Cataluña pone en marcha un plan de arranques de fruta de hueso para el periodo 2019–2020

Afrucat considera que la medida beneficiará la comercialización del melocotón y de la nectarina y puede mejorar las liquidaciones

 

La consellera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Catalunya, Teresa Jordà, ha presentado, en el marco de una reunión extraordinaria de la Mesa Sectorial Agraria de la Fruta Dulce, el Plan de arranques de fruta de hueso 2019–2020, que tiene como objetivo sacar del mercado 2.000 hectáreas de melocotón, nectarina, paraguayo y platerina. La previsión de esta medida, que debe contribuir a eliminar variedades obsoletas y favorecer la viabilidad futura de las explotaciones, es que permita que salgan del mercado 80.000 toneladas de fruta de hueso, volumen que es el que se dejó de exportar a raíz del veto ruso. Se trata de una medida estructural y menos costosa que si se hubiera de recurrir a una retirada extraordinaria, que tendría un coste anual estimado de entre 35 y 55 millones de euros.

A principios de este 2019, el Departamento de Agricultura preguntó a los fruticultores si se acogerían a un plan de arranque, y a raíz de aquella consulta recibió 800 peticiones, correspondientes a cerca de 1.700 hectáreas. Con esta superficie se ha alcanzado el compromiso de una cifra cercana al 80% de la superficie total a arrancar para el primero de los dos años en que el plan deberá estar operativo.

La encuesta derivaba de un requerimiento del Ministerio de Agricultura, que en un principio debía cofinanciar la ayuda, y reclamaba que la medida fuese efectiva. Finalmente, el ministerio no participará y todo el plan se financiará con fondos del Gobierno de la Generalitat, como ha remarcado Teresa Jordà. Así, su Departamento publicará en breve la convocatoria de estas ayudas en régimen de minimis. En la misma podrán participar los productores de melocotón, nectarina, paraguayo y platerina que hayan realizado arranques de parcelas plantadas de estas especies desde el 1 de julio de 2018 hasta la fecha de publicación de la convocatoria o tengan previsto hacerlos hasta el 31 de marzo de 2020. La dotación máxima de esta convocatoria de ayudas es de 10 millones de euros para el periodo 2019-2020, la máxima superficie subvencionable para cada titular de explotación es de 3 hectáreas, y el importe máximo a recibir será de 5.000 euros por hectárea, siempre en función de las hectáreas totales solicitadas. Cabe señalar que el peticionario debe comprometerse a no plantar en su explotación árboles de las especies incluidas en el Plan, al menos en los cuatro años siguientes al arranque con ayuda.

La consellera Jordà ha resaltado que la puesta en marcha de la ayuda al arranque de plantaciones de fruta de hueso para reducir el volumen de oferta es una de las medidas más destacadas del Plan de acción de la Fruta Dulce, que el Departamento de Agricultura está impulsando desde hace más de un año, a petición de las organizaciones agrarias ante la situación de crisis estructural que afecta al sector del melocotón y la nectarina.

Jordà ha señalado al respecto que «debemos actuar contra el desequilibrio entre la oferta y la demanda. Y el momento de hacerlo es ahora. Por la alta competencia que hay en el mercado y en un momento en que cualquier pequeño desequilibrio en la demanda puede generar un bache importante a nivel de oferta».

 

Valoración positiva del sector
La medida adoptada por el Departamento de Agricultura de la Generalitat de Catalunya ha sido valorada positivamente por Afrucat. El director general de esta entidad, Manel Simón, ha comentado que «sacar del mercado la producción de estas 2.000 hectáreas que los productores han manifestado que quieren arrancar es una medida que afectará positivamente a la comercialización de fruta de hueso este verano. Estamos hablando de eliminar producción de variedades antiguas que gustativamente no satisfacen al consumidor y que reciben liquidaciones bajas, pero también hablamos de ayudar a aquellos productores que quieren abandonar la actividad y que tienen plantaciones no rentables».

Simon ha añadido que, ya en 2017, Afrucat puso de manifiesto que para mitigar la presión de precios que soportaban las frutas de hueso, a raíz del veto ruso, era necesario ordenar la producción sacando del mercado toda aquella fruta que no cumpliese los estándares de calidad requeridos. En aquellos momentos, esta organización apuntaba que España debía disminuir en un 15% la superficie de fruta de hueso y cifraba las pérdidas por campaña, solo en Cataluña, en más de 55 millones de euros.

En la misma línea, Unió de Pagesos (UP) ha celebrado el anuncio y el compromiso de la conselleria de llevar a cabo este plan de arranque. Asimismo, el sindicato agrario espera que el Departamento cumpla con el resto de medidas incluidas en el Plan de Acción, como la reconversión varietal, de innovación, de internacionalización y de mejora de los datos actuales.

Por otra parte, UP ha trasladado, a través de Unión de Uniones, la misma propuesta a los gobiernos de Extremadura y de Aragón, con el objetivo de que se sumen y se pueda llegar a una superficie de arranque en todo el estado de unas 5.000 ha de melocotón y nectarina que entran en períodos similares de producción y saturan la oferta, facilitando la caída del precio en origen.

 

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 

 

Jornadas Fruticultura