El CGC alerta del impacto que tendrá eliminar aranceles al zumo brasileño

Pese a que el tratado de la UE con Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) se anunció el 28 de junio, a día de hoy ni la Comisión ni el Gobierno español han aclarado al sector citrícola las condiciones concretas del mismo, según ha indicado en un comunicado el Comité de Gestión de Cítricos (CGC). En cambio, apunta que el Ministerio de Agricultura de Brasil «ya lo ha hecho: los aranceles al zumo de naranja concentrado brasileño desaparecerán progresivamente en 10 años y los del zumo 100% exprimido lo harán antes, en 7». Asimismo, los derechos aduaneros para las importaciones de naranjas y mandarinas en fresco, a falta de mayor detalle, «también se eliminarán».Balsa de secado de los restos de naranja. Los cítricos pueden provocar problemas ambientales por los lixiviados que generan.

Con tales parámetros, el CGC ha alertado del «impacto directo» que a medio plazo este acuerdo provocará en la actividad de las plantas procesadoras de zumo de nuestro país, lo que a su vez «repercutirá mermando los ingresos de los citricultores». En este sentido, «la falta de un destino cierto para las, entre 650.000 y 800.000 toneladas (t) de naranjas no aptas para el mercado en fresco que cada año se cosechan y que se valorizan con el zumo no sólo tendrá graves repercusiones económicas para el productor sino que amenaza con degenerar en un problema medioambiental añadido derivado de la gestión de los lixiviados de la fruta».

La competencia en Europa entre dos citriculturas líderes pero antagónicas como la brasileña –dedicada casi en exclusiva a la industria de zumos– y la española –que trabaja para el mercado en fresco– sin los aranceles que hasta hoy protegían a los productores europeos es, a juicio del CGC, «muy complicada». Nuestro país, siendo el cuarto/quinto mayor productor de cítricos (unos 7,5 millones de t) y el sexto en naranja, comercializa en fresco 5,6 millones de t y con 3,7-4,2 millones de t por temporada es el primer exportador en fresco. Pero lo es, según el Comité «gracias al mercado comunitario, donde dirige el 91-93% de sus ventas exteriores y también la práctica totalidad de lo que transforma en zumo. Brasil, por contra, pese a ser el segundo productor de cítricos y el primero en naranjas, apenas las exporta en fresco pero sí es con mucha diferencia el gran procesador de zumos del planeta». El mercado europeo, en cuanto al zumo ‘100% exprimido’ se refiere, ya tiene un reparto desigual, «ya que España aglutina ventas por un volumen de 250.000/300.000 t pero Brasil casi triplica ésas cifras».

El CGC considera que los costes del modelo agrario brasileño basado en el zumo son inalcanzables para la citricultura española, «ya que producir una naranja en el país sudamericano es al menos tres veces más barato y recogerla hasta diez». Con este sistema en el campo, a su vez, se generan economías de escala en el proceso de transformación y en la logística para su venta (un 95% del zumo brasileño se exporta).

«Reforzar las posiciones en Europa de la oferta brasileña ya mayoritaria de zumos gracias a la eliminación de los aranceles, permitirá bajar si cabe más los precios, lo que inevitablemente arrastraría a la industria española». Además, según el Comité de Gestión de Cítricos los requerimientos medioambientales, fitosanitarios y sociales de Brasil son mucho menos exigentes que en la UE. Su citricultura, además, «es conocida por los altos niveles de afección de las enfermedades más temidas: ‘mancha negra’ (Citrus Black Spot, CBS), la Clorosis Variegada de los Cítricos (CVC), el Citrus canker o el Citrus greening (HLB)». Para frenar la expansión del insecto que extiende esta última bacteria, «los grandes productores recurren a entre 18 y 24 pulverizaciones aéreas (práctica prohibida en la UE) con neonicotinoides de uso muy restringido o prohibidos en Europa por su toxicidad e impacto ambiental».

Como conclusión, el presidente del CGC, Manuel Arrufat, ha manifestado que «la eliminación de los aranceles perjudicará a la industria española transformadora, afectando a decenas de miles de citricultores españoles; mientras que en Brasil tan solo favorecerá a tres multinacionales, no a los pequeños/medianos productores brasileños».

El CGC, además, ha alertado sobre el problema medioambiental que supondría que los citricultores no puedan desviar a la industria de zumos la fruta con defectos en la piel o con falta de calibre pero buena calidad organoléptica. Ese porcentaje de entre el 15 y el 20% de la cosecha que no se podrá, en su caso, recolectar «se podría convertir en residuos sin aprovechamiento generando lixiviados, que pueden contaminar los suelos y las aguas cuando no multiplicar la presencia de hongos y plagas en el campo».

www.citricos.org

Publicidad

  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito


Entra en el Kiosco para accecer a tus suscripciones, descargar revistas en abierto, comprar ejemplares, ...

Publicaciones recomendadas

 
 
   
 
  
 
    

Jornadas Fruticultura