AVA-ASAJA reclama más fondos para que el IVIA de respuestas a las plagas y enfermedades del caqui

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) ha exigido a la Generalitat Valenciana que destine más fondos al Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) para que este centro pueda acelerar la búsqueda de respuestas eficaces contra las plagas y enfermedades en el cultivo del caqui. Esta es una de las principales reivindicaciones puestas de manifiesto por esta organización agraria durante una jornada técnica que reunió en Alginet (Valencia) a más de un centenar de productores para conocer los últimos trabajos realizados por un equipo de investigadores del IVIA, del Servicio de Sanidad Vegetal de la Conselleria de Agricultura del Gobierno valenciano y del Centro de Experiencias de Cajamar.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, ha subrayado que «el caqui presenta una problemática tanto desde el punto de vista agronómico como de la rentabilidad. La incidencia récord de cotonets y moscas blancas debido a las restricciones fitosanitarias, así como el surgimiento de resistencias de la mancha foliar a los fungicidas autorizados, han disparado las mermas de cosecha al 50% en muchos campos». Por ello, ha apuntado que «si no nos dan soluciones, tendremos un problema y el desperdicio de fruta, tan en boca de los políticos, será tremendo. Además, el sector debe organizarse mejor a través de una Interprofesional. El caqui tendrá futuro si logramos una gestión inteligente de la comercialización, si multiplicamos por diez la promoción, si recuperamos Rusia que la tenemos vetada por un conflicto ajeno al campo y si abrimos otros mercados donde el Gobierno aún no ha hecho los deberes».

El director del IVIA, Rodolfo Canet, ha manifestado que «el caqui es muy importante para este centro de investigación, no vamos a parar en la búsqueda de soluciones que son complejas, no siempre tan rápidas como nos gustaría y encima limitadas por la legislación fitosanitaria».

Los investigadores del IVIA, Francisco Beitia y Alejandro Tena, junto a José Vicente Bolinches del Servicio de Sanidad Vegetal, han explicado las novedades en ensayos efectuados frente a las plagas del caqui. Las estrategias de control químico contra los cotonets con las sustancias permitidas han demostrado, en el mejor de los casos, solo un 75% de eficacia y dependen del momento de la recolección, «por lo que no hay una receta única recomendada para todas las explotaciones». La lucha biológica, por su parte, se encuentra en sus primeras fases de investigación y requiere de varios años para extraer resultados. La especie más abundante de cotonets, con una presencia del 90%, es Pseudococcus longispinus y sus ataques tienen una relación directa con las poblaciones de hormigas, las cuales se alimentan de la melaza que este cotonet ocasiona en el árbol y lo protegen al menos en el 30% de las colonias detectadas. Por ello, el IVIA también ha iniciado ensayos para evitar la subida de las hormigas a las copas de los árboles desde los inicios de la temporada en el mes de febrero.

Respecto a las enfermedades del caqui, especialmente la mancha foliar, el investigador del IVIA, Antoni Vicent, ha confirmado la expansión de resistencias al grupo de fungicidas estrobirulinas –Azoxistrobin y Piraclostrobin– y ha revelado que hay ensayos en curso con nuevos productos cuyo uso ya está autorizado en frutales como el manzano. Vicent ha indicado que en la presente campaña se puede controlar la mancha foliar mediante el resto de materias activas, pero que en la siguiente, como la Unión Europea (UE) suprimirá el Mancozeb, el objetivo es autorizar nuevos formulados eficaces, tal como había solicitado AVA-ASAJA.

Por su parte, el director del Centro de Experiencias de Cajamar, Carlos Baixauli, ha defendido un plan de fertilización a la carta, adaptado a las necesidades de cada parcela, con la finalidad de optimizar los rendimientos, mejorar la calidad y evitar contaminación, mientras que el investigador del IVIA, Luis Bonet, ha aconsejado ajustar los tiempos de riego al tipo de suelo, acometer los riegos a primera hora de la mañana y aplicar un riego deficitario controlado para frenar la caída fisiológica de frutos y ahorrar agua.

Publicidad

  
  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito


Entra en el Kiosco para accecer a tus suscripciones, descargar revistas en abierto, comprar ejemplares, ...

Publicaciones recomendadas

 
   
 
  
 
  
 
 

Jornadas Fruticultura