La fragmentación del sector y el cambio climático, principales preocupaciones de las CC. AA. productoras de fruta

Un sector frutícola fragmentado, disperso y poco organizado, así como la urgencia de aplicar innovaciones que permitan a los cultivos ser mucho más eficientes frente al cambio climático, son dos de las preocupaciones que más repiten los responsables de agricultura de Andalucía, Aragón, Cataluña, Comunitat Valenciana y Región de Murcia, máximas productoras de fruta en nuestro país. Todo ello se ha constatado en el webinar ‘Fruticultura: visión de las comunidades autónomas productoras’, organizado por el Consejo de Ingenieros Técnicos Agrícolas de España, donde también ha quedado patente el buen comportamiento del sector frente a la pandemia de la Covid-19 y la importancia de los técnicos en la aplicación de tecnologías e innovaciones que darán lugar a cultivos más sostenibles.

Son cinco territorios muy diferentes, pero con muchos aspectos en común. Así, han coincidido en la necesidad de que el sector sea más fuerte a nivel comercial gracias a la unión de los productores. Joaquín Olona, consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, ha sido muy claro al afirmar que «contamos con un sector que es ejemplar en su planteamiento productivo, técnico y tecnológico, pero que tiene grandes deficiencias organizativas y debemos reconocer que el sector está muy fragmentado, disperso y poco organizado».

Esta misma situación la viven en Andalucía y en la Comunitat Valenciana, esta última, con la mayor parcelación que se pueda dar en la península. Para paliarlo están trabajando en distintos apartados, tal y como ha señalado Roger Llanes, secretario autonómico de Agricultura y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana, que ha reiterado en la línea de Olona que el agrario es un sector muy desestructurado, «estamos promoviendo la colaboración y, en algunos casos, directamente la integración de las Organizaciones Productoras de Frutas y Hortalizas». Ya en 2019, esta comunidad aprobó la Ley de Estructuras Agrarias, destinada, según Llanes, «a mejorar y conseguir explotaciones más grandes, que contribuyan a no expulsar a más agricultores y propietarios de un entorno altamente competitivo». Por su parte, Vicente Pérez, secretario general de Agricultura, Ganadería y Alimentación de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de Andalucía, ha apuntado que un reto importante es la organización del sector, y en este sentido «hemos de intentar que algunas producciones puedan entrar el sistema de las Organizaciones de Productores».

 

Sostenibilidad y frente al cambio climático
La sostenibilidad y el respecto al medio ambiente ha sido otro de los puntos calientes. Desde la Región de Murcia, su consejero del Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo, ha puesto el ejemplo de la situación del Mar Menor. «En nuestra región nos miran con lupa por lo que sucede en el campo de Cartagena, donde hemos de ser capaces de demostrar que agricultura y medio ambiente son compatible», ha comentado. Tanto para estos retos medioambientales como para el cambio climático, Luengo considera que la innovación, la tecnología y el conocimiento son indispensables, «y en su aplicación los ingenieros agrícolas tienen un papel fundamental, porque nos ayudarán a ser pioneros en agricultura de precisión, como ya lo somos en la reutilización del 100% de agua que se consumen en las viviendas y en la industria de la región». El problema del agua también lo han tratado el valenciano Llanes, el aragonés Olona y  el andaluz Pérez; estos dos últimos han defendido la construcción de presas y embalses para controlar este bien tan preciado.

 

Un sector fuerte frente a la Covid–19
El comportamiento ejemplar del sector agroalimentario frente a la crisis mundial de la Covid-19, también ha sido destacado por todos los ponentes. Han reconocido que hubo mucha confusión al principio y temor al enfrentarse a una situación desconocida, pero que pese a todo no hubo ningún paro en la producción. «Trabajadores y empresarios han actuado de manera ejemplar, demostrando cuál es la labor de los agricultores, producir de la mejor forma posible y que no falte calidad, precio ni sostenibilidad», ha argumentado el secretario general de Agricultura, Ganadería y Alimentación de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía. Adaptación, resistencia y responsabilidad han sido otros de los conceptos que utilizaron los ponentes para referirse a cómo desarrolló su labor el sector agroalimentaria frente a la crisis sanitaria, económica y social de la Covid. 

 

Fruta que sepa a fruta
Desde Cataluña, el director general de Alimentació, Qualitat i Indústries Agroalimentàries de la conselleria de Agricultura, Carmel Mòdol, ha citado otro de los problemas que más acusan los consumidores, la pérdida de las bondades organolépticas de las frutas. «Con el plan estratégico de la fruta definimos un problema claro, que debido a la masificación en la demanda, la fruta llega a los mercados prácticamente verde, no en su punto de maduración, y este es un problema grave a resolver», ha indicado. Esta comunidad autónoma también está dedicando esfuerzos a la fruta de pepita, como la manzana, de la que son grandes productores, ya que este cultivo tiene menos tolerancia a la aridez climática. Por ello trabajan en el Hot Climate Programme, que en unos tres años ofrecerá resultados que servirán a los agricultores para tomar decisiones importantes en la producción de cara al futuro. En este sentido tiene claro que «el cambio climático es una realidad y deberemos utilizar mejor nuestros recursos».

Sobre los temporeros, Mòdol ha declarado que «este año tendremos una campaña que será un 99% más tranquila que la del año pasado».

 

PAC más igualitaria
La Política Agraria Común (PAC) también ha estado presente en prácticamente todas las intervenciones. En el caso de Andalucía, Vicente Pérez ha destacado que su comunidad tirará del carro de la sostenibilidad y la agricultura ecológica que reclama la PAC pero, según él, «debe haber un reconocimiento por parte de Bruselas que nos ampare frente a países terceros que entran con su producción en Europa sin tener los controles que a nosotros nos exigen», ha reclamado. Al mismo tiempo, ha resaltado que las frutas y hortalizas deben empezar a recibir los pagos básicos de la renta a través del mecanismo de la reserva nacional, «porque sería la puerta de entrada al sector de mujeres y jóvenes agricultores».

Roger Llanes, secretario autonómico de Agricultura y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana, ha expuesto que «la PAC debe estar más orientada al ámbito mediterráneo donde buena parte de nuestra fruticultura está exenta de derechos históricos».

Este webinar, que ha sido moderado por periodista agroalimentario Carlos Espatolero, ha sido el primero de un ciclo de seis que organizará el Consejo de Ingenieros Técnicos Agrícolas con motivo del Año Internacional de las Frutas y las Verduras. En junio están previstos dos webinars sobre horticultura y en el último trimestre del año tres encuentros más sobre frutas templadas, tropicales y frutos secos.

Publicidad

 
 

 
  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

   
 
  
 
  
 
 

Jornadas Fruticultura