El Tribunal de la UE desestima el recurso que Fruits de Ponent contra la Comisión Europea por la crisis de precios

El Tribunal General Europeo, con sede en Luxemburgo, ha desestimado el recurso que el grupo cooperativo Fruits de Ponent, de Alcarràs (Lleida), presentó en 2016 contra la Comisión Europea reclamando 316.000 euros por los daños sufridos durante la crisis de la fruta de hueso del 2014 considerando que las medidas adoptadas fueron del todo ineficaces ante la perturbación del mercado, agravada por el cierre de las fronteras del mercado ruso.

El director general, Josep Presseguer, asegura que, discrepando de la sentencia, el grupo extrae de ella algunos puntos positivos como «el hecho de que la Comisión reconozca que hubo una enorme crisis en 2014 y que fue debida a un exceso de oferta una caída de consumo y también pone sobre la mesa que se produjo el veto de las exportaciones a Rusia».

La clave, según Presseguer, es que el Tribunal asegura que no ha visto una falta de diligencia tan grave en la actuación de la Comisión cómo para una reclamación de daños y perjuicios a la que sí se podría tener derecho.

El director general considera que sí se actuó tarde y mal y apela a la responsabilidad del sector en general para quien el hecho de no haber ido acompañados por empresas frutícolas de España y de otros países no ha ayudado, como así lo recoge la sentencia publicada el pasado miércoles.

Aunque la cooperativa no se vio acompañada a la hora de iniciar acciones legales para llamar la atención sobre los problemas que aquejaron a los agricultores por las deficiencias del actual mecanismo de gestión de crisis, él considera que esta actuación no debe quedarse en un esfuerzo aislado. «Éste debe ser un punto de partida para que el sector tome conciencia de que es necesario un esfuerzo conjunto y así evitar volver a vivir situaciones como la del año 2014», señala la empresa en un comunicado.

En la vista, que se celebró en febrero, Fruits de Ponent, representada por el despacho Roca i Junyent, reclamaba 312.000 euros para reparar el daño sufrido por tres de sus miembros (Agropecuaria Sebcar, Escarp y Rusfal 2000).

El abogado Roberto Vallina, del despacho Roca i Junyent considera que la falta de más demandantes ha influido en la sentencia y argumenta, en este sentido, que los jueces preguntaron en varias ocasiones para conocer las razones de que solo hubiera una demanda de una cooperativa de un único país si la crisis había sido tan grave.

«Lo que ha echado de menos el tribunal es que si la crisis fue tan grande y abarcó a toda Europa por qué solo Fruits de Ponent reclamó y eso nos lo preguntaron expresamente de dos formas distintas durante la vista, es un éxito de que a pesar de que fuimos solos les convenciéramos de que fue un problema para toda Europa», señala Vallina.

«Les convencimos de que no fue un problema de Fruits de Ponent, fue un problema de España, del sector, y de Francia, Italia y Grecia y de todos los productores de la Unión Europea», insiste.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 

 

Jornadas Fruticultura