Fernando Gómez Molina, director de Proexport

Entrevista
Fernando Gómez Molina, director de la Asociación de Productores–Exportadores de Frutas y Hortalizas de la Región de Murcia

‘Buscamos lograr un mayor equilibrio entre la oferta y la demanda de frutas y hortalizas’

El director de la Asociación de Productores–Exportadores de Frutas y Hortalizas de la Región de Murcia (Proexport), Fernando Gómez Molina, alerta del retroceso de las plantaciones de tomate por la «competencia desleal de Marruecos», reclama una planificación estatal de la política hídrica y valora el esfuerzo de las empresas por afianzar las relaciones comerciales con Reino Unido para no perder el mercado, aunque avisa de que está firmando acuerdos comerciales con países fuera de la Unión Europea, que compiten con su producción gracias a condiciones de producción, medioambientales y laborales mucho más laxas.

 

El 10% de la fruta y hortaliza que se exporta en España sale de las empresas asociadas. ¿Qué producción está ganando superficie? ¿Retrocede alguna?

Las producciones de nuestros asociados están especializadas en cultivos hortícolas. La lechuga es el principal producto en nuestra asociación y, además del tipo iceberg, se está registrando cada vez más importancia en otro tipo de variedades de hoja, debido a que estos cultivos nutren las bolsas de ensaladas que están teniendo cada día más auge entre los consumidores.

Otro cultivo que ha adquirido mayor importancia en los últimos diez años es el brócoli, gracias a las campañas de promoción del consumo que han logrado incrementar su preferencia entre los consumidores, especialmente a nivel nacional.

En cambio, estamos viendo un retroceso en las plantaciones de tomate, que ocupaban un lugar destacado en las producciones murcianas, pero que la competencia desleal de Marruecos ha hecho retroceder. Por el contrario, el pimiento está aumentando en importancia en las exportaciones murcianas, debido a que su calidad es muy apreciada a nivel internacional.

También melón y sandía han bajado esta campaña, aunque la sandía creció durante los últimos años debido al buen trabajo varietal que se ha hecho en el sector.

En su última asamblea Proexport abordó la falta de agua como una de las principales amenazas para el sector. ¿Qué soluciones plantean?

Necesitamos que se planifique a nivel nacional toda la política hídrica. El único trasvase que está teniendo problemas en toda España, debido a que es el único que contempla un reparto entre distintas comunidades autónomas, es el del Tajo–Segura. Por este motivo, en materia hídrica no se puede separar España en territorios, ya que como la electricidad, el gas y tantos otros recursos, el agua es un bien fundamental que discurre entre diferentes comunidades autónomas y es imprescindible para el desarrollo de los territorios y el mantenimiento del tejido productivo. Hay agua suficiente en España para repartir y seguir manteniendo un nivel medioambiental óptimo en las distintas cuencas. Lo que hace falta es una política hídrica nacional que no dependa de los votos y los rumbos políticos de cada comunidad autónoma. Atender a criterios técnicos en la planificación hídrica nacional sería la solución.

¿Qué otros retos tiene la asociación?

Afrontamos un cambio en la política agraria europea que impone modificaciones a nuestras formas de producción, que ya se han producido en muchos casos. Los importantes avances que han implementado nuestras empresas agrícolas en los últimos años son desconocidos por muchos y debemos trasladar a toda la sociedad que cultivamos con las máximas garantías para el medioambiente, los consumidores y los trabajadores del campo. Por eso, en Proexport vamos a seguir apostando por acciones que trasladen a toda la sociedad la importancia de apostar por las frutas y hortalizas europeas. También buscamos lograr un mayor equilibrio entre la oferta y la demanda de estos productos, garantizando que el mercado no deje en desventaja a los productores frente a la gran distribución y los compradores internacionales.

CuTE–4you es una de sus últimas campañas. ¿En qué consiste?

La campaña CuTE–4You, en la que participa Proexport junto a otras muchas asociaciones hortofrutícolas españolas, cuenta con un presupuesto de 922.000 euros y cofinanciación de la UE. Su objetivo es contribuir a restaurar las condiciones normales del mercado tras los múltiples impactos de Covid–19, resaltando los valores del sector europeo de frutas y hortalizas. Nuestra agricultura tiene un peso del 19,8% de la producción agrícola total; cerca de cinco millones de hectáreas y un valor superior a los 52.000 millones de euros, que ofrece, además, alimentos asequibles y de alta calidad a 511 millones de consumidores. Además, el sector preserva el patrimonio tradicional, cultural y natural de Europa y es un motor de empleo y de desarrollo rural.

¿En qué ha cambiado la pandemia a Proexport?

Nuestras empresas emprendieron la adaptación a la pandemia, nada más decretarse el Estado de Alarma. Recordamos que el sector hortofrutícola, declarado esencial, no dejó ni un minuto de trabajar para poder abastecer a todos los consumidores de frutas y hortalizas frescas, mientras muchos estaban encerrados en casa. Asimismo, respondieron, al tiempo que adaptaban sus instalaciones y la organización de sus equipos para evitar contagios y ofrecer la máxima seguridad a sus trabajadores. Además, han salido fortalecidas porque han demostrado la importancia de nuestro sector para el conjunto de la sociedad. ¿Qué hubiera pasado si dependiéramos que las importaciones de frutas y hortalizas y los lineales de los supermercados se tuvieran que llenar con producciones de otros países?

¿Cómo valora la reforma de la Ley de la cadena alimentaria?

Plantea ciertas dificultades prácticas de aplicación para el sector hortofrutícola como la obligación de incluir de manera expresa en los contratos los costes de producción, pues es una información que solo conoce el vendedor del producto y resulta complicado aplicarlo en el caso de las subastas. Por otro lado, en situaciones de crisis de precios, la cláusula que obliga a vender por encima de los costes efectivos de producción, puede provocar que el productor agrario no pueda comercializar el producto, perdiendo todo su valor.

¿Cómo han afrontado Brexit desde la asociación?

Nuestras empresas afianzaron sus relaciones comerciales con Reino Unido para no perder el mercado y, por este motivo, siguen trabajando con sus clientes ingleses. Pero este país está firmando acuerdos comerciales con países de fuera de la UE, que compiten con nuestras producciones, gracias a condiciones de producción, medioambientales y laborales mucho más laxas.

Su trabajo se diferencia en los mercados por la calidad y el respecto a los valores sociales y medioambientales que rigen la política comunitaria, pero Europa deberá proteger a sus productores ya que la competencia con terceros países es muy dura y muchos clientes eligen precio, lo que puede repercutir en nuestras exportaciones a Gran Bretaña en el futuro.

Rosa Matas.

Publicado en Revista de Fruticultura nº82

Publicidad

  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito


Entra en el Kiosco para accecer a tus suscripciones, descargar revistas en abierto, comprar ejemplares, ...

Publicaciones recomendadas

 
   
 
  
 
  
 
 

Jornadas Fruticultura