Aumenta un 8% la superficie de agricultura ecológica en España en 2018

La superficie de agricultura ecológica en España se situó en 2.246.474,5 hectáreas en 2018, lo que supone un incremento de un 8% frente al año anterior, según el avance de datos del informe ‘Agricultura Ecológica. 2018’, que anualmente elabora el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). En el mismo, se señala que el número de operadores biológicos alcanzó los 44.282, un 6% más en relación al 2017, de los que 39.505 eran productores; 4.627, procesadores; y el resto comercializadores, importadores y exportadores. Respecto a las industrias ecológicas, en 2018 se aprecia un avance importante, con 7.670 industrias relacionadas con la producción vegetal, lo que supone un 15,13 más que el ejercicio anterior.

El ministro de Agricultura en funciones, Luis Planas, ha valorado ‘positivamente’ el importante crecimiento, sostenido, que experimenta este sector año tras año, que ha dejado de ser un nicho de mercado para convertirse en una realidad económica, con clara vocación exportadora. Así, en los últimos 10 años, la extensión dedicada a la producción biológica no ha parado de crecer, con casi un millón de ha de incremento en el periodo 2008–2018, lo que sitúa a España, desde hace ya unos años, como el país con mayor superficie ecológica de Europa y uno de los mayores del mundo.

Planas ha destacado que la producción ecológica, presente en todas las autonomías, es hoy en día «una realidad económica» en España, que además contribuye a la creación de empleo y a la fijación de poblaciones. El ministro también ha subrayado que cada vez son mayores las demandas de la sociedad que piden modelos de gestión altamente respetuosos con la conservación del medio natural y que, al mismo tiempo, den respuesta a las necesidades crecientes de un consumidor que demanda productos ecológicos.

 

Expansión de los alimentos ecológicos
Los estudios del MAPA señalan que, en el futuro, se prevé una expansión del consumo y de la demanda de productos ecológicos, por estar en línea con la evolución de la demanda del consumidor, por llevar experimentando crecimientos de dos dígitos en los últimos años, y por seguir una clara tendencia de convergencia con los países más avanzados de la UE.

Aunque el gasto per cápita en nuestro país es aún bajo, se mantiene una tendencia alcista y se sitúa ya en 46,5 euros por habitante y año, cifra que duplica los 21,85 euros que se gastaban en productos eco en 2013. 

 

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 

 

Jornadas Fruticultura