Buscando el equilibrio

Publicado en Revista de Fruticultura nº 23 • noviembre/diciembre 2012

OPINIÓN

 

[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"1808","attributes":{"class":"media-image alignright size-medium wp-image-4643","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"162","height":"300","title":"Jenaro Avi\u00f1\u00f3","alt":"Jenaro Avi\u00f1\u00f3. Presidente de la Lonja de C\u00edtricos de Valencia"}}]]Jenaro Aviñó
Presidente de la Mesa de la Lonja de Cítricos de Valencia

 

Buscando el equilibrio

 

La campaña de cítricos 2012/13 va a adquiriendo poco a poco velocidad de crucero. Contamos con una fruta de excelente calidad, mientras que las estimaciones, tanto del propio sector como de los distintos organismos oficiales, hablan de la existencia de un volumen de producción ligeramente inferior al registrado durante el pasado ejercicio que podría y debería encontrar acomodo en los mercados a precios razonables para los distintos agentes que intervienen en el proceso comercial. Por tanto, y al menos sobre el papel, las premisas son favorables. Esas expectativas propicias se están viendo corroboradas, además, por las primeras cotizaciones, por el ritmo pausado que ha caracterizado los primeros compases del curso citrícola.

Ahora bien, la experiencia nos ha enseñado que en modo alguno podemos lanzar las campanas al vuelo. Es con la irrupción del invierno cuando llega la hora de la verdad, cuando entra en juego el grueso de las producciones de clementinas y návels, cuando se solapan ciertas variedades, cuando las tendencias especulativas se desatan y las presiones bajistas alcanzan su punto culminante. Tendría que ser ése el momento en el que el sector pusiese en marcha los mecanismos de gestión de la campaña a partir de criterios estrictamente empresariales, aunque por desgracia, a fecha de hoy, su capacidad de respuesta en este terreno sigue siendo insuficiente. La elevada atomización de la oferta y de los propios operadores comerciales se ha convertido en su principal talón de Aquiles frente al poder de negociación cada vez mayor que ostentan los grandes grupos de la distribución alimentaría.

Ante esta realidad, que en los últimos años ha venido traduciéndose en precios de miseria para los agricultores y no mucho mejores para cada vez más operadores comerciales, parece razonable ir buscando y estableciendo medidas correctoras que, sin perturbar la libre competencia que debe regir los mercados, equilibren las relaciones de fuerza y corrijan los excesos constatados en aras de articular una estructura que permita a la citricultura española expresar su reconocida potencia con total plenitud. No olvidemos que en los tiempos tan sumamente difíciles que corren para nuestra economía, la única actividad que mantiene el brío es la exportación y nuestros cítricos han sido, desde siempre, una de las piedras angulares de nuestro comercio exterior. Para que continúen siéndolo debemos ser capaces de diseñar entre todos un mercado equilibrado en el que tengan cabida, en términos de rentabilidad, todos y cada uno de sus protagonistas.

En este sentido me parecen especialmente remarcables, por el efecto positivo que podrían tener a medio plazo, los dos proyectos de ley que ha presentado el Ministerio de Agricultura: uno, destinado a favorecer la concentración de cooperativas con el objeto de aglutinar oferta y, el otro, encaminado a mejorar el funcionamiento de la cadena agroalimentaria. En este último caso se incluye, entre otras medidas dinamizadoras, la obligatoriedad de suscribir contratos de compraventa entre productores y comercializadores. A la vista de los decepcionantes resultados de los últimos años, sobre todo para los agricultores, parece evidente que ese y no otro es el camino a seguir.

Estoy convencido también, y lo digo modestamente, de que la Mesa de Precios de los Cítricos de la Lonja de Valencia puede realizar su aportación a este proceso de cambio. Desde que nos constituimos a finales de 2007 hemos levantado acta semanal de la evolución de las cotizaciones y pensamos que se trata de una información puntual, certera y valiosa que bien podría emplearse para referenciar los precios medios a la hora de cerrar determinados contratos y como fuente de datos para el Observatorio de Precios. Nuestro objetivo no es otro que el dotar al mercado de la mayor transparencia posible y no hace falta reiterar que el sector puede contar con nosotros para cualquier iniciativa que redunde en el beneficio común.

 

 

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 

 

Jornadas Fruticultura