Alertan que se arrancarán un 40% de los frutales de hueso valencianos por escasa rentabilidad

Según AVA–ASAJA, los productores de albaricoque, melocotón, nectarina, paraguayo y ciruelo han decidido arrancar sus árboles cuando concluya la recolección de la fruta debido a la crisis continuada de rentabilidad.

Los productores valencianos de frutales de hueso están sufriendo una nueva campaña «con resultados desastrosos que recrudece a niveles insostenibles la situación del sector», según ha señalado la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA–ASAJA). Esta organización agraria ha alertado que el 40% de los agricultores de albaricoque, melocotón, nectarina, paraguayo y ciruelo han decidido arrancar sus árboles cuando concluya la recolección de la fruta, sobre todo en los meses de julio y agosto, debido a la crisis continuada de rentabilidad.

La superficie cultivada de estos frutales asciende a 10.272 hectáreas en la Comunitat Valenciana, de acuerdo a las estadísticas del Ministerio de Agricultura de 2019. Por tanto, AVA–ASAJA estima que los productores arrancarán unas 4.000 ha en las comarcas valencianas. Esta reducción se suma a las 2.000 ha que ha ido perdiendo la fruta de hueso en esta Comunidad durante la última década (12.020 ha en 2010) y las 8.000 ha desde 2002 (18.202 ha).

La organización agraria ha denunciado graves problemas de comercialización debido a la falta de demanda de calibres pequeños de fruta que han agravado el cierre del canal HORECA por el estado de alarma del Covid–19 y las elevadas exigencias comerciales impuestas por la gran distribución europea.

Otro factor que ha afectado la temporada de la fruta de hueso es, a juicio de AVA–ASAJA, «la anomalía climática de los últimos meses que ha ocasionado una disminución de la cosecha superior al 20% en la Comunitat Valenciana». Los efectos de la borrasca Gloria en enero y el récord de jornadas lluviosas en abril, combinadas con las altas temperaturas, «se han cebado especialmente con las variedades tempranas, las cuales han tenido más dificultades, a pesar de un riguroso aclareo, para engordar su tamaño y satisfacer la demanda de categoría A».

El presidente de AVA–ASAJA, Cristóbal Aguado, cree que «aunque la mayoría simplemente abandonarán la explotación, muchos de ellos reconvertirán los huertos hacia otros cultivos como los cítricos o los almendros, lo que podría generar excesos de producción en el futuro».

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 
 

 

Jornadas Fruticultura