El ‘Día del Frutero’ pone sobre la mesa el descenso en el consumo de frutas

El Mercado Central de Valencia ha acogido la celebración en España de la III edición del ‘Día del Frutero’, una cita que, coincidiendo con la onomástica de la patrona de estos profesionales, Santa Dorotea, pretende poner en valor el sector de la venta de frutas. «Los fruteros rara vez protagonizan los titulares. Sin embargo, son fundamentales para la salud de nuestra economía y de nuestra sociedad», ha afirmado Davide Buttazzoni, representante de VI.P–Manzanas Val Venosta (Asociación de Productores Hortofrutícolas de Val Venosta), el conglomerado de cooperativas que impulsa esta acción.

A la propuesta se han sumado, instituciones como el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad; la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo de la Generalitat Valenciana; y la Concejalía de Comercio del Ayuntamiento de Valencia. Por parte del sector, han participado la Confederación Española de Comercio (CEC), la Confederación Nacional de Empresarios Mayoristas de Frutas y Hortalizas de España (COEMFE), la Confederación de Empresarios del Comercio y Servicios de la Comunitat Valenciana (CECOVAL) y la Confederación de Comerciantes y Antónomos de la Comunitat Valenciana (COVACO), así como la Asociación de Mayoristas de MercaValencia (AMAFRUVA). También ha colaborado la Asociación de Vendedores del Mercat Central de València.

«Sólo en los hogares españoles, en 2016 se destinaron casi 6.200 millones de euros a la compra de fruta fresca. Sin embargo, creemos que la dedicación de los fruteros para ofrecer cada día los mejores productos pasa desapercibida. Por eso, este año hemos puesto el acento en uno de los actos más duros de su trabajo y hemos encontrado al ‘Frutero Más Madrugador de España’, en colaboración con la red nacional de Mercas», ha afirmado Buttazzoni desde la organización. Tras unos meses utilizando un sistema de registro de matrículas en los Mercas que abren más temprano del país, han localizado a Paco Garrido, tercera generación de fruteros, que acude a MercaValencia un poco antes las 03:30h cada madrugada para surtirse de producto fresco con el que arrancar la jornada en su puesto en el Mercado Central de Valencia.

 

Descenso en el consumo de frutas en el hogar
Según la encuesta Anual de Comercio del INE (2014), la venta de frutas frescas genera casi 160.000 empleos declarados entre los comercios al por mayor y al por menor, sin tener en cuenta grandes superficies como supermercados o hipermercados, que también disponen de una sección de frutería. Este gigante invisible, no obstante, atraviesa un momento complicado debido al descenso continuado del consumo en los hogares.

En los últimos cinco años, el consumo de fruta fresca por persona ha ido bajando alarmantemente, acumulando un descenso del 4,3%. Según los datos más recientes del Ministerio de Agricultura en noviembre de 2017 se experimentó un retroceso del 3,3% en la demanda respecto al mismo mes del año anterior. Además, cabe remarcar que 2016 acumuló a un descenso del 1,2% en relación a 2015. Son sólo dos ejemplos de una línea descendente que preocupa, sobre todo porque el consumo de frutas frescas va ligado a la alimentación saludable y puede repercutir en el gasto público sanitario, como ha incidido Antonio García Rebollar, desde la Dirección General de Comercio Interior del Ministerio de Economía.

 

Dinamismo frente a retroceso
La celebración de la tercera edición del ‘Día del Frutero’ ha servido para poner de relieve el contraste que existe entre el mal momento que atraviesa el consumo de frutas frescas en España y el dinamismo del sector agroalimentario nacional, cuya producción en 2016 alcanzó los 46.807 millones de euros y que representa más del 10% del PIB español. Estos datos positivos, en gran parte, se deben a la exportación, que en 2016 alcanzó un volumen de 46.800 millones de euros, culminando un crecimiento del 42% en los últimos 5 años.

En cambio, el comercio interior de este tipo de alimentos desciende en todas las tipologías de hogar –según el último Informe de Consumo de Alimentación en España del MAPAMA– aumentando únicamente en los de jóvenes (+ 10,9%) y adultos independientes (+ 4,1%).

En 2016 los hogares españoles consumieron un total de 4.369.449 t de frutas frescas (–1,2%), lo que supone una ingesta per cápita de 99,54 kg por persona al año. A estos productos destinaron el 9% del presupuesto para la compra de alimentación y bebidas, desembolsando cerca de 6.200 millones de euros (+3,7%), que suponen un gasto per cápita de 141€, con un precio medio de 1,42€ por kilo (+5%).

Por Comunidades Autónomas, las de mayor consumo son Castilla y León, País Vasco, Navarra y Galicia. Mientras que La Rioja, Comunidad Valenciana y Extremadura son las que menos.

Desde las asociaciones del sector que han apoyado la celebración del Día del Frutero –CEC, COEMFE, AMAFRUVA, CECOVAL y COVACO– se ha insistido en la necesidad de crear medidas que apoyen, visibilicen y dinamicen a la red comercial que nutre las despensas españolas.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 

 

Jornadas Fruticultura