Una jornada en Lleida servirá para hacer balance del primer año del proyecto Demobit

Un año más, tanto productores como distribuidores de manzana han de enfrentarse a la posible aparición del Bitter pit o mancha amarga, una alteración fisiológica de esta fruta vinculada a bajos niveles de calcio que tiene su origen en campo, pero se manifiesta durante su almacenaje y conservación. Por lo tanto, conocer el riesgo de Bitter pit antes de la recolección puede ayudar a los agricultores a implementar medidas destinadas a reducir la incidencia y, a las centrales, a detectar partidas con un alto potencial antes de que éstas entren en la cadena de distribución.

En los últimos años, el IRTA ha puesto a punto un modelo integral para determinar el riesgo de Bitter pit, que incluye tanto métodos mineralógicos como de inducción de síntomas. En 2018 se inició el proyecto demostrativo DEMOBIT para dar a conocer e implementar este modelo en diferentes plantaciones comerciales de manzana.

El martes 23 de julio se celebrará en el IRTA–Fruitcentre, en el Parque Científico y Tecnológico Agroalimentario de Lleida, una jornada técnica organizada por el IRTA en la que se quieren compartir los resultados y experiencias obtenidas durante el primer año de proyecto, así como hacer un pronóstico del riesgo de Bitter pit para este 2019 a partir de los resultados de los análisis mineralógicos realizados 60 días después de la floración.

Cabe señalar que esta jornada forma parte de la actividad de demostración ‘Demostración de diferentes metodologías para la predicción del Bitter pit en manzana Golden – DEMOBIT’, operación 01:02:01 del PDR de Cataluña 2014–2020.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 

 

Jornadas Fruticultura