Konstantin Kretschun, director de la División de Soluciones Agrícolas de BASF en España

Entrevista
Konstantin Kretschun, director de la División de Soluciones Agrícolas de BASF en España

‘Los criterios de sostenibilidad están firmemente integrados en nuestro proceso de I+D’

El 2021 se ha iniciado con un cambio en la dirección de la División de Soluciones Agrícolas de BASF en España. Tras varios años trabajando para esta multinacional alemana, Konstantin Krestchun ha sustituido en el cargo a Silvia Cifré, que continua en la compañía en la sede de Colonia, pero con otro rol. Aprovechamos la ocasión para hablar con Krestchun sobre su nombramiento, sus prioridades y otros temas de actualidad.

 

Tras cubrir varios cargos en la empresa, ¿qué supone para usted su nuevo destino?

Estoy muy contento y motivado con este nuevo desafío y con muchas ganas de aprender. BASF Agro en España tiene una trayectoria de éxito y un gran equipo, además de sólidos planes de crecimiento para el futuro. Estoy muy agradecido a la compañía por su confianza al asignarme este nuevo cargo, que es tanto una oportunidad como una gran responsabilidad. Mi objetivo es claro, hacer que el éxito de BASF en España se consolide aprovechando nuestra gran capacidad de innovar tanto en la protección de los cultivos como en semillas y, además, junto con la sostenibilidad y la digitalización.

Precisamente, uno de sus objetivos es potenciar una agricultura más sostenible teniendo en cuenta las necesidades de agricultores y distribución. ¿Qué estrategia seguirá?

Existe una demanda creciente de los agricultores, instituciones y consumidores de todo el mundo para que BASF aporte un mayor valor a la sociedad no solo a nivel económico, sino también social y ambiental. A través de nuestra estrategia guiada por la innovación en la agricultura, estamos a la altura de este desafío y nos focalizamos en las necesidades de nuestros clientes y de la sociedad. Estamos convencidos que es necesario encontrar el justo equilibrio en la agricultura para el éxito de los agricultores, la agricultura misma y las generaciones futuras. Estamos, además, comprometidos en hacer inversiones significativas y en cambiar nuestro enfoque para ayudar a los agricultores a alcanzar un objetivo claro: producir mejores y mayores cosechas empleando menos recursos para que la agricultura sea más sostenible.

Por lo tanto, BASF está dirigiendo activamente su oferta para los agricultores y la industria agrícola hacia soluciones sostenibles y lo hace integrando la sostenibilidad en todas las decisiones sobre nuestro negocio y nuestra cartera de productos. Por ejemplo, los criterios de sostenibilidad están firmemente integrados en nuestro proceso de I+D para identificar y desarrollar aún más aquellos principios activos que beneficien tanto a agricultores como al medioambiente.

Este nuevo enfoque está dando sus frutos. Revysol, un nuevo fungicida que vamos a lanzar en España en 2022, tiene un perfil regulatorio favorable, que se puede definir un perfil verde, lo que nos ha permitido obtener su registro en un tiempo récord. Además, nos comprometemos a ampliar nuestra gama de productos biológicos: Serifel ya es un gran éxito, y nos estamos preparando para introducir en el mercado español Velifer, un insecticida biológico.

La pandemia ha puesto en valor la digitalización. ¿Qué piensa hacer en este campo?

La digitalización está teniendo un gran impacto en la agricultura, cambiándola profundamente. Además, es clave para dar respuesta a uno de los mayores desafíos globales: el crecimiento exponencial de la población mundial. Más personas en nuestro planeta van a necesitar más comida para alimentarse. Por ello, los agricultores han de poder producir más alimentos. Sin embargo, es muy difícil incrementar las áreas de producción agraria sin afectar a la biodiversidad, que reside mayoritariamente en las áreas naturales, que habría que convertir a la agricultura. Por eso, los agricultores necesitan ser cada día más eficientes y producir más con las tierras que ya tienen a su disposición. Y aquí es donde la tecnología juega un papel fundamental. Tomamos los datos sobre las condiciones climáticas que nos llegan desde los satélites y que están elaborados en base a siglos de datos históricos y los combinamos y analizamos con la información que recibimos de un campo en concreto, en cuestión de segundos gracias a los DDS, o sistemas de soporte a la toma de decisiones (Decision Support System). Estos sistemas indican al agricultor qué cultivo elegir, qué semillas sembrar y qué productos aplicar para maximizar la cosecha empleando los mínimos recursos. Estas informaciones luego pasan a su pulverizador, tractor o dron, para que pueda hacer una aplicación de precisión. Llegará pronto el momento en que el tractor podrá llevar a cabo la aplicación sin necesidad de que el agricultor esté presente en el campo. Todas estas innovaciones crearán un mercado enorme para los servicios digitales. Esta es nuestra visión de lo que será la agricultura en el futuro, y desde BASF queremos promover este cambio proactivamente.

Nuestra compañía ya ofrece soluciones digitales para la agricultura: BASF Agrigenio Vite y Xarvio Field Manager. Ambos, son sistemas de soporte a la toma de decisiones, uno para los cultivos intensivos y el otro para los extensivos. Basándonos en nuestra experiencia digital pionera en agricultura y en las colaboraciones con socios tecnológicos, proporcionamos soluciones digitales que aportan valor al trabajo de los agricultores facilitando el uso de los productos BASF y la gestión de las explotaciones. Entre nuestros próximos pasos en esta dirección está la introducción de nuevos modelos de negocios basados en resultados como Xarvio Healthy Fields, que va más allá y permite aprovechar todavía más el potencial digital.

¿Qué productos tienen en cartera para lanzar al mercado en fruticultura?

Próximamente, lanzaremos Revyona, una nueva generación de fungicida para frutales formulado a base de nuestra nueva materia activa Revysol, que, como ya he comentado, se caracteriza por su perfil sostenible y su amplio espectro. Y, más adelante, lanzaremos el insecticida Axalion, único representante de una nueva clase química descubierta por BASF, respetuoso con el medio ambiente y que será un referente para los agricultores por su eficacia y gestión de resistencias. Tanto Revyona como Axalion son soluciones que ayudarán al agricultor a mejorar la protección de sus cultivos.

Este 2021 es el Año Internacional de las Frutas y Verduras. ¿Cómo ve al sector frutícola a nivel nacional y también internacional?

El sector, tanto nacional como internacional, está muy comprometido en producir alimentos saludables; y aumenta su tecnificación para alcanzar los estándares que exigen los mercados y la política para poder suministrar frutas y verduras con la máxima calidad y seguridad alimentaria. Sin embargo, el sector sufre por los nuevos requisitos que ha de cumplir como los límites de residuos, las nuevas enfermedades y plagas que aparecen en campo y la falta de soluciones para combatirlas.

I.F.

Publicado en Revista de Fruticultura nº80

 

 

Publicidad

 

 
  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

   
 
  
 
  
 
 

Jornadas Fruticultura