Finaliza el proyecto SoilCare para mejorar la rentabilidad y sostenibilidad agrícola

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tras una prórroga de 6 meses debido a la Covid–19, ha finalizado el proyecto SoilCare, cuyo objetivo ha sido identificar y evaluar sistemas de cultivo mejoradores del suelo y técnicas agronómicas que aumentan la rentabilidad y la sostenibilidad de la agricultura en Europa, que está amenazada por la pérdida de competitividad debido al intensivo uso de inputs.

Un equipo compuesto por siete investigadores de los Departamentos de Agronomía y Economía y Empresa de la Universidad de Almería (UAL), que han participado en el proyecto junto con 28 instituciones de 16 países, ha evaluado prácticas de cultivo sostenibles y ha analizado su impacto económico y las barreras existentes para que los agricultores las adopten. Los investigadores de la UAL han hecho ensayos prácticos en dos parcelas experimentales de nectarina (en Agua Amarga) y olivo (en Tabernas).

En la parcela de Tabernas, donde ya se practicaba un control exhaustivo del riego, «los ensayos han tenido como objetivo determinar si la adopción de riego deficitario controlado, en lugar de riego deficitario continuo, podría aumentar la rentabilidad del cultivo y mejorar calidad del suelo». El fundamento de este ensayo ha sido aplicar menos agua en los olivares durante los períodos menos sensibles mientras se ha aumentado la cantidad de agua durante las fases críticas de floración y cuajado de frutos. En ambas estrategias de riego se ha comparado también el uso de cubiertas vegetales temporales con el laboreo mínimo.

Por su parte, en Agua Amarga, en una plantación de nectarina, se ha comparado el uso del riego deficitario controlado y de cubiertas vegetales temporales, espontáneas o sembradas, frente al riego pleno y el uso de herbicidas para el mantenimiento del suelo usados como control. En este caso, aunque no se han obtenido diferencias significativas, «sí se han observado beneficios en algunos de los tratamientos de manejo de suelo alternativos, como un aumento de la producción en uno de los dos años de ensayo». Asimismo, «el notable ahorro de agua logrado por el riego deficitario controlado frente al control no ha sido perjudicial y no ha reducido ni la cantidad, ni la calidad de la cosecha, por lo que también ha agregado un mayor beneficio económico debido al ahorro en riego».

Como resultado de los experimentos, los agricultores han decido aplicar los tratamientos bajo ensayo y adoptar el riego deficitario controlado, como estrategia de riego en ambas fincas experimentales y, en el caso de Agua Amarga, «incrementar el ahorro de agua reduciendo su consumo futuro en un 25%».

Publicidad

  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito


Entra en el Kiosco para accecer a tus suscripciones, descargar revistas en abierto, comprar ejemplares, ...

Publicaciones recomendadas

 
   
 
  
 
  
 
 

Jornadas Fruticultura