Una Jornada de referencia analizará la campaña del aceite de oliva 2018/2019 en Cataluña

El Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (DARP) de la Generalitat de Catalunya organiza el 3 de julio en la Escuela Agraria Mas Bové, en Constantí (Tarragona), la Jornada de referencia ‘Los aceites de Cataluña. Resultados de la campaña 2018/2019’, incluida dentro de su Plan Anual de Transferencia Tecnológica (PATT).

El director general de Alimentación, Calidad e Industrias Agroalimentarias del DARP, Carmel Mòdol, cerrará, a las 13:30 horas, la mencionada jornada, que habrá inaugurado a las 9:30 h, el director de los Servicios Territoriales del DARP en Tarragona, Ángel Xifré.

Además de hacer una valoración de la campaña, en el transcurso de la jornada también se abordará la huella digital de los aceites, la ‘nueva categoría'’ de los aceites Premium, cómo promocionar los aceites catalanes a través de las redes sociales, y de los concursos y guías que se realizan en todo el mundo, para finalizar con un maridaje entre los aceites de las Denominaciones de Origen Protegidas (D.O.P.) catalanas y de diferentes productos representativos de cada territorio.

Según el IRTA, responsable del Plan de Molinos DARP–IRTA, la cosecha 2018/19 se ha caracterizado por dos circunstancias climáticas que han condicionado la cosecha. La sequía de la primavera y el verano, que provocó que en la mayor parte de Cataluña las producciones fueran inferiores, o muy inferiores, en volumen a una campaña considerada normal. Esta sequía provocó un retraso en la maduración de las aceitunas, aunque en años de poca cosecha, los frutos maduran antes. Además, las lluvias abundantes de octubre hincharon las aceitunas, lo que aún hizo caer más los rendimientos industriales de los productores.

Era un año donde se preveía una importante afectación por mosca, pero parece que las lluvias hicieron caer buena parte de la aceituna picada y las aceitunas que han llegado a las almazaras presentaban baja incidencia de mosca.

Por lo que se refiere a la valoración organoléptica, la poca cosecha y las lluvias de octubre han afectado la calidad y el comportamiento de los aceites, que en general han quedado aromáticos, pero bastante ‘planos’ en boca, lo que indica bajos niveles de polifenoles y posiblemente una vida útil corta. En el apartado tecnológico, se puede decir que ha sido una cosecha en la que los aceites han decantado mal, y ha sido necesario filtrados rápidos para poder reducir las aguas e impurezas en suspensión que le restan intensidad de aromas, y aceleran los procesos fermentativos, que reducen la vida útil del aceite.

La valoración que hacen las diferentes D.O.P. catalanas del aceite es diversa, pero en general las producciones han sido más cortas de lo habitual y los rendimientos más bajos. Las características y cualidades de los aceites han sido muy variables, pero a pesar de todo «se han conseguido aceites de altísima calidad».

 

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 

 

Jornadas Fruticultura