AVA-ASAJA advierte que la política fitosanitaria provocará un desperdicio alimentario récord

Coincidiendo con la declaración por parte de las Naciones Unidas del Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, el 29 de septiembre, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) ha advertido que el desperdicio alimentario no es solo un problema en la fase de la distribución y el consumo, sino que ya se produce y crece de manera alarmante a pie de campo. 

Por este motivo, debido a la falta de soluciones autorizadas para hacer frente a las plagas y enfermedades agrarias que impone la política fitosanitaria europea, la agricultura valenciana alcanzará este año un desperdicio alimentario récord de 450.000 toneladas, que se traduce en unas pérdidas de 156,6 millones para los productores, según un estudio técnico elaborado por esta organización agraria.
 

Cítricos y caqui, muy afectados
Uno de los cultivos más afectados son los cítricos, especialmente las naranjas y mandarinas, que superarán las 357.800 toneladas perdidas en los huertos de la  Comunitat Valenciana, lo que arroja unas pérdidas de 120 millones de euros entre los perjuicios directos sobre la fruta y los costes de los tratamientos realizados. AVA-ASAJA ha señalado que la principal causa que explica esto es la supresión esta campaña del Metil Clorpirifos, la única materia activa que venía demostrando eficacia contra el Cotonet de les Valls (Delottococcus aberiae), sin poner a disposición alternativas de control viables y con la lucha biológica en una fase experimental. Otras plagas como el Trips de la Orquídea también se están expandiendo sin control.

El caqui es otra fruta de temporada que sufrirá devastadoras mermas de producción, llegando en algunas explotaciones a perder toda la cosecha. De acuerdo con el estudio de AVA-ASAJA, el desperdicio en este caso asciende a 85.000 toneladas y a unas pérdidas de 25 millones para los productores. La prohibición del Metil Clorpirifos está de nuevo detrás de los ataques sin precedentes de los cotonets y las moscas blancas, frente a los cuales los agricultores no han podido hacer nada pese a triplicar el número de aplicaciones fitosanitarias. Además, la aparición de resistencias a los productos autorizados ha permitido resurgir la incidencia de la mancha foliar (Mycosphaerella nawae) en el tramo final de la maduración del fruto.

La organización agraria ha indicado que otra producción que padece “un preocupante desperdicio” es la almendra, con 6.000 t afectadas y 10 millones de pérdidas debido a la expansión de la avispilla del almendro en 40.000 hectáreas de once comarcas valencianas.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, ha subrayado que “la política fitosanitaria europea, con la complicidad vergonzosa del Gobierno español, está equivocada y nos aleja de los objetivos contra el cambio climático”. Asimismo, ha resaltado la “contradicción suicida de que esas mismas administraciones comunitarias abren sus puertas a productos agrarios de terceros países que compiten de manera desleal porque utilizan sustancias activas que han sido prohibidas a los agricultores europeos. Sin duda, las políticas agrarias de la Unión Europea requieren un cambio de rumbo y lo requieren ya”.

Publicidad

  
  
 

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 
 
 
 


 

 

Jornadas Fruticultura