Cataluña arranca solo 1.275 hectáreas de fruta de hueso de las 2.000 previstas

La consellera de Agricultura catalana, Teresa Jordà, ha presentado el pasado jueves el balance del plan de la fruta dulce 2017–2020, con el que ha ejecutado 10 millones de euros, seis para incentivar el arranque frutal de hueso. Aunque era una reivindicación muy reclamada por el sector, los agricultores finalmente han arrancado 1.275, una cifra muy inferior a las 2.000 hectáreas previstas.

A escasos meses de las elecciones catalanas, Jordà calificó de «excelente» el plan que incluye diez medidas. A su juicio tiene resultados «muy satisfactorios» y «ya se están notando los efectos».

En este período, la Conselleria ha endurecido los controles de los contratos para evitar prácticas comerciales abusivas, garantizar precios justos, y garantizar pagos a 30 días para productos perecederos y 60 días para el resto de productos agroalimentarios.

Entre 2017 y 2018 Agricultura impuso veinte infracciones leves por ausencia de contratos y 13 de graves por pago fuera de plazo según la Conselleria que no incluye en esta relación casos de 2019 que todavía están en fase de tramitación.

En el campo de la internacionalización, la consellera ha avanzado que el conseller de Exteriores Exteriores, Bernat Solé, creará la figura del agente de promoción comercial en mercados estratégicos a través de las delegaciones de la Generalitat de Catalunya. «Comenzaremos por 4 mercados: Estados Unidos, México, Reino Unido y Alemania», ha afirmado Jordà.

Jordá ha citado entre las acciones del plan el impulso de las extensiones de norma de las circunscripciones económicas, el apoyo al observatorio de precios y las promociones para aumentar del consumo de fruta.

Por otra parte, la titular de Agricultura ha avanzado que la Conselleria iniciará el 10 de diciembre una campaña para estimular el consumo de producto de proximidad con el lema 'Bueno para ti, bueno para todos' y «presentará la marca de país ‘Catalunya, donde la comida es cultura', creada para identificar los alimentos de Cataluña».

El Gobierno catalán ya aprobó en agosto la marca para identificar la estrategia alimentaria de Cataluña con el objetivo de reforzar las producciones agroalimentarias y la gastronomía catalanas y dotarlas de homogeneidad comunicativa tanto a la interior del país como en el exterior.

La marca está representada por las letras CAT dispuestas de forma alegórica en un plato.

Está previsto que en el exterior el eslogan se muestre en diferentes idiomas, principalmente el inglés: 'Cataluña, where food is culture’.

El sector agroalimentario es el primero de la economía catalana y uno de los sectores exportadores más dinámicos. Genera un volumen de negocio de 38.205 millones de euros, lo que equivale al 16,28% del PIB de Cataluña. 
Rosa Matas.

Publicidad

  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 
 
 
 


 

 

Jornadas Fruticultura