Mayor protagonismo de las mujeres al frente de las explotaciones agrarias

En la última Encuesta de Explotaciones Agrarias publicada en 2017 figura que en España hay 285.467 mujeres titulares o jefas de explotación agraria, cifra que supone un incremento de 7.123 mujeres respecto al inicio de la presente década (278.344). Al respecto, la responsable del Área de la Mujer de COAG y presidenta de la Confederación de Mujeres del Mundo Rural (CERES), Inmaculada Idáñez, «el aumento en la incorporación de mujeres a la actividad agraria cobra especial relevancia en un contexto de pérdida de explotaciones e invita al optimismo porque se concreta especialmente entre las menores de 30 años, cuestión vital para asegurar un relevo general sostenible en el campo español y un futuro para nuestro medio rural».

El avance del estudio que COAG y CERES están ultimando para impulsar el empleo femenino en el medio rural, recoge que tan sólo 4 Comunidades Autónomas han reducido el porcentaje de mujeres titulares de explotación: Madrid, Cataluña, La Rioja y Murcia. El resto han aumentado el protagonismo de las mujeres en este segmento. Destacan los incrementos en País Vasco (5,16%), Cantabria (3,99%), Islas Baleares (3,77%) y Andalucía (2,98%).

Según han señalado estas organizaciones en un comunicado, «más preocupante es el porcentaje global de mujeres titulares menores de 30 años, que no supera el 1% del total en cada Comunidad Autónoma, salvo en Andalucía (1,15%) y Cataluña (1,37%)». Por el contrario, el porcentaje de mujeres titulares y jefas de explotación de más de 65 años supera en todas las autonomías el 35%, y en 6 el 50%. «Esto significa que, en los próximos 5 años, deberían incorporarse en torno a 100.000 mujeres agricultoras para lograr el relevo generacional que garantizase la sustitución y el mantenimiento de las mujeres en el campo», ha dicho Idáñez.

En este sentido y, coincidiendo con el día internacional de la Mujer Rural (15 de octubre), COAG y CERES han reclamado medidas para incentivar el acceso de las mujeres a los distintos sectores de actividad económica y a los derechos sociales, económicos y culturales en el mundo rural. Además, reivindican la contribución de las mujeres al desarrollo local, comunitario y a una alimentación sana, segura y sostenible. «Necesitamos más mujeres en los órganos de toma de decisiones y planificación de las políticas agroalimentarias. El Gobierno debe ir más allá de medidas concretas que respondan a las necesidades del día a día. Debe incidir en las cuestiones de fondo para eliminar los roles de género establecidos históricamente para los hombres y mujeres que viven y trabajan en el medio rural», ha afirmado Idañez.

 

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 

 

Jornadas Fruticultura