Mercabarna celebra los 50 años de su creación

La tendencia es comprar alimentos cada vez más elaborados aunque también se prevé un incremento de los productos de proximidad y ecológicos

 

Mercabarna, que acoge el Mercado Central de Frutas y Hortalizas, el Mercado Central del Pescado, el Matadero de Barcelona y una Zona de Actividades Complemetarias (ZAC), tiene previsto realizar diversos actos de celebración con motivo de su cincuentenario. El primero, efectuado el pasado 24 de marzo ha sido más institucional, con la participación de diversas autoridades, y en el cual la Fundación Alicia ha presentado un estudio que ha llevado a cabo en el que se pone en valor la importancia de Mercabarna como «despensa» garante del producto fresco en Cataluña, España y el resto del mundo, y desvela las tendencias alimentarias del pasado, pero también del futuro.

El director de la Fundación Alicia, Toni Massanés, ha sido el encargado de dar a conocer los puntos clave del estudio realizado, analizando década por década. Entre ellos señala la evolución negativa en el gasto en alimentación en los hogares que ha pasado de ser de un 38% el 1973 a un 17% el 2015, o la fuerte reducción de efectivos del sector primario en Cataluña que ya en la década de los 70 pasó de un 28,7% a un 19,3%, y que actualmente solo representa un 1,6% de la población activa.

El estudio de la Fundación Alicia muestra que en la década de los 70 la piña fresca empieza a ganar sitio a la piña de lata; se extiende el consumo de endivias; llegan las primeras cajas de kiwis; se empiezan a comercializar aguacates; el consumo de carne crece enormemente en una década pasando de 21,8 kg a 46,2 kg por habitante y año; el consumidor demanda especies de pescado con menos espinas; entran en el mercado los primeros alimentos congelados, y entre el 50 y el 60% de los productos de Mercabarna proceden de Cataluña.

En la década de los 80 comienzan a proliferar las grandes superficies y aparece el autoservicio; se facilita la importación de mercancías con la obertura de fronteras con Europa; irrumpen los productos bajos en calorías y se popularizan alimentos tradicionalmente exclusivos como el salmón o el foie.

 

Llegada de la banana
En la década de los 90 llegan pescados de todo el mundo y aumenta el consumo de salmón; se importan frutas exóticas como mangos y papayas vía Holanda; llega la banana y empieza la fuerte competencia con el plátano de Canarias; crece el consumo de precocinados y congelados debido a la mejora tecnológica, y en el 1992 solo un 14% de los hogares españoles tiene microondas, mientras un 8% aspira a tenerlo.

En la década del 2000 la llegada masiva de inmigrantes de países latinoamericanos hace que entren nuevos productos como la Yuca y el plátano macho; se populariza el consumo de lechuga de bolsa; se diversifican las gamas de precocinados; se llega a un consumo de 119,2 kg de carne por persona y año frente a los 21,8 kg de la década de los 70; proliferan las hamburgueserías; se produce una gran expansión del consumo de calçots; las bayas de goji se convierten en el primer superingrediente; se popularizan los alimentos funcionales, y el consumo de legumbres cae de  20,2 gramos por persona y día a 11,9 gramos el 2006.

En la década actual hay una clara visualización de los productos ecológicos; crece el interés por los productos de proximidad y por recuperar variedades autóctonas;  aumenta el consumo de pre-elaborados de 4ª y 5ª gama; baja ligeramente el consumo de carne y también las legumbres, y se reducen los formatos de venta de los productos.

Crecimiento de los productos de proximidad y ecológicos
Por último, el informe de Alicia apunta que de cara al futuro la tendencia es comprar alimentos cada vez más elaborados y se prevé, asimismo, un incremento de los productos de proximidad y ecológicos. En este sentido, desde Mercabarna se ha anunciado la construcción de un pabellón de productos ecológicos que se calcula que se pondrá en marcha el próximo año.

Mercabarna se constituyó en el 1967, aunque el traslado del Mercado Central de Frutas y Hortalizas desde el Mercado del Born de Barcelona no se produjo hasta el 1971. Después se fueron incorporando el resto de mercados.

En la actualidad el recinto de este polígono agroalimentario ocupa 90 hectáreas en la Zona Franca de Barcelona; operan en él más de 700 empresas dedicadas a la elaboración, comercialización y distribución de productos frescos, que generan 7.500 puestos de trabajo, y cada día acceden a proveerse unos 23.000 profesionales, aproximadamente. Asimismo, cada año se comercializan 2 millones de toneladas de alimentos, mientras que su ámbito de influencia abarca más de 10 millones de consumidores.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 

 

Jornadas Fruticultura