AVA–ASAJA y LA UNIÓ reclaman compensaciones de 120 millones de pérdidas por el Cotonet de Sudáfrica

Centenares de agricultores convocados por la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA–ASAJA) y La UNIÓ de Llauradors i Ramaders han reclamado ante la Delegación del Gobierno en Valencia la autorización de herramientas de lucha eficaces y el pago de compensaciones por los daños ocasionados por la plaga del Cotonet de Sudáfrica, cuyas pérdidas durante la próxima campaña citrícola superarán los 120 millones de euros en la Comunitat Valenciana (6 millones por el coste de los tratamientos y 114 millones por perjuicios directos sobre la fruta).

Con el lema ‘Nuestros cítricos están en peligro. Soluciones para el Cotonet ya’ y con el respaldo de FEPAC–ASAJA Castellón, UPA–PV y el Comité de Gestión de Cítricos, la concentración hizo hincapié en la descoordinación y el enfrentamiento entre las distintas administraciones competentes –autonómica, nacional y europea– para aportar soluciones que permitan garantizar la sanidad vegetal en la agricultura valenciana.

El presidente de AVA–ASAJA, Cristóbal Aguado, ha rechazado «el juego de tenis que están disputando la conselleria de Agricultura y el Gobierno central, cuando todos tienen culpa en el problema de las plagas y enfermedades agrarias. El Gobierno no evitó la entrada del Cotonet por el puerto de Sagunto y la Generalitat tampoco hizo los deberes para erradicarlo. Luego está la Unión Europea, cuya política fitosanitaria suprime materias activas sin ofrecer alternativas viables, lo que dispara el desperdicio alimentario y arruina a los agricultores».

Por su parte, el secretario general de LA UNIÓ, Carles Peris, ha reprochado que «nos hacen la vida imposible, somos un auténtico coladero de plagas y encima, mientras a los agricultores europeos nos prohíben cada vez más materias fitosanitarias, dejan entrar importaciones de países terceros que siguen utilizando esas mismas sustancias, lo que genera una competencia desleal. La Generalitat da ayudas a todos menos a los agricultores y cuando nos prometen algo, después no lo cumplen. En cuanto al ministro de Agricultura, Luis Planas, no hace nada por los agricultores valencianos y parece que busca un sillón en Bruselas».

Tras los parlamentos, los representantes de las organizaciones agrarias registraron un documento reivindicativo dirigido a la delegada del Gobierno, Gloria Calero, para que traslade a Madrid otras demandas como la asignación de un único puerto de entrada por Estado miembro de los cargamentos de cítricos procedentes de terceros países, a fin de lograr la máxima especialización y mejorar la coordinación de los controles fitosanitarios de la UE; establecer inspecciones de seguridad alimentaria y sanidad vegetal en los países de origen; exigir al laboratorio nacional de referencia, que el Gobierno ha trasladado de Valencia a Lugo, que realice análisis de muestras asintomáticas a la fruta que entra por el puerto de Vigo; así como establecer una etiqueta distintiva que realce las ventajas fitosanitarias y ambientales que presentan los productos agrarios europeos respecto a los foráneos.

 

Expansión ‘sin control’ del Trips de la Orquídea
Por otro lado, AVA–ASAJA ha advertido que la plaga del Trips de la Orquídea (Chaetanaphotrips orchidi) se está ‘expandiendo sin control’ en la citricultura valenciana e incluso, dada su capacidad de crecimiento y adaptación, «acaba de ‘saltar’ al cultivo del aguacate».

La organización agraria ha recordado que, desde su detección en 2017, «esta plaga de origen foráneo viene ocasionando crecientes daños en plantaciones citrícolas valencianas, sobre todo en las comarcas de La Safor, La Ribera y L’Horta, que alcanzan hasta el 50% de la cosecha en determinadas parcelas de naranja Navelina». Sin embargo, es en la presente campaña 2020/21 cuando AVA–ASAJA «prevé un repunte a raíz de la supresión del Metil Clorpirifos, la materia activa que demuestra una mayor efectividad contra esta y otras plagas del cultivo».

En este sentido, el presidente de la entidad, Cristóbal Aguado, ha denunciado que «la conselleria de Agricultura no tiene una estrategia de control verdaderamente eficaz contra el Trips de la Orquídea porque no ha podido o sabido poner a disposición de los citricultores ningún método de lucha alternativo al Metil Clorpirifos, ya sea fitosanitario o biológico, que permita minimizar las pérdidas millonarias que van a sufrir por un problema generado por la incompetencia y el desdén de las propias administraciones».

Aguado ha subrayado el peligro añadido que supone la introducción del Trips de la Orquídea en el cultivo del aguacate. Al respecto ha comentado que «estamos viviendo un momento dulce del aguacate a causa de la demanda internacional que registra este fruto subtropical, la cual se traduce en precios razonables para los productores valencianos. Pero esa rentabilidad puede correr un grave riesgo si empiezan a surgir problemas».

Publicidad

  
  
 

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 
 

 

Jornadas Fruticultura