AVA–ASAJA muestra su preocupación ante la detección de mancha negra en cítricos de Túnez

Las inspecciones en frontera que llevan a cabo las autoridades comunitarias han permitido detectar, por primera vez, la presencia del hongo Guirnardia citricarpa (más conocido como mancha negra) –que causa graves alteraciones en la piel de los cítricos hasta el punto de dejarlos inservibles para su comercialización– en siete cargamentos importados desde Túnez, según ha informado la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA–ASAJA). Esta organización agraria ha señalado que «la noticia resulta especialmente alarmante por un doble motivo, ya que, por una parte, acredita que este peligroso patógeno ha llegado a la cuenca del Mediterráneo y se encuentra a las puertas de España y del resto de países comunitarios con el evidente riesgo de contagio, mientras que, por otro lado, su aparición en Túnez desmonta los falaces argumentos esgrimidos por Sudáfrica ante Bruselas cuando aseguraba que sus envíos citrícolas, infestados de mancha negra, no entrañaban peligro alguno puesto que el hongo en cuestión no podía aclimatarse a las zonas mediterráneas».

El presidente de AVA–ASAJA, Cristóbal Aguado, ha manifestado al respecto que con esta detección ha quedado demostrada «no solo la falsedad de las buenas palabras con las que el sector citrícola sudafricano ha pretendido tranquilizar a Europa sobre la inocuidad de sus exportaciones, sino también su clara voluntad de engañar y mentir al respecto puesto que no podemos olvidar que la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (EFSA) ya había advertido en distintos informes que la Guirnardia citricarpa sí podía establecerse y desarrollarse en climas mediterráneos. Desgraciadamente, el tiempo ha dado la razón a la EFSA y la mancha negra ha saltado a un país mediterráneo».

Aguado ha añadido que «la connivencia interesada con las tesis sudafricanas sobre este punto que han mantenido ciertos países europeos, y básicamente sus grandes aliados: Holanda e Inglaterra, una actitud que ha propiciado que no se adoptasen por parte de Bruselas las medidas de control adecuadas, que hemos reclamado insistentemente, para que Sudáfrica mejorase la sanidad vegetal de sus envíos citrícolas. Es indignante que hayan preferido creer antes las mentiras sudafricanas que la opinión científica y fundada de la EFSA, es decir, de la propia autoridad europea para la seguridad alimentaria».

Por último, el presidente de AVA–ASAJA tiene claro que Bruselas «debe replantearse su estrategia en un capítulo tan sensible y casos como la detección por primera vez de mancha negra en Túnez así lo demuestra. La Comisión debe escuchar a las organizaciones agrarias, a la EFSA, a los expertos, porque esto es una bomba de relojería que nos estallará en la cara con consecuencias irreparables si no se rectifica a tiempo». 

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 

 

Jornadas Fruticultura