El sector frutícola vive con incertidumbre la negociación del Brexit

Las empresas europeas viven con incertidumbre la salida del Reino Unido de la Unión Europea, conocida como Brexit. Gabriel Trenzado, director de asuntos Internacionales y de la UE de Cooperativas Agroalimentarias, señala que todos los escenarios están sobre la mesa. Recalca que el peor escenario, que no haya acuerdo, afectaría mucho al sector de frutas y hortalizas de España «porque el Reino Unido es uno de los mercados más importantes y de mayor valor».

También insiste Trenzado en que existe la posibilidad de un acuerdo que contemple dos años de prórroga para negociar a futuro y que está abierta la posibilidad de que el Reino Unido retire su propuesta de retirada sin necesidad de tener la confirmación del Consejo o del Parlamento Europeo.

«Es muy difícil prepararse ante tanta incertidumbre pero sí se pueden hacer cosas, aunque da pereza hacerlo», apunta. En este sentido señala que se puede plantear preventivamente qué tipo de mercados alternativos puede haber y qué problemas logísticos se darán con toda probabilidad o acordar con los clientes británicos vías alternativas de exportación.

«Para las empresas que no están acostumbradas a exportar, y enviar producto a la UE no se considera exportar porque hacerlo es meterte en un pasillo con papeles, es el momento de empezar a dar pasos como inscribirse en los registros de exportadores», afirma.

Por su parte, el director General de Anecoop, Joan Mir, en la misma línea que Tenzado considera que si hay una palabra que define la situación del sector con respecto al Brexit, en estos momentos, es «incertidumbre» y que cualquiera de las tres opciones, salida con acuerdo, Brexit «duro» o permanencia en la UE, es todavía posible por sorprendente que parezca.

«Desde nuestra posición creemos que lo mejor sería la permanencia, y nuestra segunda opción evidentemente sería una salida con acuerdo, especular sobre las medidas que se impondrían en caso de un Brexit ‘duro’, aunque natural, es aún prematuro», insiste.

«Nosotros confiamos en el buen posicionamiento de nuestra red comercial y logística en el país. El Grupo Anecoop cuenta con una filial bien consolidada en Reino Unido, FESA U.K., y nos sentimos preparados para asumir los retos que surjan con el apoyo de nuestros socios productores y la profesionalidad de nuestros equipos de trabajo», concluye Joan Mir.

El director general de la cooperativa leridana Fruits de Ponent, Josep Presseguer, señala que hace tiempo que la firma se está preparando para el Brexit. «Sea cual sea el resultado final, las empresas con intereses comerciales en el Reino Unido debemos adaptarnos a los cambios constantes de los mercados que, en una situación globalizada como la actual, son continuas», afirma.

«Reino Unido es para Fruits de Ponent un mercado muy importante y consolidado que demanda de un producto de calidad, en nuestro caso fruta de hueso. En Fruit Logistica, en Berlín, hablaremos con nuestros clientes ingleses para valorar la situación y una vez pasada la feria tendremos más elementos para valorar esta circunstancia», apunta.

Otras empresas, con menos clientes británicos, muestran menos preocupación. Es el caso de Tany Nature, de Badajoz. Su director de marketing, José María Naranjo, señala que es un momento en el que todo se está negociando y en el que quedan muchos flecos en el aire. «El Brexit creará dificultades, pero el 90% de nuestras ventas están fuera de Inglaterra».

En la misma línea se pronuncia el director de Producción y Comercio de Nufri de Mollerussa (Lleida), Ignasi Argilés. «Nosotros con Inglaterra trabajamos muy poco, no nos preocupa», afirma.

A principios de enero la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas vivas (Fepex) mostraba su preocupación sobre cómo pueden afectar los distintos tipos de control en aduanas a los flujos logísticos, considerando el fuerte volumen de envíos por carretera de frutas y hortalizas frescas al Reino Unido, que solamente en el mes de abril de 2018 ascendieron a 133.862 toneladas, lo que representa aproximadamente 6.000 envíos por camión. Con este argumento insistía en que es prioritario establecer mecanismos que permitan gestionar el fuerte volumen de tráfico y evitar el colapso en el acceso por los puntos fronterizos, principalmente Dover. Los envíos marítimos ascendieron en abril de 2018 a 5.316 toneladas.

Rosa Matas.

Publicado en Revista de Fruticultura nº67

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 

 

Jornadas Fruticultura