Bajan las ventas de frutas en la tienda tradicional y crecen en el supermercado

La gran mayoría, el 99,5 % del volumen de fruta, se adquiere para consumir dentro del hogar

 

La tienda tradicional sigue siendo el canal preferido por los hogares españoles para adquirir frutas y hortalizas frescas, representando el 33,4% en el caso de las frutas, aunque se ha registrado un retroceso con relación al año anterior, mientras que crece ligeramente la compra en supermercados/autoservicios y el e–commerce no supera el 0,5% de la cuota en volumen, según los datos del ‘Informe del consumo de la Alimentación en España en 2017’, presentado por el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, y recogidos por FEPEX.

A pesar de ser el canal favorito para la compra de fruta durante el 2017, con un 33,4% del volumen, la tienda tradicional ve reducido su peso en un 8,7% con relación al 2016. El supermercado/autoservicio crece ligeramente, un 0,4%, y las tiendas de descuento descienden en el mismo porcentaje, representando el 11,6%. Por lo que se refiere al comercio electrónico, este representa solo el 0,4% de la cuota por canales, con un crecimiento del 3,9%.

Con relación a los precios pagados por los consumidores en 2017 según el canal de compra, el citado informe explica que, salvo internet, el resto de canales presentan un mayor precio medio respecto al año anterior, siendo el súper y la tienda tradicional los canales con un precio superior a la media. El precio medio global ha sido de 1,46 euros/kg, con una variación positiva del 2,6%. En la tienda tradicional el precio medio ha sido de 1,50 euros/kg de fruta; el de los supermercados de 1,49 euros/kg; el del comercio electrónico de 1,46 euros/kg; el de los hipermercados de 1,44 euros/kg y el de las tiendas discounts de 1,20 euros/kg.

La gran mayoría, el 99,5 % del volumen de fruta, se adquiere para consumir dentro del hogar, siendo el resto del volumen la parte declarada como consumo fuera del hogar.

 

Desperdicio alimentario
El informe sobre consumo en España 2017, incluye también un apartado en el que se estudia la evolución del desperdicio alimentario. De sus datos se desprende que, en 2017, los hogares españoles tiraron a la basura 1.229 millones de kilos de alimentos. A pesar de ello se constata una mayor concienciación de las familias en la lucha contra el desperdicio alimentario, ya que esta cifra supone una reducción del 5,7% respecto al período anterior.

Cabe resaltar que el 87,5% del total de alimentos tirados a la basura se corresponde con alimentos desperdiciados por los hogares tal cual los compraron. Frutas, verduras/hortalizas y pan son los alimentos más desechados en cuanto a volumen total, si bien la mayor tasa de desperdicio corresponde a salsas, un 20,7% de lo comprado acaba en la basura.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 

 

Jornadas Fruticultura