Intercitrus alerta de la pérdida de competitividad frente a la oferta de países terceros

La Interprofesional Citrícola Española (Intercitrus) solicitó al director general de Industria Agroalimentaria del Ministerio de Agricultura, José Miguel Herrero, un encuentro ‘urgente’ con el ministro del ramo, Luis Planas, a mediados de septiembre. A finales de octubre, tras una Comisión Permanente seguida de otra de Gobierno, los miembros de Intercitrus acordaron, tras casi un mes y medio sin respuesta a la petición anterior, insistir en reclamar esta reunión dada la situación «límite» que se vive en el mercado.

Las organizaciones miembros, quieren trasladar a Planas los graves problemas ocasionados en el inicio de esta campaña y que se arrastran desde el final de la pasada por la sobreoferta generada por las importaciones masivas de cítricos procedentes del hemisferio sur a precios muy bajos. Envíos que, según indican, «se benefician de la falta de reciprocidad en cuanto a las condiciones laborales, fitosanitarias, medioambientales e incluso de derechos humanos de la competencia foránea frente a la oferta europea». Un proceso que «está acelerando la progresiva pérdida de competitividad de las naranjas y mandarinas españolas en el mercado comunitario».

El fuerte incremento de los costes de producción (electricidad, combustible, fertilizantes o fitosanitarios) está coincidiendo con una brusca caída de los precios en origen y a pie de almacén. Al resepcto, Intercitrus ha señalado que «la concurrencia en el mercado de esta oferta barata, fundamentalmente ahora procedente de Sudáfrica pero antes y durante buena parte del verano también de Egipto, han complicado hasta el extremo la salida de las satsumas y clementinas precoces españolas y están retrasando la de las primeras naranjas de temporada, fundamentalmente de la variedad 'Navelina'».

La presidenta de la interprofesional, Inmaculada Sanfeliu, ha explicado que «el final de la temporada pasada ya se complicó en extremo porque Egipto prolongó con mayores volúmenes su campaña de naranjas a Europa a precios muy bajos –inalcanzables para España– y con el inicio de la presente está siendo Sudáfrica quien la está alargando, saturando los mercados con una oferta igualmente barata». Para añadir que «el resultado es que desde hace meses que las cámaras de frío holandesas o alemanas están repletas de naranjas y, en menor medida, de mandarinas foráneas, que no han dejado espacio a la oferta española. Lo peor es que la gran distribución europea se está acostumbrando a precios con los que no podemos competir y esta campaña podría consolidarse el proceso de sustitución de sus proveedores».

Intercitrus ha denunciado que Sudáfrica, dadas las altas interceptaciones portuarias europeas por ‘Mancha negra’, «está combatiendo esta plaga recurriendo a los fungicidas menos adecuados pero más económicos, reduciendo costes a costa de un mayor riesgo de contagio de esta enfermedad a las plantaciones europeas». Egipto, por su parte, «acumula este 2021 hasta 39 alertas alimentarias porque en sus partidas de cítricos se detectó que, bien superaban los límites máximos de residuos, bien contenían fruta tratada con pesticidas prohibidos a los agricultores europeos como el Clorpirifos o el Metil-clorpirifos. Con tales insecticidas, vetados en la UE, reduce de forma desleal las mermas en su producción por plagas».

Por otra parte, en la última reunión de la interprofesional se acordó hacer un llamamiento al sector para que la recolección se realice en el momento óptimo de maduración del fruto, atendiendo a las peculiaridades de cada variedad y lugar de producción.

Publicidad

  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito


Entra en el Kiosco para accecer a tus suscripciones, descargar revistas en abierto, comprar ejemplares, ...

Publicaciones recomendadas

 
   
 
  
 
  
 
 

Jornadas Fruticultura