraordinaria labor que desempeñó en un pasado esta organización interprofesional, y ahora más que nunca, es fundamental y de máxima prioridad, que esta entidad vaya creciendo e impulse la promoción de estos dos cítricos, y para eso, será necesario que todo el sector se ponga de acuerdo. Y estoy convencido de que así será, pues todo el sector se merece tener una interprofesional fuerte y dinámica, e INTERCITRUS tiene que ser una de las grandes interprofesionales agroalimentarias en nuestro país.

Publicidad

  
  
 
 

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 
 
 
 


 

 

Jornadas Fruticultura