El 81% de la superficie española de pistacho se encuentra en Castilla-La Mancha

Castilla–La Mancha representa ya el 81% de la superficie cultivada de pistacho en toda España, situándose como líder en continuo crecimiento y cada vez con mayor aceptación por parte de los agricultores. Así, concentra 38.000 hectáreas de las 46.000 ha que hay en todo el estado, un dato que año tras año se incrementa, habiendo pasado de las 6.000 hectáreas en 2015 a las 38.000 actuales. Destacan por encima del resto las provincias de Ciudad Real y Toledo, con cerca de 12.300 ha y 10.700 ha, respectivamente.

Según los datos del Centro de Investigación Agroambiental ‘El Chaparrillo’, dependiente del Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Forestal de Castilla–La Mancha, gestionado por la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, en 2020 se han plantado en la región 7.800 hectáreas, lo que ha supuesto un aumento de más del 20%, dos puntos superior a la media de aumento de plantación nacional, que se sitúa en un 18% de crecimiento respecto al 2019.

Si Castilla–La Mancha es la región de Europa con mayor superficie, lo es también en mayor producción. Sin datos oficiales aún de la última campaña, se estima que en esta región se recogerán alrededor de 2.800 toneladas, frente a una previsión de 4.000 t a nivel nacional.

Un aspecto relevante es que el 80% de las plantaciones de la región se desarrollan en secano y alrededor del 35% se mantienen en ecológico. El rendimiento medio (frutos secos al 6% de humedad y en cáscara) en secano, a partir del octavo año es de 1.000 kg/ha/año. En regadío, a partir del sexto y hasta el décimo, con un aporte de agua de 1.500 m3/ha/año, el rendimiento medio es de unos 1.500 kg/ha, y desde el décimo al vigésimo año, con 3.000 m3/ha/año, es de 2.000–2.500 kg/ha.

Publicidad

  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

   
 
  
 
  
 
 

Jornadas Fruticultura