Ensayan un sistema de contagio con hongos contra la plaga de la mosca del Mediterráneo

La Consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana, Mireia Mollà, ha presentado un nuevo sistema para reforzar la lucha contra la plaga de la mosca del Mediterráneo (Ceratitis capitata) basado en la utilización de hongos entomopatógenos y que vendría a reforzar aún más la eficiencia del programa que viene aplicándose ya contra el referido insecto mediante la suelta masiva de machos estériles.

El proyecto presentado, que todavía se encuentra en fase experimental, consiste en infectar a los machos esterilizados con el mencionado tipo de hongo, que es inocuo para las personas, pero capaz de producir una elevada mortalidad en las poblaciones silvestres de Ceratitis. La liberación de estos insectos esterilizados e impregnados con hongos entomopatógenos, provoca una enfermedad letal en los individuos silvestres, tanto a través del apareamiento con las hembras como en la formación de los grupos de machos que compiten por esas hembras.

La Consellera ha explicado que «se trata, en definitiva, de desencadenar un contagio en las poblaciones de mosca utilizando a los propios ejemplares estériles como vectores de transmisión de la enfermedad, lo cual complementaría y optimizaría todavía más la eficacia del programa contra la Ceratitis que se sigue en la Comunitat Valenciana».

Los resultados preliminares de este nuevo procedimiento se conocerán este año y a partir de los mismos se podrá realizar una evaluación detallada de su alcance.

Mollà, acompañada por el secretario autonómico de Agricultura, Roger Llanes, y el director general de Agricultura, Antonio Quintana, ha visitado las instalaciones de la bioplanta ubicada en Caudete de las Fuentes (Valencia) donde, desde 2007, se lleva a cabo el desarrollo y tratamiento de los insectos para su esterilización y posterior suelta masiva. Los machos, al ser estériles, no logran fecundar a las hembras silvestres, que ya no pueden causar daños en los cultivos al depositar sus huevos en el fruto porque lógicamente esos huevos son inviables.

Los éxitos obtenidos con este método de lucha biológica, que se refuerza con el reparto masivo de trampas entre los agricultores, «son apabullantes». La consellera Mireia Mollà ha señalado al respecto que «gracias a este sistema, totalmente respetuoso con el medio ambiente, se ha conseguido reducir en más de un 95% las aplicaciones de insecticidas por medio aéreos, al tiempo que el descenso de las poblaciones de mosca del Mediterráneo donde se liberan machos estériles se aproxima al 50%».

Además, y con el objeto de contribuir positivamente a la preservación del medio ambiente, la bioplanta de Caudete de la Fuentes maneja un proyecto para instalar, entre otras cosas, placas solares, una marquesina fotovoltaica, una caldera de aceite término alimentada con biomasa y un sistema de depuración de aguas que permitirá mejorar al máximo la eficiencia energética de sus instalaciones. 

Publicidad

 
 

 
  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

   
 
  
 
  
 
 

Jornadas Fruticultura