Importantes daños por adversidades climáticas en los cerezos del Jerte y La Vera

La fuerte tormenta de agua y granizo que descargó el pasado martes en numerosos términos municipales del Valle del Jerte y la comarca de La Vera ha arrasado con miles de hectáreas de cerezas. “Estamos evaluando los daños con nuestros técnicos, pero ya podemos adelantar que la dimensión del granizo es muy grave y tenemos daños visibles en la mayoría de las explotaciones”, destaca la vicesecretaria general de UPA-UCE, Antonia Alcalá.

En un momento en el que todavía se está siguiendo el alcance de la última granizada que afectó principalmente a la zona de las Vegas Altas del Guadiana, en la tarde del martes se registró una nueva fuerte tormenta de lluvia y granizo que ha destrozado gran parte de las plantaciones dedicadas al cerezo en el norte cacereño. Hasta ahora, Valdastillas, Cabrero, Casas del Castañar, Piornal, Barrado, Arroyomolinos y Pasarón de la Vera han sido los términos municipales más afectados.

Este granizo ha afectado a una zona muy extensa y ha dañado tanto las variedades de cereza más tempranas como las tardías. Todavía es pronto para conocer la magnitud exacta de los daños pero haremos un seguimiento durante los próximos días para poder ofrecer más datos”, mantienen desde UPA-UCE Extremadura.

Esta organización agraria reclama a la administración “un seguimiento de los daños con el objetivo de estudiar qué medidas se pueden establecer para apoyar a los agricultores afectados y ayudar a paliar esta situación”.

 

Pérdidas de más de 4 millones de kg
Esta demanda de UPA-UCE se suma a la de hace unos días de la Unión de Extremadura que denunciaba pérdidas de más de 4 millones de kg de cerezas por adversidades climáticas. Así, esta organización ha informado en un comunicado que el frío y la humedad que tuvieron lugar los días 30 y 31 de marzo, y que todavía persisten, están ocasionando un grave problema sanitario en las producciones de cerezas de todo el norte de la región extremeña, ya que cuando se juntan ambos efectos climáticos “los cerezos son atacados por la monilia, una enfermedad que es de muy difícil control si las condiciones climáticas no cambian, ya que los tratamientos preventivos y curativos no son efectivos con estas adversidades climáticas”. Así, el 6 y 7 de abril se empezaron a notar los efectos de esta enfermedad que “ha provocado daños  a más del 10% de la superficie de cerezos del Valle del Jerte y de la  vera, alrededor de 800 hectáreas y se van a producir, a priori, unas pérdidas de más de 4 millones de kilos de cerezas”.

Según esta organización agraria, el problema se agrava porque no solamente se pierde la cosecha de una campaña, sino que el árbol queda debilitado y las secuelas de la enfermedad se notan en campañas posteriores; debido a la falta de coberturas del seguro agrario, estas plantaciones no están aseguradas en su mayoría, y al ser considerada por Agroseguro una enfermedad, los daños que se producen no son indemnizables.

Ante la situación generada, Unión Extremadura y la Asociación del Valle del Jerte y Comarcas vecinas ha enviado un escrito a la Consejería de Agricultura de la Junta de Extremadura para que los técnicos de la misma “se personen para hacer una valoración de los daños producidos, asesorar de los posibles tratamientos para intentar paliar los problemas futuros y para estudiar el incorporar esta circunstancia en el seguro de la cereza de Cáceres que se tendrá que negociar para que sea atractivo para los productores”.

Publicidad

  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 
 
 
 


 

 

Jornadas Fruticultura