El temporal destroza infraestructuras agrarias y cultivos

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) ha alertado de que el paso de la DANA por la Comunitat Valenciana a principios de septiembre ha acarreado tormentas con lluvias torrenciales, aparato eléctrico y fuertes rachas de viento que han provocado daños localizados en la agricultura valenciana, sobre todo en la comarca castellonense del Baix Maestrat y de manera especial en la mitad norte del término de Vinaròs, lindando con Alcanar (Tarragona), y en menor medida en zonas interiores de Valencia. Por el contrario, en el resto de zonas y en líneas generales las lluvias han resultado beneficiosas porque contribuyen a aumentar el calibre de las producciones pendientes de recolección, limpiar los árboles y ahorrar en riegos.

Asociados de AVA-Vinaròs han constatado graves afectaciones en los cultivos, principalmente cítricos y hortalizas de temporada, tanto en forma de pérdida de hasta el 100% de la cosecha como, incluso, en el arranque de árboles jóvenes. En el caso de los campos anegados por el agua, los agricultores deberán asumir sobrecostes económicos para salvar la producción a causa de la necesidad de realizar tratamientosfungicidas. Parte de la superficie afectada, que podría superar las 2.000 hectáreas según una primera valoración de urgencia, ya sufrió a principios de agosto un temporal de pedrisco y ahora la DANA viene a agravar las pérdidas.

En el término de Benicarló, la asociación lamenta afecciones de producción en la uva, con la vendimia inminente. Por todo ello, la organización agraria pide a las administraciones que pongan en marcha ayudas directas y medidas fiscales dirigidas a aliviar las pérdidas de los agricultores afectados por estas nuevas adversidades climáticas.

Por su parte, la Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña (FCAC) muestra su preocupación por que la fuerte tormenta y los aguaceros posteriores de principios de septiembre puedan tener consecuencias negativas para el sector agrario de las poblaciones del sur de las Tierras del Ebro. En el caso de los cítricos, las zonas más afectadas se localizan en los municipios de Alcanar y Sant Carles de la Ràpita donde la fuerte precipitación inundó numerosa superficie de cultivo y ha provocado daños en infraestructuras vinculadas a las explotaciones (instalaciones de riego destruidas, caminos que se tendrán que rehacer, márgenes, instalaciones auxiliares, dificultades de acceso a las explotaciones, daños en árboles que habrá replantar ...). Habrá que evaluar, en función del tiempo en que se mantengan las plantaciones inundadas, cuáles pueden llegar a ser los daños en los árboles si se ven afectados por asfixia radicular o problemas de sanidad vegetal. De entrada, toda la superficie de cítricos de Alcanar estaría afectada y al menos un 50% tendría daños graves. En cambio, en el interior de la comarca del Montsià, con presencia mayoritaria de olivo, las precipitaciones han sido importantes pero sin provocar incidencias, por lo que serán beneficiosas para el cultivo.

La FCAC solicita que se haga una valoración de los daños correcta y rápida por parte de los diferentes agentes, así como un seguimiento de las afectaciones para evaluar las pérdidas en los diversos cultivos y que éstas se tengan en cuenta para la reducción de módulos de del IRPF debido a la pérdida de ingresos de los socios productores que se prevé para esta campaña.

Publicidad

  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 
   
 
  
 
  
 
 

Jornadas Fruticultura